La esquina del buen ambiente

La razón de la sin razón

Por Carlos M. García Cartagena

El liberalismo es un sistema filosófico, económico y político que promueve las libertades civiles y se opone a cualquier forma de despotismo, apelando a los principios republicanos. Constituye la corriente en la que se fundamentan, tanto el Estado de derecho, como la democracia representativa y la división de poderes.”

En el plano político, este sistema está “a favor del gobierno que más libertades garantice a cada individuo, y menos restricciones le imponga a sus actividades”. En el ámbito económico, la libertad se entiende como “la ausencia de coerción gubernamental para la producción, distribución y consumo de bienes y servicios más allá de lo indispensable para mantener la libertad misma.”

Las ideas del liberalismo dominaron en occidente desde el siglo XVII hasta finales del siglo XIX pero el trauma de la I Guerra Mundial, y la desilusión del capitalismo producto de la Gran Depresión, marginaron esta doctrina durante la mayor parte del siglo XX.

A partir de la década de los 30, las ideas del economista inglés John Maynard Keynes configuraron una política económica[1] que dominó el escenario internacional. Keynes sostenía que el Estado debía tener un papel activo en el manejo de la economía del país, imponiendo reglas y supervisando el mercado para dirigirlo hacia las prioridades trazadas.  De este modo, un Estado podía establecer que una parte de las ganancias de los inversionistas extranjeros se reinvirtiera en el país; imponer aranceles a productos extranjeros para proteger a productores nacionales; o intervenir en sus mercados nacionales para fijar objetivos de bien común. En conclusión, el mercado estaba subordinado al poder del Estado.  Esta corriente se mantuvo hasta finales de los 70.

A partir de esta década, sin embargo, el influyente economista estadounidense Milton Friedman[2], propuso un modelo económico basado en el pensamiento liberal clásico.  La participación del Estado en la economía nacional debería ser casi nula, dando paso a la libre competencia para que el control de la economía estuviera en manos del capital privado.  Este planteamiento se conoce como Neoliberalismo[3].

Los gobiernos de EE.UU. e Inglaterra promovieron durante la década de los 80, “políticas de libre comercio, desregulación, privatización de empresas públicas, baja inflación, movimiento libre del capital y presupuestos equilibrados para el gobierno; lo que quiere decir que se gasta lo que se recauda en impuestos.” Todo esto con el objetivo de permitir a las corporaciones y a los inversionistas, operar libremente para maximizar sus ganancias en cualquier parte del mundo.

Con la ayuda de organismos como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, las multinacionales exigieron a los países en desarrollo hacer grandes cambios en las estructuras de sus economías. Se argumentó que la enorme burocracia y la ineficiencia del Estado, impedían el funcionamiento óptimo del mercado por lo que, en aras de la modernización y el desarrollo, era necesario adoptar “políticas de ajuste estructural”.

El concepto de eficiencia se utiliza frecuentemente junto con el de eficacia para describir o valorar las características o cualidades de un producto, un proyecto, una actividad o de la administración del Estado.

La eficacia hace referencia a nuestra capacidad para alcanzar un objetivo o una meta y por otra parte; la eficiencia, analiza la relación entre el logro obtenido, con respecto a los insumos o recursos utilizados. Es decir, la eficacia nos ayuda a medir ¿Cuánto estamos logrando[4]? Mientras que la eficiencia, nos ayuda a determinar ¿Cuánto cuesta lo que estamos logrando? Podemos ser eficientes sin ser eficaces y podemos ser eficaces sin ser eficientes. Lo ideal sería ser ambas cosas a la vez.

El Neoliberalismo ha sido eficaz puesto que ha conseguido expandirse en todo el mundo.  No obstante, desde el punto de vista social, económico y ambiental no ha sido eficiente.  Por el contrario, ha generado crisis donde no la había, truncando así el desarrollo económico, social y político de numerosos países.

Debido al anacronismo filosófico de esta doctrina y el hecho de que sus parámetros de éxito sean el beneficio financiero y el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), no se toma en cuenta las tensiones sociales que provocan sus medidas.  El resultado es un modelo contradictorio e incapaz de resolver los grandes desafíos de nuestro tiempo, que ha tenido consecuencias nefastas para millones de personas.

Es necesario tener presente que la ineficiencia de las instituciones y empresas públicas se debe a sus beneficios macroeconómicos como generación de empleo, protección social, normas ambientales mejoradas; variables despreciadas y difamadas por el totalitarismo de las utilidades financieras.

Utilizando un lenguaje sencillo y directo, el Neoliberalismo ha conseguido que el Estado reduzca su influencia y deje de imponer normativas y regulaciones sobre la actividad económica de individuos y empresas. De esta forma, han evitado la “interferencia” de los distintos gobiernos en temas como salud, educación y seguridad social, por ejemplo.  Bajo estas condiciones, la divina intervención del mercado puede transformar los derechos humanos en bienes y servicios comercializables que solo recibe quién puede pagarlos, potenciando el circulo vicioso de exclusión y marginalidad.

Bibliografía

Gerencia.com (22/03/2012) Diferencias entre eficiencia y eficacia. Recuperado el 18 de julio de 2013 de http://www.gerencie.com/diferencias-entre-eficiencia-y-eficacia.html

Abreu S. (n/d) Endeudamiento público externo de la República Dominicana. Recuperado el 18 de julio de 2013 de http://www.monografias.com/trabajos25/deuda-externa-dominicana/deuda-externa-dominicana.shtml#ixzz2Zogh9iBN

Rivero A. (n/d) ¿Qué es el Neoliberalismo? Recuperado el 26 de julio de 2013 de http://www.neoliberalismo.com/ques.htm

Wikipedia (n/d) Liberalismo. Recuperado el  26 de julio de 2013 de http://es.wikipedia.org/wiki/Liberalismo

George S (n/d) ¿Qué es el Neoliberalismo? Recuperado el  26 de julio de 2013 de http://www.ciepac.org/neoliberal/esp/neoliberalismo.html


[1] Esta corriente se conoce como Keynesianismo

[2] Milton Friedman fue asesor de los presidentes Richard Nixon y de Ronald Reagan

[3] Las dos principales escuelas neoliberales son la Austríaca o de Viena, encabezada por Friedrich Hayek contemporáneo de Keynes, y la de Chicago, encabezada por Milton Friedman. Para los fines de este artículo, nos enfocaremos solo en este último.

[4] El grado de cumplimiento de los objetivos de un proyecto; los logros entre lo planificado y lo obtenido o en qué medida se está cumpliendo con los objetivos

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes