Pentagrama

El nuevo PLD, un espécimen que da grima (*)

Por Juan Tomás Olivero

*(Originalmente publicado en julio de 2014)

La apertura es el mejor signo para describir el descalabro moral y político que acontece en lo que una vez se llamó Partido de la Liberación Dominicana. Lo que inició en el VI Congreso y no acaba de concluir en el VIII, proclamado y justificado como proceso de abrir las puertas del partido sin más condición que profesar un sentimiento de simpatía y deseo de pertenencia al mismo, fue una desarticulación brutal e irresponsable.

El proyecto político de don Juan, hacer del P.L.D, un partido único en América comprometido con un ejercicio ético y de servicio a favor de una sociedad justa y solidaria, libre de todo tipo de corrupción moral y material; ha sido sepultado y, de su existencia solo queda un recuerdo amargo y desconcertante.

Los grandes pecados de la militancia peledeísta del viejo P.L.D, por la que se te sometía a juicio eran: hacer uso personal del pago de los cotizantes del partido, ponerle los cuernos a una compañera, hablar mentira, no entregar el dinero de Vanguardia del Pueblo, engañar, no cumplir con las tareas políticas, falta de desarrollo político y dominio del proceso de educación.

Pero el éxito de este mal engendro llamado nuevo P. L. D, , es que ha parido al interior del partido la peor bestia social que llena de pánico y terror la sociedad dominicana, el Sicariato en todas sus dimensiones

Compartir

Todas estas faltas te hacía no merecedor de la categoría de miembro y pasible de ser expulsado de los organismos. Estas exigencias le valieron al partido el mote de ser una capilla y un monasterio de santos y santas. Cualquiera de los actos antes citados le costaba al más encumbrado de los dirigentes, un juicio disciplinario y su expulsión.

En el nuevo P.L.D. la lámpara de Aladino produjo maravillas, de su interior morado, lleno de pobres y humildes profesionales, han salido transformados en potentados y afortunados, quienes montados en las alfombras mágicas valoradoras, exhiben maravillas de fortunas entre: Torres, yates, cuentas bancarias, redes empresariales y vínculos de dudosa reputación, enormes riquezas salidas por arte de Magia de la generosa lamparita de Aladino llamada corrupción.¡ Ay del peledeista o ciudadano mortal que ponga en duda la honradez del éxito económico de estos hijos de Og Mandino y su decálogo del Ladrón más Grande del Mundo ; será calificado de frustrado hijo del Andén.

Pero el éxito de este mal engendro llamado nuevo P. L. D, , es que ha parido al interior del partido la peor bestia social que llena de pánico y terror la sociedad dominicana, el Sicariato en todas sus dimensiones.

Los frutos de una apertura irresponsable y sin ningún límite ni control, ha hecho implosión orgánica en Bayaguana, un Alcalde del partido presumiblemente, manda a matar un compañero regidor de su partido, usando el Sicariato como método, ¡oh, don Juan! ¿Quién lo diría, qué pase esto en el P.L.D.?

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes