Desde la Comunidad

Coronavirus: los médicos combaten desde sus trincheras

Por Rafael Nino Féliz

Nacimos y nos criamos en una cultura de las armas y las posibilidades ciertas de una tercera guerra mundial, cuyo poder destructivo exterminaría a la especie humana sobre la tierra. Todos los seres humanos alojaron en su alma alguna vez algún sentimiento de temor sobre ese posible y fatal hecho que vendría un día cualquiera sin avisar a nadie. La imaginación convertida en fantasía nos podría llevar a ver -desde el pensamiento- a soldados, aviones y armas nucleares con un poder expansivo donde no habría escapatoria para nadie.

Nadie puede negar que el Coronavirus es una tercera guerra mundial, cuya fuerza bacteriológica ha acorralado a todos los países, y las propias potencias, dueñas del mundo y de la vida de los hombres y mujeres y de todos los bienes materiales e inmateriales sobre la tierra, han tenido que arrodillarse sin salida estratégica ante el poder de este arma viral inmensamente poderoso, silencioso e invisible que puede estar en tu alcoba, en tus manos, en tu ojos, en el abrazo del amigo, del pariente o en el beso de la novia que te ama. Ante este arma letal en la que los pobres y los ricos corren la misma suerte, sólo nos queda el amor como remedio.

Lo que nadie pudo pensar era que esta guerra inimaginable iba a ser enfrentada por los médicos del mundo y todos los profesionales de la salud que estudiaron para salvar vidas y no para la muerte. Los médicos que recibieron el entrenamiento del amor antes de nacer, en sus hogares y -luego- en las universidades. No aquellos hombres que fueron entrenados por los gobiernos y las potencias para matar a sus hermanos.

¡Gloria eterna a los médicos del mundo y a todos los profesionales de la salud que se juegan la vida en este momento tan especial de la historia humana contra el Coronavirus!

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes