Divagaciones

La guerra de religiones en el islam del siglo XXI

Por Miguel Sang Ben

El Observatorio de Geopolítica es una instancia de la Escuela de Graduados de Altos Estudios Estratégicos (EGAEE), una de las unidades académicas del sistema de educación militar dominicano denominado Instituto Superior para la Defensa “General Juan Pablo Duarte”. El mismo es un instrumento para el seguimiento de los procesos geopolíticos en el mundo, desde la perspectiva dominicana. Por lo tanto, la agenda la imponen los titulares de la prensa.

Gústenos o no, la “inminencia” de una respuesta bélica en contra de Siria nos lleva  a preguntarnos ¿por qué? O, su equivalente, ¿por qué no? Para el martes 17 tendremos un panel de análisis de la situación en Siria, en el salón “Gral. de División José Pepillo Salcedo”. En abono de ese ambiente de análisis, quiero referirme al fondo histórico que determina el presente.

Shlomo Ben Ami, un articulista prestigioso, antiguo Ministro de Exteriores de Israel y vice-presidente del Centro Internacional para la Paz de Toledo, escribió un artículo con el sugerente título de: “Las guerra de religión”( http://seguridad-dominicana.blogspot.com/2013/08/para-comprender-el-conflicto-en-el.html), que he reproducido en mi blog “Democracia y Seguridad”. La tesis de Ben Ami es que estamos testificando en el Islam la guerra de religiones que devino con el Cisma de Occidente, ya que en los primeros siglos de la Edad Moderna en Europa coinciden la Reforma protestante y la Contrarreforma católica, que originaron un terrible periodo de guerras de religión.         El resultado ha sido el establecimiento de un tercer invitado: la sociedad secular o laica.

Muy en la línea de mi anterior artículo “Los ausentes laicos en la crisis egipcia” (http://www.acento.com.do/index.php/blog/10470/78/Los-ausentes-laicos-en-la-crisis-egipcia.html), las reacciones en contra del gobierno laico del Partido Baath (el del socialismo árabe de los setenta), son del integrismo suní que representan las aristocracias saudí y el radicalismo suní de Al Qaeda, por lo que no sabemos si en verdad es una evolución hacia una sociedad moderna en términos “occidentales”. ¿Por qué esta alianza entre extraños? Porque el clan de los Assad (el del presidente de Siria) es alauita, asimilado al chiismo iraní, por lo que nos resulta la cuadratura del círculo comprobar quién tiene la ventaja estratégica de largo plazo.

En otro análisis sesudo, el Prof. Dominique Moisi, del famosísimo Instituto de Ciencia Políticas (Sciences Po) de Paris, presenta un resultado extraño: Israel resulta ganancioso por encontrar aliados islámicos para establecer equilibrios de largo plazo (http://elpais.com/elpais/2013/08/28/opinion/1377700479_490006.html). Por lo tanto, no nos parece extraño confirmar la conclusión de Moisi: “Puede ser que hoy Israel sea el ganador de la Primavera Árabe, pero la prudencia debe aconsejarle no abusar de la victoria.”

Volviendo a la inminencia de la guerra, el mismísimo Presidente Obama ha señalado no querer intervenir “alocadamente” como para tener un ganador no-deseado, que tiene nombre: Al Qaeda.  ¿Le será posible evitarlo?

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes