Esto creo, esto pienso

Decimos que somos libres, y nos lo creemos

Por Rafael R. Ramírez Ferreira

“Tratar de que el hombre conozca

Su finitud, es lo mismo que

Tratar de detener el tiempo”.-

No todo el mundo está consciente, de que al llegar a la supuesta o real mitad de la vida o la solución de algún tipo de problema, si se rinde, pierde la otra mitad. Es difícil imaginar los retos a los cuales se enfrentaran los que nos siguen, ya sea por las malas administraciones que los condenan a vivir pagando lo que otros derrochan o la comida chatarra de la cual se rumora –sin datos serios que así lo certifiquen- que nos está matando, o la llamada saludable, que tampoco llena los nutrientes que necesitamos, todo esto sin especificar si es la cantidad que se ingiere o el contenido. ¿Entonces qué? Es posible, que la solución más práctica sea el continuar viviendo de manera irresponsable, obviando, que la vida son solo círculos, unos más grandes y otros no tanto pero, para todos, el punto final termina en su encuentro con el punto inicial.

Para los políticos esto es difícil de comprender ya que el poder y las ambiciones les hacen creer que son dioses, amos y señores, recordando la época de los señores Feudales. Vivimos tratando de ocultar los problemas y que ellos mismos encuentren su solución y eso, es irresponsabilidad, como ese que desde el 1801 se le ha estado dando largas sin buscar solución definitiva porque las autoridades ante estos hechos, ante el temor que les produce, tienen que usar pampers, por temor al qué dirán, mientras cacarean como gallinas o cantan como gallo pelón.

Oh Colón, caramba Colón, por vago, aventurero y ambicioso te fuiste a otra dimensión del Ser, sin conocer la monstruosidad de crimen que cometiste y aún más allá de la eternidad, te faltaría tiempo para pagar tu pecado. Quizás Las Américas no fueran “tan desarrolladas”, pero de lo que estoy seguro, es de que fueran más humanas, sin ese maldito gen de piratas y ladrones que dejaste como herencia.

Esos genes de bandoleros y tramposos se han mantenido y mantendrán por siempre corriendo por nuestras venas, los mismos que ligados a otros quizás tan perversos, como esos de los Bucaneros y Filibusteros que de generación en generación han engendrado un ser monstruoso e insensible, que al igual que tú y tus gentes solo los mueve el interés personal, aglutinados en corporaciones que les ha dado por llamar, Partidos Políticos.

Por doquier es la trampa y el engaño lo que prevalece en tanto la angurria crece como la verdolaga y aun así nos creemos libres sí, pero de qué somos libres. Más bien somos esclavos de un Estado corrupto y abusivo que ha convertido una incipiente democracia en una tiranía abominable, donde sus componentes se han adueñado de más riquezas que el propio Trujillo, los cuales por demás, en ocasiones, algunos de sus más aprovechados tienen el descaro de hablar sobre corrupción.

Considero que más bien, somos un pueblo libre si, algo así como las vacas cuando son conducidas a los ordeñaderos donde les espera una rica comida en tanto las ordeñan, un símil de los políticos, sus elecciones y el pueblo llevado a las urnas. J..er , en tanto los mayores contribuyentes en las campañas son los mismos que luego ordeñan al Estado, ya sea con evasiones consentidas, exoneraciones o leyes que favorezcan a sus empresas, donde muchas de estas pertenecen a los propios políticos inversionistas. Otra vez, j…er. ¡Sí señor!

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes