Opinión

Hegemonía partidaria y crisis sistema de partidos

Por Cándido Mercedes

El Estado es por decirlo así, la arena donde se dirimen los conflictos sociales; es la sociedad políticamente organizada. Para ello, requiere de actores que sepan interactuar con los más disímiles intereses de los distintos grupos, clases sociales y conglomerados humanos que configuran una sociedad determinada.

Ese ser humano especializado que ha de querer asumir  las herramientas del Estado, son los Políticos y con ellos los entes organizados para accesar al poder: Los Partidos Políticos. En el marco de las nociones del Estado, que son Fuerza, Poder y Autoridad, entendida esta como el reconocimiento de la validez y de la confiabilidad en el ejercicio del poder, vale decir, de la legitimidad. Legitimidad como soporte, respuesta, percepciones y expectativas de una ciudadanía determinada.

Uno de los roles fundamentales de la Sociología es el estudio de las formas en las que se organiza socialmente la vida humana; buscando describir y explicar el Clima Social, así como tratar de hacer predicciones del futuro hasta cierto límites, a través de tendencias, en función de las fuerzas sociales que en gran medida modelan el comportamiento humano.

Las Encuestas de Barómetro de Las Américas, LAPOP, de Enero del 2012 y la de Gallup/Hoy, publicadas en 6 entregas, desde el Lunes 28 de Enero; testimonian con los datos arrojados la crisis del Sistema de Partidos en República Dominicana. Los datos describen en cierta medida no solo la crisis del Sistema de Partidos, sino el deterioro de la democracia, a tal punto de encontrarnos en un cuadro profundo del riesgo de la democracia. Con ello, no decimos que el Régimen Político está cuestionado; pero si la evidencia de una hegemonía partidaria y de una crisis que nos indica problemas profundos; empero, que no sabemos cuándo eclosionará, pero sí que estallará con las tendencias que se ven en el panorama político y social.

Cuando miramos el cuadro más abajo de “Apoyo al Sistema y Tolerancia a lo largo del tiempo en Republica Dominicana”, observamos nítida y claramente como el apoyo a una democracia estable ha venido descendiendo desde el 2006, que estaba en 38.2, hasta el 2012 que se encontraba en 24.3. Si correlacionamos el cuadro Alto de Democracia estable, a la izquierda con Democracia en riesgo (bajo), a la derecha, nos damos cuenta del peligro en que nos encontramos, que ha ido ascendiendo en el deterioro, de un 16.1 % en el 2006, hasta llegar a un 25.3%. Esto quiere decir que en apenas 6 años, el RIESGO en el apoyo a la legitimidad se ha deteriorado 9.2 puntos más.

 

 

Tolerancia

Apoyo al sistema (legitimidad)

Alta

Baja

Alto

 

Democracia estable

2006                 38.2%

2008                 29.0%

2010                 24.8%

2012                 24.3%

 

 

Estabilidad autoritaria

2006                 23.0%

2008                 31.2%

2010                 32.5%

2012                 21.8%

 

Bajo

 

Democracia inestable

2006                  22.7%

2008                  20.5%

2010                  19.3%

2012                  28.6%

 

 

Democracia en riesgo

2006                 16.1%

2008                 19.3%

2010                 23.4%

2012                 25.3%

 

 

Aunemos, como correlación perfecta, de que los Partidos Políticos en nuestro país,  es la institución peor valorada, con 32.3 puntos de 100. Si sumamos  que los personajes más visibles de los dos Partidos más grandes: Leonel Fernández (52.3); Hipólito Mejía (63.3); y Miguel Vargas (65.2); tienen OPINIONES de la ciudadanía muy desfavorable. Esto resalta el clima tan deplorable en que se encuentra el Sistema de Partidos Políticos. Cuando miramos la Encuesta del Viernes del primero de Febrero, acerca de la simpatía partidaria, el cuadro  se convierte en lo que se denomina en la Sociología Política: Partido Dominante. Existen Sistemas de Partidos Competitivos y no Competitivos. Los Competitivos, a su vez pueden ser Bipartidistas y Pluripartidistas y de Partido Dominante. Los No Competitivos, pueden ser, de Partido Único y de Partido Hegemónico.

Lo que nos está diciendo la Encuesta de Gallup/Hoy, es que la preferencia hacia el PLD es de 51.7; la del PRD de 22.4 y el más cercano con un 5.2. Si el panorama se mantiene, estamos hablando de que el PLD puede pasar de un Partido Dominante a un Partido Hegemónico. Las características en el sistema de Partido Hegemónico, “son una multiplicidad de partidos políticos, pero solo uno tiene la posibilidad real de conquistar el poder. A diferencia del unipartidismo, se reconoce oficialmente a la oposición y el partido en el poder comparte con otros partidos puestos  de menor jerarquía”.

Lo que resalta la Encuesta Gallup/Hoy es que el sistema Bipartidista, ahora, vista la radiografía del momento, está entrampado, pues lo que caracteriza este sistema es la existencia de dos grandes partidos políticos con un gran potencial competitivo, que tiende a asegurar la alternancia en el poder a través de los mecanismos electorales, idóneos y efectivos para todos los  actores.

La dinámica política nos está indicando que ha habido un desplazamiento y una nueva configuración en el sistema de Partidos en la sociedad dominicana. De un Partido Dominante, el PLD, con 5 elecciones ganadas de manera consecutiva, ha pasado a cuasi un Partido Hegemónico; con todo lo que esto implica desde el punto de vista social, económico y POLITICO de la sociedad dominicana.

La presencia de un Partido Hegemónico, trae consigo nuevas relaciones con los distintos actores de la sociedad y las diferencias, los conflictos y las expectativas cobran nuevos cimientos en el desarrollo de las confluencias de las negociaciones. Las exclusiones de los actores externos se acentúan y los demás son vistos como aquellos. El que no está con nosotros es adversario, enemigo.

La elite empresarial tiene que ser más responsable con lo que viene sucediendo en la sociedad dominicana; así como también, la sociedad civil en sus diferentes modalidades y dimensiones, tienen que estudiar detenidamente este desplazamiento en el Sistema de Partidos y con ello, los signos ominosos de la crisis del Sistema Partidario y la puesta en escena de una Democracia en RIESGO.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes