Gerencia y Estado

Crisis de aprendizaje. Estrategia

Por Ramón Morrison

La educación para la gran mayoría, tal como se realiza hoy, no cumple con su cometido. Por lo que el Banco Mundial ha hecho un llamado de atención calificando la situación como crisis de aprendizaje. De ahí la imperiosa y urgente necesidad de procurar cambios profundos más que de los contenidos, en los métodos. 

Conceptualmente hablamos de estrategia.

Estrategia en una definición de consenso aplicable a cualquier área comprende “una serie de acciones muy meditadas, encaminadas hacia un fin determinado”. Si se pretende revertir el gran dispendio y particularmente el poco o nulo aprendizaje para la gran mayoría, se han de estudiar detenidamente las acciones necesarias para alcanzar esa meta.

Un primer punto de partida es definitivamente entender que el aprendizaje es un sus resultados un acto individual. Que lo que se hace es crear las condiciones apropiadas para que quien participa del proceso educativo lo logre. Además entender que no es posible aplicar el mismo método a todas las disciplinas o asignaturas; cada área o vertiente de la cultura humana tiene su forma y mecanismos para ser aprehendida.

Tomar en cuenta y eso ha de ser un aspecto central de otras estrategias de aprendizaje que han de procurarse, que no solamente se trata de conocimiento y menos aún de la memorización que tanto predomina, pues el verdadero aprendizaje implica también valores, actitudes y habilidades.

El dominio de la lectoescritura es una primera fase de extraordinaria importancia para lograr las competencias en cuanto a conocimiento, valores, actitudes y habilidades. Hay que procurar por lo tanto y reiterando el carácter individual del aprendizaje, que siendo la lectoescritura la principal puerta de entrada, un aspecto central es hacer de esa fase de la actividad educativa lo más agradable. No pocos desarrollan su aversión hacia la escuela luego de un proceso traumático en el aprendizaje de la lectoescritura con una importante carga de presión y aburrimiento pues de las cosas que menos se entienden en esta etapa es qué tan diferente cada cual aprende.

Luego de alcanzar el dominio básico de la lectoescritura debería promoverse el autoaprendizaje utilizando todos los recursos disponibles, principalmente las Tecnologías de Información y Comunicación –TICs- a manos, al menos,  en cualquier celular. Entender que más que repetir lo que ya se tiene como conocimientos en las distintas áreas, procede como ya lo hacen en Finlandia que ha sido considerado el mejor sistema educativo del mundo, tomar el camino de provocar respuestas a situaciones (proyectos) que impliquen la búsqueda de conocimientos, vinculándolos a valores, actitudes y habilidades.

Responder a la crisis: ¡Otras estrategias para generar aprendizaje significativo!

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes