Homo Sapiens

Homo sapiens

Vimos las teorías de Freud, ahora nos centraremos en las diferencias que mostró Jung. Éste último entendía que el hombre tenía que ser estudiado desde un contexto amplio que incluyera los aspectos culturales y espirituales que determinaban sus perspectivas de vida

Por Luis Ortiz Hadad

Psicología Analítica

Conocida también como psicología junguiana, de los complejos o profunda. Después de hablar de Freud, es importante destacar a Carl Gustav Jung (1875-1961), su principal discípulo y quien él quiso que fuera su heredero o sucesor. Lo que no pasó, porque Jung tenía luz propia y pese a admirar al maestro, sentía que debía contribuir con algunos aportes personales diferentes, lo que Freud no toleró, excluyéndolo del círculo de los psicoanalistas.

Inicialmente fue un apasionado de la filosofía y quiso ser arqueólogo, por limitaciones circunstanciales, opta por estudiar medicina y posteriormente descubre y se enamora de la psiquiatría. Sus estudios lo llevan a descubrir a Freud y a reconocer que tenía importantes coincidencias con él. Esto inicialmente le preocupó, ya que sabía que en los foros científicos, Freud era rechazado y considerado como una especie de charlatán. Pero analiza que Freud está más cerca de la verdad que sus detractores y tuvo el valor de ponerse de su bando, pese a las presiones que recibe. Esto significó un importante apoyo para Freud.

Vimos las teorías de Freud, ahora nos centraremos en las diferencias que mostró Jung. Éste último entendía que el hombre tenía que ser estudiado desde un contexto amplio que incluyera los aspectos culturales y espirituales que determinaban sus perspectivas de vida. No limitándose al plano sexual como hizo el maestro.

Desarrolla el constructo del inconsciente colectivo, con la idea de que una persona es influenciada y en gran medida determinada, por los conceptos latentes en el medio en que se desarrolla. Y existe un estrecho diálogo entre su inconsciente individual y ese inconsciente colectivo, de manera que cualquier elemento tiene un valor simbólico con repercusiones en su yo interior, acorde a la significación cultural personal de dicho elemento. Una pluma de águila calva podría ser un signo de alta distinción para un indio navajo, para nosotros apenas algo curioso. Un beso tiene infinidad de significaciones, dependiendo del contexto en que se produzca.

Jung descubrió que en todas las culturas, en todos los tiempos e incluso en los esquizofrénicos, se presentaban unos modelos o patrones conceptuales, que llamó arquetipos. En comparación con las computadoras, sería una especie de formateo de nuestro sistema operativo mental. Contribuyen a sistematizar o esquematizar nuestros pensamientos. Ejemplos de arquetipos: el padre, la madre, Dios, ánimus o ánima, el héroe, la sombra, la persona, el embaucador o tramposo, el sabio. Hay algunos arquetipos que se han propuesto posteriormente, pero desde la perspectiva de Jung son derivados de los arquetipos primarios.

Este psiquiatra que se clasificó a sí mismo como introvertido, entendió que el hombre debía desarrollarse, logrando su individuación que se produciría desde un diálogo interno con los impulsos de su inconsciente, su conciencia y la interacción con el inconsciente colectivo. En ese proceso podría enfrentar fuertes complejos que condicionen de forma oculta su existencia, mientras descubre y desarrolla su personalidad. Es la tarea más importante y compleja que tenemos en nuestra existencia. En el Mundo abundan los imitadores, pero necesitamos incrementar las personalidades originales o auténticas.

Fue un hombre de ciencia y un hombre de fe. Estudió a fondo la ciencia y la cultura, tanto occidental como oriental. Consideró que de la integración de estos saberes complementarios, debía desarrollarse una visión más completa o superior.

El inconsciente colectivo puede tener enfoques desde teorías como: la física cuántica, la relatividad, los universos paralelos, sociología, antropología, teología e incluso desde el concepto esotérico de los Registros Akáshicos. Pero ahora que los humanos utilizamos “la nube” para almacenar nuestros archivos, estamos mejor preparados mentalmente para asimilar conceptos como éste y otras realidades que viviremos.

Realmente somos un solo grupo: la humanidad. Es esencial que integremos los contrarios, que no nos veamos como diferentes. Cuando descubres que el otro no es tan diferente a ti como creías, te resulta difícil dañarlo. Esto podría no suceder con los psicópatas, porque son anormales y ejecutan acciones que podrían hacernos dudar de la humanidad.

En la actualidad, estamos tomando conciencia de que el inconveniente de eliminar a nuestros enemigos, es que inevitablemente nos dañamos a nosotros mismos. No basta con conectarme con el inconsciente colectivo de mi región, es preciso sintonizarme con el del Planeta.

Este mensaje permite una lectura superficial y otra profunda, es importante que hagas las dos

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes