La Corte Interamericana de Derechos Humanos  emitió  su Opinión Consultiva OC-28/21, solicitada por Colombia. Una Opinión Consultiva es un procedimiento regulado en materia de la Convención Americana de derechos Humanos por el artículo 64.1. Existe un   reglamento, que regula en procedimientos  se examina  con base a los artículos 70,  71, 72, 73, 74 y 75 . Una definición sencilla de una Opinión Consultiva  es que cualquier Estado miembro tiene el derecho de solicitar a la Corte su interpretación,  sobre la Convención o un Tratado Internacional de Derechos Humanos que vincule  un Estado Americano.

Sin embargo, los jueces de la Corte no emiten una opinión  inconsulta, sino todo lo contrario, la someten a consultas de los Estados miembros, los órganos interamericanos como: El Comité Juridifico Interamericano, la Sociedad Civil Americana, compuestas por academias, ONGS, Institutos y otros Colectivos.

El hecho de que la consulta, pueda coincidir con hecho controvertido y de fondo, no limita a la Corte para su conocimiento, porque  la opinión consultiva no va dirigida al fondo de un caso, por ende no pretende resolver una controversia.

El Estado solicitante formula su consulta a la Corte, pero la Corte puede reformularla y luego la remite a los Estados, así paso en esta consulta.  Esta opinión   tiene dos preguntas, en este artículo analizare solo la primera. La cual copiada textualmente dice  lo siguiente: 1) ¿Es la reelección presidencial indefinida un derecho humano protegido por la Convención Americana sobre Derechos Humanos? En este sentido, 2) ¿Resultan contrarias al artículo 23 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos las regulaciones que limitan o prohíben la reelección presidencial, ya sea por restringir los derechos políticos del gobernante que busca ser reelegido o por restringir los derechos políticos de los votantes? O, por el contrario, 3) ¿Es la limitación o prohibición de la reelección presidencial una restricción de los   derechos políticos que resulta acorde a los principios de legalidad, necesidad y proporcionalidad, de conformidad con la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en la materia?

La Corte entiende como  “reelección presidencial indefinida”, la permanencia en el cargo de la persona que ejerza la Presidencia de la República por más de dos períodos consecutivos de duración razonable. Esta duración no podrá ser modificada durante la vigencia del mandato de aquél (El presidente). (Opinión Consultiva OC-28/21 de 7 de junio de 2021.)

Se puede inferir que la CIDH, está construyendo una visión doctrinal sobre la democracia en el continente explicada, sobre el criterio de que la reelección presidencial de un mandatorio no debe exceder de los dos períodos  constitucionales razonables. La Corte aclara, que su opinión no es extensiva a otros órganos del Estado como pueden ser el Congreso o el Municipio.

Dice la Corte que cuando un Estado es parte de la Convención, todos los órganos deberán cumplir con el mando de la convención, por ejemplo, el Poder Judicial y el Poder Legislativo, porque debe realizar control de convencionalidad imputable al Estado. El propósito del sistema interamericano de derechos humanos es la protección de los derechos fundamentales de los seres humanos. (Opiniones Consultivas precedentes  OC-21/14 de 19 de agosto de 2014. Serie A No. 21, supra, párr. 31, y Opinión Consultiva OC-27/21, supra, párr. 36.) No hay forma de proteger los derechos humanos , sino es mediante un régimen de derecho democrático.

El examen de las definiciones  convencionales y nuevos protocolos americanos ha reforzado los presupuestos democráticos del  continente, dice la Corte en esta Opinión Consultiva lo siguiente: En efecto, el preámbulo de la Carta de la OEA, tras la modificación realizada en el Protocolo de Cartagena de 1985, establece que “la democracia representativa es condición indispensable para la estabilidad, la paz y el desarrollo de la región”. De este modo, el artículo 2 de la Carta de la OEA establece una serie de propósitos esenciales que procura alcanzar, entre ellos “afianzar la paz y la seguridad del continente” y “promover y consolidar la democracia representativa dentro del respeto al principio de no intervención” a fin de “realizar los principios en que se funda y cumplir sus obligaciones regionales de acuerdo con la Carta de las Naciones Unidas”.

La reelección presidencial indefinida no es un derecho humano, la reelección presidencial indefinida no es democrática. La protección de los derechos fundamentales es esencial,  fundamento de la convención. Para garantizar la democracia, hay que respetar sus instituciones. Sin duda alguna  esta Opinión Consultiva, tendrá un efecto de contención democrática sobre los neoautoritarismos  ilimitados.