Desde Israel

Hacer lo correcto

Por Uri Avnery

MIENTRAS MÁS se acerca Mahmoud Abbas al final de su reinado, más duro se vuelve su lenguaje.

Recientemente habló sobre Donald Trump y pronunció las palabras "Que tu casa sea destruida". En árabe, esta es una maldición común, y suena menos extrema que en inglés. Pero incluso en árabe esto no es una frase habitual cuando se habla de un jefe de Estado.

Esta semana, Abbas habló sobre el embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, y lo llamó "hijo de perra". Esto también suena en árabe un poco menos ofensivo que en inglés, pero difícilmente suene diplomático.

Es difícil decir que Friedman no se lo merece, aunque hubiera deseado, como amante de los perros, que Abbas hubiera elegido otra especie.

Friedman es un judío que lleva kipá, que se identifica completamente con los colonos más extremistas en los territorios ocupados. Realmente, sería más apropiado como embajador de Israel en los EE. UU. que como embajador de EE. UU. en Israel.

Eso también sería problemático, porque ha llamado a los judíos estadounidenses liberales "peores que los Kapos" ̶ los Kapos (abreviatura de "policía del campo") eran los prisioneros que ayudaron a los nazis en los campos de concentración.

Designar a un embajador fascista judío en Israel es, bueno, chutzpah,una insolencia. Esto no podría suceder en un país normal: enviar un embajador a un país en el que este tenga una participación personal. Pero a Trump no le importa. Ni para Israel ni para Palestina.

¿QUÉ LE importa eso realmente a Trump? Él se preocupa por los votos en las elecciones estadounidenses.

Enviar a un judío religioso para que sirva como su embajador en Jerusalén puede ganarle algunos votos en la comunidad judía de los Estados Unidos. Los judíos estadounidenses generalmente votan por los demócratas. ¿Por qué? Por costumbre. Generaciones de nuevos inmigrantes en los Estados Unidos han votado por el partido demócrata: los irlandeses antes que los judíos, los asiáticos después de los judíos.

Pero la mayoría de los judíos estadounidenses seguirán votando por los demócratas, a pesar de la kipá en la cabeza de Friedman. Hay voces en la comunidad judía que acusan a sus líderes de descuidar sus propias preocupaciones, como el creciente antisemitismo, y gastar todas sus energías apoyando al gobierno de extrema derecha de Israel.

Pero Trump tiene partidarios mucho más importantes: los millones de evangelistas. Estos peculiares fanáticos cristianos tienen una visión especial: creen que Jesucristo regresará una vez que todos los judíos se reúnan en Tierra Santa. No les gusta referirse a lo que esperan que suceda a continuación: los judíos se convertirán al cristianismo, y los que no lo hagan, perecerán.

¿Suena raro? Seguro que lo es. Pero Trump necesita estos millones de votos, sin los cuales, para empezar, no habría sido elegido. Él actúa de acuerdo con las creencias de esta secta.

Como resultado, el presidente de Estados Unidos ignora por completo los derechos del pueblo palestino y sus aspiraciones. Según él, los palestinos deben aceptar lo que se les ofrece, ya que un perro debe aceptar lo que su amo le arroja y mover la cola. ¿Qué exactamente? El magistral Plan de Paz de Trump todavía está envuelto en el secreto. Pero basta con saber quién está a cargo de ello: su yerno judío, Jared Kushner.

Por lo tanto, es natural que Abbas se desespere. Él sabe que durante sus días que le quedan en el cargo, nada bueno les sucederá a los palestinos.

NUNCA, DESDE el surgimiento de la nación palestina moderna, su situación ha sido tan grave como lo es ahora.

Los habitantes de Palestina comenzaron a sentirse como nación al final de la Primera Guerra Mundial, cuando el Imperio Otomano se vino abajo. Fotos de manifestaciones celebradas entonces en Jerusalén muestran la nueva bandera palestina: negra, blanca, verde y roja. Hasta entonces, los palestinos generalmente eran considerados los "sirios del sur". Pero cuando Siria fue entregada a los franceses y Palestina a los británicos, este vínculo se rompió.

Desde entonces, los palestinos han experimentado muchos acontecimientos: la afluencia sionista, la Gran Rebelión árabe de 1936, la resolución de partición de las Naciones Unidas de 1947, el final del gobierno británico, la guerra de 1948, la Naqbah (catástrofe), las diversas guerras, el ascenso y asesinato de Yasser Arafat, y más. Pero nunca fue su situación tan desesperada como ahora.

Es cierto que el corazón de todos los pueblos árabes, y de hecho, de todos los pueblos musulmanes, se ha mantenido fiel a los palestinos. Pero no hay un gobierno árabe o musulmán que no esté dispuesto para vender la causa palestina por sus propios intereses.

En todo el mundo hay mucha simpatía por los palestinos, pero ningún gobierno levantaría un dedo por ellos. Y el país más poderoso del mundo es ahora su enemigo abierto.

COMO SI todo esto no fuera suficiente, los palestinos mismos están profundamente divididos entre la OLP en Cisjordania y Hamas en la Franja de Gaza. Esto interesa tanto al gobierno israelí que es difícil no sospechar que esté involucrado.

Entre el mar Mediterráneo y el río Jordán viven alrededor de 13 millones de personas, la mitad de ellos judíos y la otra mitad árabes. Los árabes pueden tener una ligera mayoría, que crecerá continuamente debido a su mayor tasa de natalidad. Eso atemoriza a los demógrafos sionistas. Pero ellos mismos "cortaron" la Franja de Gaza del resto del país, suponiendo que sus dos millones de habitantes no pertenecen a Palestina. Eso hace que el problema parezca un poco menos aterrador.

Esta es la situación ahora. Existe un acuerdo tácito en Israel de no "contar" a los habitantes de la Franja. Ellos no están ahí. Solo está Cisjordania, que debe estar judaizada.

UNA SITUACIÓN desesperada tiene una ventaja: alienta la búsqueda de nuevas soluciones.

Eso está sucediendo ahora en el lado palestino. Sin esperar la renuncia de Abbas y el nombramiento de un nuevo líder, surgen nuevas ideas.

Yasser Arafat me explicó una vez por qué entró en la senda a Oslo. “Intentamos todo”, dijo. Probamos la lucha armada. Probamos la diplomacia. Probamos guerras a gran escala. Todo falló. Entonces entramos en un nuevo camino: paz con Israel”. (La primera señal fue que Arafat me invitó a una reunión en Beirut).

Está claro ahora que Oslo fracasó. Yitzhak Rabin fue asesinado. En Israel, la extrema derecha está en el poder. Roba la tierra y pone colonos en ella. Israel tiene un líder que odia a los palestinos, un anexionista desde su nacimiento.

El camino hacia la paz está bloqueado. La generación de Mahmoud Abbas, la generación de Yasser Arafat, ha llegado al final de su camino.

Y aquí viene una nueva generación. En unas pocas semanas, puede comenzar un nuevo capítulo en la historia palestina.

Siempre ha habido voces en la comunidad palestina que abogaron por la lucha no violenta. No encontraron oyentes, porque en la tradición árabe, las luchas generalmente son violentas. Mahatma Gandhi, Martin Luther King y Nelson Mandela no eran musulmanes.

Ahora la idea de la lucha no violenta está sacando la cabeza. No por su aspecto moral, sino porque promete resultados.

En unas pocas semanas, los palestinos comenzarán una campaña no violenta. Su objetivo declarado es el regreso de los refugiados. Miles de palestinos están a punto de marchar a las fronteras con Israel, primero en la Franja de Gaza y luego en otros lugares. No enfrentarán al ejército israelí ni romperán las vallas. Al contrario, van a instalar campamentos de tiendas en el lado palestino de las vallas y permanecerán allí durante mucho tiempo.

Este es un método bien probado. La somnolienta causa palestina volverá repentinamente a la vida. De todo el mundo, los periodistas vendrán y verán. Los campamentos se convertirán en centros de atención mundial. En toda Europa y el mundo, surgirán campamentos de solidaridad. En los países árabes, los príncipes y los emires encontrarán difícil suprimir las demostraciones de simpatía.

¿Y después qué? Alá es grande.

SEGÚN YO lo veo, este plan tiene un gran defecto: el objetivo oficial.

Si el movimiento de protesta se concentrara en el objetivo de la independencia palestina, el mundo daría su bendición. Ahora hay un consenso mundial a favor del Estado palestino y el fin de la ocupación israelí. En Israel, también, este objetivo tiene muchos seguidores. "Dos Estados" o un estado colonial, independencia u ocupación: la opción es clara.

El problema de los refugiados es bastante diferente. Durante la guerra de 1948, unos 650,000 palestinos fueron desplazados, ya sea en la agitación de los combates o como una política deliberada israelí. Por ahora, sus familias han crecido a seis millones.

Algunos viven en Cisjordania y la Franja de Gaza, otros en los países que rodean Israel y en todo el mundo. Algunos han echado raíces y han comenzado una nueva vida, algunos todavía son refugiados y cuentan con el apoyo de la comunidad internacional. Pero todos anhelan sus hogares ancestrales.

Devolverlos significaría el fin de Israel, el desplazamiento de millones de israelíes. Esto sería posible solo a través de la guerra. La misma idea asusta a todos los israelíes.

¿No hay solución? Yo creo que sí. Una vez, después de una reunión muy emotiva con refugiados palestinos en Estados Unidos, le dije a mi esposa: "¿Saben cuál es mi impresión? Que estas personas están menos interesadas en un regreso real que en una compensación moral. Quieren que Israel confiese y se disculpe".

Al elaborar los planes para la paz, propuse (a) pedir disculpas oficialmente; (b) permitir el regreso de un número simbólico de refugiados y (c) pagar una compensación a todos los demás.

¿A cuántos se les permitiría regresar? Se ha mencionado una cifra de 100,000. Creo que podemos hacerlo mucho mejor. En una situación de paz y reconciliación, incluso la adición de medio millón a los actuales 1,5 millones de ciudadanos palestinos de Israel sería aceptable.

Discutí esta solución con Yasser Arafat. Mi impresión fue que estuvo de acuerdo más o menos, aunque mantuvo el tema de los refugiados como una moneda de cambio. De todos modos, este ya no es el principal problema en el camino de la paz.

Entonces, ¿por qué retroceder 70 años? En una importante campaña palestina, tal como se planeó ahora, ¿por qué no concentrarse en el punto principal, el fin de la ocupación, un Estado de Palestina junto al Estado de Israel?

LA LUCHA no violenta es una idea excelente.

Me recuerda un dicho del difunto Abba Eban: "La gente y los estados siempre hacen lo correcto, después de que se han agotado todas las demás posibilidades".

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes