Opinión

Homosexuales: discriminación, timidez y lucha

Por Ramón Antonio (Negro) Veras

Introducción

Los dominicanos y dominicanas que aspiramos a vivir como seres humanos libres, no podemos aceptar tranquilamente que ante nuestras propias narices se sigan manteniendo discriminados y marginados a muchos de nuestros compatriotas por el simple hecho de que han escogido su preferencia sexual, atendiendo a una decisión libérrima suya.

La realidad nos dice que en nuestro medio social cada día se dan fenómenos nocivos que se van apoderando del quehacer diario nuestro, como si formaran parte de la cultura nacional, tal es el caso de la discriminación por cuestiones de sexo.

Con el presente escrito busco tocar las fibras sensibles de los hombres y mujeres del país liberados de prejuicios, de sectarismo y de todas aquellas taras que limitan la profundidad del pensamiento. 

I.- Mi niñez y la discriminación

Cuantas veces tengo la oportunidad de compartir con mis nietas y nietos, aprovecho algunos momentos para hacerles distintas clases de bromas, pero cuando quiero tomen en cuenta en firme un consejo, los siento a mi lado y, con calma, les explico con detalles qué quiero que retengan.

En mi trato con los niños, familiares o no, trato de ser sumamente cuidadoso porque desde siempre me he formado la idea que la niñez es una etapa en la formación del ser humano en la cual se fijan muchos conceptos que luego, en la adultez, van a servirle de guía en sus actuaciones ante los demás.

Por lo menos yo, desde que era un niño, vamos a decir de unos ocho años de edad, escuchaba con desagrado cuando ante mi se hablaba con desprecio con respecto a los nacionales haitianos, árabes y chinos.

Aunque por mi corta edad no entendía lo que significaba discriminación, me desarrollé con el criterio de que no era nada bueno referirse a un ser humano hiriéndole por el color de su piel, sus rasgos físicos, lugar de nacimiento u origen.

Las desagradables palabras que oí en mi niñez contra haitianos, árabes y chinos, las lleve siempre en mi cabeza hasta el punto de que el primer libro que escribí, “Inmigración, Haitianos y Esclavitud”, fue para denunciar la discriminación y cruel explotación, en los ingenios azucareros del país, contra los inmigrantes haitianos. Mi segunda obra, “Inmigración Caribeña y un Capítulo Haitiano”,está dirigida a criticar la discriminación y marginalidad de los haitianos en mí país, y de los emigrantes en cualquier lugar del planeta tierra.

Con respecto a los árabes y chinos, mantengo con muchos de ellos, residentes en el país, excelentes relaciones hasta el punto que tengo un nacional árabe y un chino que ya no son mis amigos, sino mis hermanos.

II.- Discriminación hacia los homosexuales. Mi tío homosexual

El objetivo de comenzar este escrito haciendo mención de la discriminación, es para referirme a un segmento de la sociedad dominicana que desde siempre ha sido hostilizado; en contra de ellos se han utilizado todas las palabras feas para herirlos, fastidiarlos, y mantenerlos marginados.Me refiero a los hombres y mujeres con preferencias sexuales hacia otros y otras de su mismo sexo, los homosexuales.

En nuestro país la discriminación por asuntos de sexo ha llegado a convertirse en algo así como una afrenta hasta a nivel familiar.

Para que se tenga una idea de cómo se discrimina en nuestro medio a los que tienen preferencia por un sexo igual al suyo, basta con tomar como referencia lo ocurrido recientemente, cuando hombres y mujeres identificados por los medios de comunicación como homosexuales, invitaron a un encuentro a todos los candidatos que participaron en la pasada campaña electoral, y solamente uno hizo acto de presencia; los demás hicieron caso omiso a la invitación que se le había cursado y dieron el silencio como respuesta.

En lo que a mí respecta, parece ser que la vida ha puesto en mi camino la realidad directa de las cosas para que tenga la posibilidad de formarme mi propio criterio de ellas sin tener que recurrir a especulaciones.

Desde antes de yo nacer, mi madre tuvo como compañía permanente en su hogar a un hermano suyo menor de edad que ella; mis hermanos, al igual que yo, nunca le dijimos tío, sino Padrino.

Ese hermano de mi mamá, fue su mano derecha, protector y quien la ayudó a criar y a formar a sus hijos e hijas.

Padrino trabajó primero como zapatero, luego de estudiar ciencias comerciales, desempeñó en el país altos cargos en la administración pública, hasta que decidió marcharse hacia New York, donde laboró en Tiffany, una de las más famosas tiendas newyokinas de lujo, durante más de treinta y cinco años.

Mis hermanos y yo siempre vimos en Padrino al hombre que nos dio calor humano, nos transmitió solidaridad, nos hacía sentir que dentro de nuestra pobreza, teníamos en él a una persona que se ocupaba de mamá y de sus hijos.

Para las fiestas navideñas, Padrino siempre llegaba a la casa, el día de navidad, en horas de la noche, con una pequeña funda conteniendo dos o tres manzanas, una libra de uvas, y algunos dulces. De niño Jesús, a cada uno de los hijos de mamá nos entregaba un regalito, aunque fuera una vejiga.

Particularmente conmigo, Padrino fue recto, me exigía mucho en los estudios, al igual que a mis otros hermanos; se mantenía atento a todo lo que se refería a nosotros; para mamá él era nuestro padre; así le quisimos y respetamos.

Cuando ya yo tenía unos quince años de edad, por medio de un amigo, me informé que Padrino era homosexual. Mi reacción fue de asombro porque mamá nunca me había tocado ese tema, ni Padrino, en la casa, nunca dio demostración de su preferencia sexual.

Después de la noticia que me dio mi amigo con relación a Padrino, en nada cambié ante éste. A Padrino le quise siempre, le guardé un gran respeto, y hoy me siento orgulloso de haber tenido, al igual que mi madre y mis hermanos, en Padrino a un ser humano bueno, solidario y generoso.

Es más, luego de saber que Padrino era homosexual le quise mucho más, porque de mi se apoderó el sufrimiento que, de seguro, él había llevado encima al saber que por su preferencia sexual era discriminado, rechazado por la sociedad, precisamente por esa misma sociedad cruel, injusta, hipócrita, de simuladores, tartufos y mojigatos.

En la medida que me hice más adulto, valoré más y más a Padrino y su gran aporte material y espiritual a toda la familia, lo que me llevó a interesarme por demostrarle lo mucho que él representaba para toda nuestra familia.

Así, por ejemplo, mí finada compañera Carmen, al igual que mis amigos íntimos y de infancia, sabía lo mucho que significaba Padrino para mamá, para mí y mis hermanos. Una vez Carmen y yo tuvimos la posibilidad económica de construir una buena vivienda, acordamos que la habitación más confortable sería la de Padrino, para que cuando viniera de vacaciones al país se sintiera, como era nuestro deseo, bien cómodo.

Pero algo más. Le testimoniamos, Carmen y yo a Padrino, nuestro cariño y distinción poniéndole el primer nombre suyo a uno de nuestros hijos.

Siempre escuché a Padrino decirle a mi mamá, que el ideal de su vida era algún día vivir en los Estados Unidos. Logró su objetivo, vivió en New York, por espacio de cuarenta años, donde falleció en el año 2008. Hoy comprendo por qué la aspiración de Padrino de vivir en los Estados Unidos: se sentía discriminado, marginado en su propio país, por su condición de homosexual.

III.- Mi actitud ante los homosexuales

El hecho de haber nacido, desarrollado y formado al lado de un homosexual, y ver en él a un ser humano excepcional, de quien aprendí normas y asimilé valores y principios que me han acompañado toda mi vida, me ha permitido vivir liberado de prejuicios de toda índole.

En mi vida he tenido la dicha de tener entrañables amigos y amigas que ocupan un lugar especial en mi corazón, y tienen preferencia por personas de su mismo sexo.

Para mi ellos son mis amigos y amigas, les quiero, respeto y admiro al igual que aquellos que tienen preferencias por seres de sexos diferentes.

A mí nadie me va a borrar de mi mente el respeto y cariño que tenga por una persona, por el simple hecho de su preferencia sexual. Aquellos que sacan de su garganta palabras hirientes contra homosexuales, son pobres de mente, dignos de pena.

Aquel que crea que me va a sacar de casilla refiriéndose a un amigo mío diciéndole, en tono despectivo, pájaro, maricón, bugarrón, marica, invertido, gay o lesbiana, se equivoca. Guardo el mismo respeto a un homosexual que a un heterosexual.

No establezco diferencia en los seres humanos por el color de la piel, nacionalidad, preferencia sexual, ni criterio ideológico; solamente valoro a las personas por su comportamiento, por su actitud ante la vida, por los aportes positivos que haga para el bien de la humanidad o comunidad donde vive.

(Este trabajo continuará y concluirá mañana).

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes