Duendes del periodismo

El calvario de la familia de Félix Bautista

Por Roberto Valenzuela

Vuelvo a tocar el tema porque  tuve un inesperado encuentro con la madre de uno de los hijos de Félix Bautista y lo que me dijo me conmovió enormemente.

Ya había decidido no escribir sobre el zarandeado senador de San Juan de la Maguana, ya que al que lo  defiende le suelen hacer un juicio, condenándolo bajo la acusación de que ha recibido dinero para la defensa.

La ex mujer del senador oficialista me dijo sobre la situación de estrés, intranquilidad  al que es sometido uno de los hijos del legislador.

Recuerden que –culpable o inocente –  Félix Bautista no es un extraterrestre.

Y sí es de carne y hueso,  tiene una madre, hermanos, esposa, hijos, amigos. Es tan así que cuando conversé con la madre de uno de los hijos de Bautista ésta se mostró muy desconcertada, abrumada.

La mujer me manifestó que en sentido general los familiares del legislador viven un calvario con los frecuentes escándalos a los cuales vinculan al senador sanjuanero.

Con relación a su hijo, me indicó que tiene dos temores. Uno es a la incontrolada  delincuencia en el país. Dice que ella, al igual que todas las madres dominicanas, no duerme cuando sus hijos salen a la universidad, a un centro de diversión, al trabajo, a cualquier lugar.

“Hasta que nuestros hijos no llegan estamos en una zozobra de vida”, me contó.

Otra de sus expresiones la reproduzco textualmente:

“Es que como el  papá  de mi hijo (Félix Bautista) lo tienen como uno de los terroristas más peligrosos y más buscados del mundo, tengo el miedo que un día me secuestren mi hijo”.

“Me han dicho que aquí nunca han secuestrado a los hijos de los políticos, pero a Félix Bautista se le pega todo lo malo y su familia sufre las consecuencias”, añadió.

Explicó que estaba muy tranquila porque su hijo está estudiando ingeniería en una prestigiosa universidad norteamericana, pero que ha venido a un curso de verano a la Universidad Católica Madre y Maestra.   Pero ahora el joven  no se quiere ir del país.

“Mi hijo me hace mucha falta fuera del país, pero allá está fuera de este infierno con su padre y allá está muy seguro. Mi hijo es un muchacho ejemplar, con buenos modales, un estudiante de máxima excelencia, Gracias a Dios”, sostiene.

Sobre esta preocupación legítima de esa madre, mi pregunta es:

¿Para qué tanto poder, dinero, si se le crea tanta intranquilidad y trauma a la familia, que es la base de lucha e inspiración de todo ser humano, sea rico o pobre?

El nombre del hijo de Félix Bautista y de su madre, una profesional muy reputada y honesta, no se menciona en este artículo por razones de prudencia.

Lo mucho hasta Dios lo ve

En los ataques a Félix Bautista hay que decir que lo mucho hasta Dios lo ve. Creo que en esto a mucha gente se le ha pasado la mano. Se han traspasado los límites de la prudencia. El senador de San Juan no es un santo, pero tan poco es tan diablo como lo pintan.

En nuestro país hay gente que vive recorriendo los  lejanos confines  de la tierra.  Andan con una lupa buscando por las 192 naciones  del mundo a ver si encuentran algún papelito que incrimine a Bautista con algún  delito. Luego, con todo el morbo del mundo, hacen un escándalo.

En realidad, muchos de los que atacan a Bautista son mil veces más malos que él. Esto va para miembros del Gobierno, dirigentes del oficial Partido de la Liberación Dominicana (PLD),  la oposición, empresarios que tienen toda una vida amasando  fortuna con los fondos públicos.

Preguntas a responder

¿Puede todo un sistema de gobierno corrompido  desde que somos República, 27  de febrero 1884, recaer sobre una persona, en este caso Félix Bautista?  No.

¿Impide Félix Bautista que  el gobierno de Medina lleve a cabo una real lucha contra la corrupción?  No.

¿Ha ejecutado el gobierno una real lucha contra la corrupción? No. ¿Cuántos funcionarios del pasado o presente, empresarios que hacen negocio turbio con el gobierno están en la cárcel? Ninguno.

¿Puede la lucha contra la corrupción –monstruo de siete cabezas – limitarse, centrarse en un sólo hombre? No. ¿Es Félix Bautista el culpable de todos los males de nuestro empobrecido país por la corrupción?  No.

Félix no es Leonel

A todo esto, Félix Bautista no se sabe defender o no se puede defender. Calla cuando no  debe callar y habla cuando no debe hablar. Lo que es peor es que, a veces, quiere imitar al ex presiente Leonel Fernández  con un silencio  sin inmutarse.

Leonel es un maestro de la comunicación y un líder con miles de seguidores que lo  defienden a capa y espada. Eso no ocurre con Félix. A Fernández lo defiende lo que él mismo ha bautizado como “mi fuerza de choque”, la Red de Comunicadores con Leonel.

Esta Red es dirigida por el periodista Rafael Núñez, quien fuera el gobierno mantiene la organización intacta, bien aceitada y lista para atacar. Félix no tiene prensa para que lo defienda.

Y algunos comunicadores –no  todos – lo atacan en forma de chantaje en busca de que el senador les haga algún favor económico.

 

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes