Pentagrama

La UASD, la Policía, el gobierno y una vil agresión criminal

Por Juan Tomás Olivero

Unas manos y una mente que de forma vil ensangrentaron sus palmas y oscurecieron los intersticios de su mente, con la trama más cruel propia del más abominable y detestable monstruo. Una conducta y trama ésta impensable, que desdice de cualquier investidura académica rectoral, ¿puede hoy y desde ayer, un personaje de esta calaña formular y postular reformas contra el derecho público de educación superior y la existencia del principal bien social público de oportunidades del pueblo Dominicano, la UASD?

Esa misma mente y mano promovió en el marco del Diálogo Nacional auspiciado por el gobierno del Dr. Leonel Fernández en 1997 y, desde su Fundación, la llamada siglo 21, todo el proceso de privatización y capitalización de las empresas públicas estatales cuyo menú incluía, a la sombra de la CREP: desarticular, desmembrar, desacreditar, y repartirse la Universidad Autónoma de Santo Domingo; como si su Sede, recintos, centros y subcentros fueran la túnica de Jesucristo, perdonando por supuesto la alegoría y comparación , al recordar la voracidad como cada soldado romano echo mano y rasgo un trozo de la túnica de Jesús el hijo de Dios en el Gólgota y el Calvario; lo mismito quiere hacer este gobierno con la UASD y su estructura académica e infraestructura física y tecnológica.

¿Qué dijo el Presidente Danilo Medina en su rendición de cuentas de inversión en Educación Superior? Nada. ¿Qué dijo de la Universidad Autónoma de Santo Domingo? Lo mismo que dijo y rindió en cuentas de inversión en Educación Superior Pública, lo hizo también con la UASD, nada.

Creo que su Ministra de Educación Superior hace poco preanunció esta ausencia del tema y sector de la educación superior en el discurso del presidente en su rendición de cuentas, al responder a ciertas críticas que se hacían al gobierno, por priorizar las universidades privadas en perjuicio de la UASD, en lo que apoyo financiero se refiere. Respondió ella, obviando los numerales 7 y 8 del art. 63 de la Constitución, más o menos de esta manera: “él es el presidente y hace lo que le parece con los cuartos del gobierno”. Y, no es así, mi maestra. El presidente juró respetar la Constitución y las leyes, y en su artículo 63 se dice a quién y de qué manera se financia la educación superior pública, y la ley 5778 de autonomía igual que el artículo inconstitucional 91 de la ley 139-01, se establece de forma fáctica como hacer su aplicación.

El presidente Danilo y su gobierno en materia de educación Superior Ciencia y Tecnología, están obligados a actuar respetando la Constitución y las leyes de la República, no lo que marque su espíritu absolutista caprichoso en cada coyuntura.

Y a propósito de la obligación del jefe del Estado. Haciendo gala de una interpretación jurídica del artículo 63 de la constitución de forma tergiversada, manipulada y mas que todo de forma inescrupulosa; para ajustarla de forma capciosa a sus propósitos neoliberales, el genio asesor otrora rector, principal estratega de Danilo Medina en esta materia, publicaba su artículo sobre la reforma de la educación superior, contraviniendo el espíritu y letra en su escrito, del real sentido jurídico constitucional del mismo. Este señor orienta las acciones de gobiernos contra la UASD desde 1991, encaminada como se has de suponer más que todo, para  procurar su colapso y cierre.

Entre las 6:30 am y las 9:00 am del pasado miércoles, se apostaron en las calles, José Contreras, Wenceslao Álvarez, Juan Sánchez Ramírez, Santiago, Correa Isidrón y Elvira de Mendoza cerca de 30 camionetas y camionas de la policía, con tanques llenos de bombas y un contingente de más 200 policías para impedir la salida de la caravana marcha de la UASD encabezada por el rector y las autoridades hacia el palacio presidencial con comunicación y notificación positiva de interior y policía.

El jefe de la Policía y el Ministro de lo Interior y Policía, por boca del jefe de las tropas bien armadas que cercaron la UASD, dijeron que están dispuestos, a decir de él, a hacer cualquier cosa para imponer el orden en el desorden criminal que ellos mismo provocan.

Están dispuestos, estos anti UASD, a poner en riesgo la vida de más de 200 mil jóvenes estudiantes , acelerar la muerte de los enfermos de cáncer del Oncológico de la UASD, provocar deceso por problemas respiratorios en los niños de la guardería infantil de la UASD, de manera especial a precipitar el plan de hacer colapsar la UASD y fulminar con infartos: a docentes y administrativos hipertensos y diabéticos por la forma salvaje y desmedida al bombardear de forma indiscriminada e irracional con lacrimógenas y gas pimienta todo el interior de su recinto universitario, sin que nadie les haya provocado como aconteció el pasado 2 de marzo del año en curso.

Sólo en este país y gobiernos como el que nos gastamos, la investidura académica y la solemnidad de un recinto universitario no es respetada por funcionarios públicos y policiales, y solo en un país de montes y culebras su Procurador General de la República no está accionando contra quienes actuaron y dieron la orden criminal de atacar ciudadanos indefensos que hacían uso de sus derechos fundamentales consagrados en la constitución dominicana.

El Consejo universitario, y debe hacerlo ya, constituirse en parte civil contra el Jefe de la Policía y el Ministro de Interior y Policía, por haber hecho manifiesta de forma anticipada su intención consumada, al desplegar una acción de agresión de carácter criminal contra los ciudadanos que ejercían un derecho y la propia institución estatal , violada en su fuero.

La UASD no puede ser el escenario donde la policía gasta su stop en almacén de bombas y municiones, para así activar la necesidad de hacer nuevas compras en el mercado de guerra. ¡Qué Dios los perdones, si es que tienen almas estos animales hijos de la irracionalidad!

 

 


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes