Divagaciones

¿Cómo está afectando el Covid-19 a las fuerzas armadas?

La deriva autoritaria proviene de gobernantes que alegan que se deben limitar las libertades para centralizar las decisiones en el poder ejecutivo.

Por Miguel Sang Ben

Acento.com.do, el mejor diario digital dominicano según propios y extraños, divulgó el pasado 9 de abril del año del Covid-10 un reportaje con un sugerente título: «Coronavirus: por qué la pandemia de covid-19 podría fortalecer los autoritarismos y debilitar las democracias» disponible en el siguiente enlace: https://acento.com.do/bbc-news-mundo/coronavirus-por-que-la-pandemia-de-covid-19-podria-fortalecer-los-autoritarismos-y-debilitar-las-democracias-8803825.html

Trata sobre un tema recurrente en esta columna. La erosión de las bases democráticas de la sociedad que antes la achacábamos a las conflictivas relaciones político-militares (las relaciones entre la clase política y el estamento militar); y que, contemporáneamente se enfatizan las relaciones civiles-militares (aquellas entre el estamento militar y la “sociedad civil” en su conjunto”). La evolución nos lleva a un autoritarismo de la “clase política” que instrumentaliza a las fuerzas armadas y policiales y hegemoniza a los tres poderes del Estado para ejercer su autoritarismo en su “plenitud máxima”.

Es el uso del “estado de excepción” aplicado casi universalmente durante la pandemia del Covid-19 y que ha mostrado la tendencia autoritaria-dictatorial que ha conculcado derechos ciudadanos en todos los confines del mundo. Verbi gracia, la libertad de reunión y la de movimientos, y la privacidad mediante el seguimiento de los infectados del Covid-19 por medio y a través de los celulares. La intimidad puesta a prueba.

En palabras del reportaje de la BBC: «En pocas semanas se ha pasado de manifestaciones masivas en diversas partes del mundo (Hong-Kong, Iraq, Chile, Ecuador, Colombia y Líbano, entre otras) a calles vacías vigiladas por policías, guardias nacionales y ejércitos.La presencia militar resulta lógica si, como afirman casi todos los gobernantes, esta crisis es "una guerra", como si se tratase de enfrentar a un Estado o un grupo insurgente.»

«El coronavirus parece hecho a medida para los gobiernos y políticos autoritarios que han proliferado en los últimos años. Mientras varios de ellos no creyeron inicialmente en su gravedad, ahora les podría servir para recortar libertades democráticas, dar renovados papeles a los militares, cerrar las fronteras a la migración y exaltar el nacionalismo frente a la cooperación entre países.»

Agrega la BBC: «Mientras los científicos corren contra el tiempo y el creciente número de infectados, expertos en leyes y politólogos se preguntan si las medidas que están tomando muchos gobiernos limitando nuestras libertades son legales, dónde están sus límites y si serán derogadas en el futuro.»

El resultado viene a ser una democracia “recortada” que el reportaje de la BBC lo cuantifica de la siguiente manera: «El covid-19 coincide con la tendencia global a contar con menos democracias. Desde 2006, según el instituto Freedom House64 países son menos democráticos mientras que sólo 37 gozan de más libertades. La presencia de efectivos militares haciendo tareas civiles genera inquietudes, especialmente en países donde han tenido o tienen control e influencia sobre el poder político.»

Augusto Varas, presidente de la Fundación Equitas (Chile) y experto en cuestiones militares, declara en el reportaje de la BBC: «Una vez que las fuerzas armadas salen de sus marcos institucionales es muy difícil que retornen a los mismos, ya que su desprofesionalización las ha convertido en otra cosa».

En Estados con fuerte debilidad institucional, poner a las fuerzas armadas a controlar los ministerios de sanidad, la producción de medicinas y la seguridad ciudadana, puede conducir a que situaciones circunstanciales se vuelvan permanentes. Mucho más cuando no se sabe cuándo se podrá volver a la normalidad.

La deriva autoritaria proviene de gobernantes que alegan que se deben limitar las libertades para centralizar las decisiones en el poder ejecutivo. Parece una pandemia paralela al Covid-19, que podríamos llamar “El regreso de los dictadores sin botas”.

Antonio Fonfría y Enrique Navarro, nos demuestran en su artículo: «Las Fuerzas Armadas ante el Covid-19», disponible en el sitio de Infodefensa:

https://www.infodefensa.com/es/2020/04/03/opinion-fuerzas-armadas-covid19.php. Los autores señalan como «La Estrategia de Seguridad Nacional de España» vigente desde 2017, ya preveía la posible ocurrencia de una amenaza sanitaria, pues establecía que previamente habían sido 6 las situaciones de estas características sufridas en el pasado.

Además, reclaman que el establecimiento de una estrategia de “bio-seguridad” debe seguir, para no quedarse en la advertencia sin pasar a la acción. Todo, por considerarla como una verdadera amenaza a la seguridad nacional. La dispersión de la respuesta a la aparición del virus en territorio español demostró las falencias y justifican los reclamos de los autores para tratar el tema en el marco de la Defensa Nacional.

El panorama dominicano aparece reflejado en estos textos. A nosotros se nos complica el escenario porque en medio de la pandemia tenemos el acto de reivindicación de fe democrática de toda sociedad: las elecciones presidenciales y congresionales. Por ello, estamos tomando dos exámenes de nuestro carácter nacional: ¿somos víctimas de nuestros ancestros dictadorzuelos o somos consecuentes recién llegados a la democracia?

Creo que no necesitamos mayores cuestionamientos para concluir que estamos en el punto cero de nuestro futuro para largo plazo durante este siglo XXI…

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes