Del diario vivir

Crisis aguda del libro, librerías, editoras y escritores (1 de 2)

Por Lipe Collado

Cada cierto tiempo en los últimos cinco años, o más, algunos medios escritos y radiales; así como uno que otro de la televisión y de internet se explayan informando sobre la crisis que afecta a las librerías tradicionales dominicanas y de paso enumeran las que han desaparecido, por ejemplo: América, Duarte, Dominicana, Western, Herrera, Alejandría, Mella, Fersobe Hermanos, Teshaurus, etc., y las que están en riesgo de correr la misma suerte: Luna, Mateca y Trinitaria.

Desde tres semanas atrás la aguda crisis del libro y sus agentes e intermediarios ha sido reseñada en el diario Hoy a la par que diversos articulistas se han unido a una especie de asombro y temor hermanados ante la posibilidad de que se trate del inicio de la muerte definitiva del libro impreso en imprenta –vale la redundancia ahora-. Pero no.

El libro fue el primer gran medio de comunicación social. La historia de la comunicación social arroja la lección de que ningún medio desaloja definitivamente a otro, sino que cada medio se ajusta a un espacio luego de cederle espacio holgado al nuevo medio que lo amenaza. Ni la revista y el periódico desplazaron al libro, ni la radio al periódico, ni el cine a la radio, ni la televisión al cine ni a la radio, etc.

La crisis aquí del libro impreso en imprenta no puede atribuírsele a la presencia del libro en internet ni al libro impreso por computadora. Estos son apenas balbuceos en un país de poco fomento de la lectura y de escasos recursos económicos, y en el que aún está pendiente la masificación de la computadora y el desarrollo de su cultura en el país.

Al agudizarse la crisis económica y contraerse el circulante hemos focalizado los recursos al alimento material antes que al espiritual. Primero la comida. Primero la necesidad material. Después lo otro. El libro entra en “lo otro” y después de muchas cosas que encajan en “lo otro”.

Al libro impreso en imprenta, a sus agentes e intermediarios, que son  libreros, editores y escritores hay que auxiliarlos como en otras sociedades en las que sus dirigentes entendieron que el libro es más que “el libro”: es una cultura, y que tiene muchos eslabones y que forma parte de la textura social y económica sobre la que descansa su vida espiritual.

Valga ahora resaltar que aunque se suele enfocar la crisis del libro dominicano a partir de la crisis de las librerías al borde del cierre también hay que enfocarla a partir de las editoras pequeñas de los escritores y no escritores y a partir de los propios escritores, que son los hacedores o creadores de sus contenidos.

El inicio de la orfandad del libro dominicano, en un medio circunscrito y fácil de auxiliar, coincidió con la última gestión -¿el último padecimiento?- de José Rafael Lantigua, tan amigo y cultor de las dualidades, de las dobles caras, de amagar como que sale, pero entra, y de amagar como que entra, pero sale –quien mientras proclamaba su lucha por el libro nunca le compró ni un infeliz folletito a una librería pero plantó una oficial para vender libros baratísimos y, lógicamente, empujarlas a la quiebra. En los últimos 18 meses esta crisis se ha agudizado. ¿Acaso lo sabe el guitarrista del “Misterio” de Cultura?, “pregunta un amigo televidente”.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes