Deshojando paradigmas

Deterioro social, inseguridad y empresa

Por Cándido Mercedes

La semana del 11 al 15 de Noviembre se conoció tres importantes noticias que ponen en la verdadera perspectiva a la sociedad. Los tres informes, confieso, no fueron realizados por técnicos, ni académicos ni intelectuales dominicanos. Uno habla acerca de la alta percepción de la inseguridad en República Dominicana del PNUD; el otro, es del Banco Mundial donde el representante de ese importante Organismo Financiero Internacional, en nuestro país, McDonald Benjamin, señaló que “La frecuencia de los sobornos y los desvíos presupuestarios son más altos en Rep. Dominicana que en el resto de América”.

El otro documento, del Centro para los Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), con sede en Washington y cuyo Director Carl Meacham, habla “sobre la democracia dominicana, la corrupción y el riesgo de la misma a partir del dominio de un partido único”.

¿Qué de común tienen estos tres documentos de instituciones internacionales acreditadas acerca de nuestro país? Tienen como hilo conductor la problemática de la corrupción y de la violencia en el cuerpo social dominicano; elementos que operan de manera sustancial, nodal, en el alcance de la democracia y sus límites.

El Informe Regional de Desarrollo Humano “Seguridad Ciudadana con rostro humano 2013–2014, el 64.8 de la población percibe un deterioro de la seguridad. El más alto de los 18 países estudiados. La Percepción, para Stephen Robbins “es el proceso por el que los individuos organizan e interpretan  las impresiones de sus sentidos con el objeto de asignar significado a su entorno. Para Kreitner/Kiniki, señalan que “es un proceso mental y cognitivo que nos capacita para interpretar y comprender nuestro entorno”. Y, Judith R. Gordon, nos dice que “se refiere al proceso activo de percibir la realidad y de organizarla en interpretaciones o visiones sensatas”.

Las percepciones, verdaderas o falsas, nos llevan a tomar decisiones. Como diría el Efecto Pigmaleón, creencias falsas, crean realidades verdaderas. Cuando un ser humano percibe peligro, riesgo, sale a las calles lo menos posible; lo necesario; lo que perjudica a las empresas y por lo tanto, a la economía. Existe una estrecha correlación entre Corrupción–Violencia y Economía.

La Violencia es la condensación de las relaciones asimétricas; de relaciones de poder. Es la dimensión de PODER Y DOMINIO, sin equilibrio. La violencia no es innata en el ser humano, es adquirida; en gran medida es cultural y lo cultural es una creación social.

En nuestra sociedad encontramos los dos tipos de violencia: Macrosocial y Microsocial La Macrosocial es el tipo de violencia que se da en toda la sociedad, que encuentra eco en lo social, en lo económico, en lo político y en lo institucional. La violencia Microsocial es la que se da en las relaciones interpersonales, en grupos más pequeños: La familia, vecinos, etc.

Lo que estamos viendo desde el 2007, con la Resolución de la Junta de no entregar documentos a los dominicanos de ascendencia haitiana y la Sentencia 168/13, es lo que se llama Violencia Institucional. Esto es, desde el corazón mismo de los Poderes Públicos se les niega lo más fundamental y primario a un ser humano: Su derecho a la nacionalidad y con ellos sus derechos civiles y humanos; y, peor aun, la cristalización del despojo de sus documentos, después que el Estado mismo, les otorgara a cientos y miles sus documentos. El calificativo de aberrante nos quedó corto, mientras más vemos el horror y terror de dicha sentencia. Esto es, sencillamente, un acto criminal.

La Violencia Macrosocial, sigue creciendo en la sociedad dominicana y esta se refleja a través de: Narcotráfico, corrupción, en el desempleo, en la desigualdad; en el poco acceso a la justicia, que es lenta y costosa; lo que trae como consecuencia pobreza, más exclusión social, más marginalidad; que a su vez, constituyen el caldo de cultivo para el aumento de la delincuencia y del crimen organizado.

Año

Número de Muertes

Tasa por cada 100,000 habitantes

1999

1,187

14.39

2000

1,099

13.09

2001

1,065

12.49

2002

1,242

14.51

2003

1,649

18.73

2004

2,260

25.25

2005

2,403

26.40

2006

2,144

23.56

2007

2,111

22.07

2008

2,394

25.14

2009

2,375

24.34

2010

2,472

25.01

2011

2,513

26.00

2012

2,370

24.00

La Violencia Microsocial es la que se anida en nuestras relaciones interpersonales, que crece en Dominicana por las pocas competencias ciudadanas. En el último estudio realizado en Chile quedamos como el país peor valorado; de 38 países, en Educación Cívica y Formación Ciudadana: La violencia intrafamiliar, el machismo, las violaciones; el acoso y abuso sexual; las riñas y pleitos; son ejemplos elocuentes de la violencia microsocial.

A pesar de que en nuestro país tenemos más de dos décadas sin un Clima de Violencia, se vislumbra la posibilidad del mismo. Tenemos que subrayar que una sociedad puede tener una alta proporción de violencia macrosocial y microsocial, como es el caso de nuestro país y no tener un Clima de Violencia. ¿Qué es un Clima de Violencia y cómo se puede expresar? Es cuando la violencia macrosocial se desborda, merced a las tensiones sociales, políticas, religiosas y/o étnicas. El Clima de Violencia se verifica mediante signos, símbolos, creencias ideológicas, prejuicios, discriminación, ignorar las necesidades y derechos de otros, etc. etc.

La Sentencia 168/13 y la Resolución de la Junta del 2007 que conforman elementos fundamentales de violencia institucional, está generando un Clima de Violencia; que resalta por como los apologistas defensores de la sentencia quieren intimidar, lanzar slogans, panfletos y pedir muerte a los “traidores”, para los que no defienden esa monstruosidad. Lo que ocurrió en el Conde, constituye un espacio de clima de violencia. De igual manera, lo que ocurrió en Santiago, con la quema de libros de Mario Vargas Llosa; la denuncia de Juan Bolívar Díaz y Huchi Lora ante La Fiscalía del Distrito, para que investigue quien o quienes mandaron a tirar tres millones de panfletos en contra de ellos y diciendo que son traidores. Lo dicho por un Senador, Wilton Guerrero, que los que están en contra de la Sentencia son malos dominicanos.

Al que menos le conviene un Clima de Violencia es al Poder Ejecutivo por lo que urge, desde ya, pedir ecuanimidad, prudencia y que debatan en el terreno de las ideas y no en las descalificaciones y los insultos.

La corrupción, como vemos en el cuadro siguiente, nos ilustra a nosotros, el porqué también crece la informalidad de las empresas dominicanas. En los últimos 12 años, la Rep. Dominicana ha tenido altos niveles de corrupción; evaluadas por organismos internacionales, sobre todo por Transparencia Internacional.

PERCEPCION DE LA CORRUPCION EN DOMINICANA Y AMERICA LATINA SEGÚN TRANSPARENCIA INTERNACIONAL:

Año

Rep. Dom.:

América Latina:

2001*

3.1

3.7

2002

3.4

3.5

2003

3.3

3.5

2004

2.9

3.6

2005

3.0

3.5

2006

2.8

3.8

2007

3.0

3.9

2008

3.0

3.9

2009

3.0

3.9

2010

3.0

3.8

2011

2.6

4.2

2012**

(32 de 100)

(46 de 100)

Como hemos visto, por los dos cuadros (Homicidios y Corrupción), y lo señalado en esta semana por las tres instituciones internacionales; el deterioro social de nuestro país es una consecuencia significativa de la corrupción que abrazada a la violencia, han producido una ola de inseguridad, que seguirá repercutiendo ostensiblemente en las empresas dominicanas y por ende en la economía.

  • El Índice que va del 2001 al 2011, es en base de 1 a 10. Más cerca de 10, menos corrupción.
  • A partir del 2012, Transparencia Internacional, cambió la metodología de valoración. Ahora es en base a 100. De 1 a 100. Mientras más cercano de 100, menos corrupción. Sacamos 32 de 100.

 

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes