En los espejos de un café

La democracia NO es un juego

Por Raúl Baz S.

En la gran mayoría de América Latina, vemos una forma de gobernar MUY similar.

Básicamente, los políticos -en el Congreso- responden a intereses partidarios y no al de la demarcación que los eligió.

Tristemente, así es.

Esto va en contra del concepto de democracia y -sobre todo- al de la eficiencia de la representación popular.

Basta con ver las noticias y los medios de comunicación para verlos siempre dando sermones y discursos sobre lo que es o no correcto, pero, en el fondo, sabemos que lo que decidan hacer será basado en la imposición de líneas partidarias y no en busca del mejor interés de los ciudadanos a quienes representan.

Es más, esto no solamente pasa en América Latina, pasa en países considerados primer mundo como sería el caso de los Estados Unidos, en donde –por poner un ejemplo- los Republicanos mostraron hace unas semanas, que los intereses de su partido eran más importantes que las del país, estando dispuestos hasta de cerrar el gobierno.

Puedo entender que la mejor forma de organizar el sistema político es vía los partidos políticos, pero estos no serán eficientes mientras sus militantes entiendan que tienen la obligación de representar al pueblo, y no a un color.

Soy de los convencidos de que en letra, la democracia es un sistema perfecto, pero la práctica de dicha perfección se ha "cualquierizado" de forma tal que ya el pueblo ni esta ni se siente representado ante el gobierno.

Por otro lado, ¡Pensemos!

En gran parte de América Latina hemos visto que a los políticos le gusta "persuadir" a que el pueblo vote por ellos de forma poco "transparentes".

Soy fiel apoyador de las táctica de Marketing Político para dar a conocer posturas e ideas, pero castigo cualquier forma de convencimiento a cambio de promesas falsas, dinero, especie, etc.

Por lo tanto, ¿Crees que lo mismo vale tu voto que el de una persona que se dejó convencer a cambio de dinero y/o de algún incentivo?

Claro que NO.

¿Cómo va a valer lo mismo el voto de una persona que lo hizo basado en lo que cree o supone que será mejor para el país, que el de una persona que votó a cambio de dinero, favores o incentivos?

Pero ¡OJO!

Si bien NO apoyo la frase de que los pueblos tienen al gobierno que se merecen, si creo que los pueblos tienen el nivel de democracia que se merecen o que toleran.

Creo necesario que los pueblos se dejen de quejar y comiencen a exigir lo que merecen... y eso se llama respeto.

La democracia NO es un juego, ya que si la tratamos como tal, la frase de que cada pueblo tiene al gobierno que se merece, será muy cierta y me niego a aceptar eso.

@RaulBaz

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes