Opinión

Botox, imagen y la modernidad liquida

Por Alvin Reyes

Uno de los pensadores más destacados en los últimos años es el polaco, residente en Londres, Zygmunt Bauman, creador del termino modernidad liquida para referirse a la época de velocidad, transitoriedad y cambio que vivimos actualmente. Para Bauman hemos pasado de ser una sociedad de productores a una sociedad de consumidores. En la etapa sólida “El capital, la dirección y el trabajo estaban condenados, para bien o para mal, a permanecer juntos durante mucho tiempo.” (Zygmunt Bauman Modernidad Liquida Fondo de cultura económica. 2000. Pag. 63 ). “Como observa Cohen “quien empieza su carrera en Microsoft no tiene idea donde la terminara” (Idem).

Para abrirse paso a través del matorral denso, oscuro, laberíntico de la competitividad global "desregulada" hacia el candelero de la atención pública, los bienes, servicios y señales deben despertar el deseo, y para ello deben seducir a los consumidores eventuales, superando a la competencia. Pero, una vez logrado su objetivo, deben ceder rápidamente su lugar a otros objetos de deseo para no detener esa búsqueda global de ganancias y más ganancias llamada hoy "crecimiento económico". La industria actual está montada para producir atracciones y tentaciones. La naturaleza propia de las atracciones consiste en que tientan y seducen sólo en tanto nos hacen señas desde esa lejanía que llamamos futuro; por su parte, la tentación no sobrevive mucho tiempo a la rendición del tentado, así como el deseo jamás sobrevive a su satisfacción”. (Zygmunt Bauman“Turistas y vagabundos” La globalización consecuencias humanas).

Botox

Hoy en día todo el mundo quiere estar en forma, ya sea en la mañana temprano o al caer la tarde, el parque mirador se llena de caminantes en busca de ejercicio al aire libre. Además los gimnasios de la ciudad se abarrotan de empleados públicos y privados de clase media y alta en busca de “Mens sana in corpore sano”. Hay una moda de cultivar tu cuerpo, de ser eternamente joven, ya en nuestro país son varios los casos de mujeres muertas en operaciones de liposucción. En Modernidad Liquida Bauman señala: “Todos los que buscan estar en forma solamente saben con certeza que no están lo suficiente en forma y que deben seguir esforzándose. Es un estado de perpetuo autoescrutinio, autoreproche y auto desaprobación y, por lo tanto, ansiedad constante”.

Esa ansiedad constante lleva a las personas a experimentar todos los productos y panaceas que se ofrezcan para ofrecer el estado de salud perfecto y la eterna juventud. En este contexto surgió el Botox. “Casi todo el mundo está ya familiarizado con el botox. La toxina botulínica es uno de los tratamientos antienvejecimiento más demandados actualmente. Se aplica principalmente en la mitad superior del rostro, el entrecejo es una de las zonas más habituales. Según los especialistas, esta sustancia paraliza temporalmente los músculos evitando que se contraigan, de esta forma, se previene la formación de arrugas y las existentes se suavizan hasta ser casi inapreciables. Pacientes y cirujanos lo recomiendan porque, según dicen, no requiere preparación ni cuidados posteriores, no es doloroso y no deja cicatrices. Y además, es más barato que el lifting.”

(http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Arrepentidos/botox/elpepisoc/20110208elpepisoc_1/Tes).

Pero que ha ocurrido en unos años después de la popularización de la toxina: “A Martin Scorsese le cuesta cada vez más encontrar actrices que transmitan emociones en los planos cortos. El director de cine estadounidense se ha declarado contrario al efecto que conlleva el abuso del botox y de los lifting que bombardean cualquier atisbo natural de comunicación no verbal. En Hollywood la plasticidad de las caras retocadas empieza a ser un inconveniente más que un bálsamo estético.

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Arrepentidos/botox/elpepisoc/20110208elpepisoc_1/Tes).

Y como el mismo artículo señala, en consonancia con Bauman: “Aunque todo el mundo sueña con la naturalidad, es la "apariencia" de la naturalidad lo que cuenta. Joana Bonet, directora de la revista Marie Claire y colaboradora del programa Hoy por hoy de la Cadena SER opina que se trata de una falsa naturalidad. "Se ha idealizado porque vivimos en pleno apogeo del juvenismo. Ese elogio hacia la juventud se ha convertido en un icono, cuando en los años sesenta y setenta se proyectaba la belleza como imagen de la madurez y equivalía a plenitud. Ahora se vive una presión social para parecer joven. Vivimos implantados en esa impostura que por otro lado se justifica por el alargamiento de la esperanza de vida"

(http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Arrepentidos/botox/elpepisoc/20110208elpepisoc_1/Tes).

Imagen

La imagen lo es todo en la sociedad de la Modernidad Liquida, no el ser, si no el parecer. Creo que la gran popularidad de las “redes sociales” viene del hecho de que, a través de la red, puedo mostrar al mundo lo que yo quiero que el mundo piense que soy. Por ejemplo, si me gusta el alpinismo todas mis imágenes serán sobre mis excursiones, si me gusta la vida nocturna y las discotecas esa será la imagen que transmitiré por la red.

En un reportaje publicado por BBC mundo se señala lo siguiente: “Y es que tan sólo enFacebook,Flickr,Photo BucketeImageShack existen más de 85 mil millones de fotografías.” (http://www.bbc.co.uk/blogs/mundo/un_mundo_feliz/2011/02/un_mundo_inundado_de_fotos.html#more).

Es tal el uso desmesurado a las redes sociales que ya se está hablando de una segunda burbuja en internet. “Pero el problema apunta al resto de compañías de Internet que, como Facebook, han adquirido una elevadísima valoración en un corto periodo de tiempo. Los 500 millones de dólares que Goldman Sachs y el fondo ruso DST han pagado por un trozo de la red social, disparando su valor de 1.000 millones de dólares a 50.000 en cuatro años, han generando una temida sensación de déjà vu entre inversores y analistas. Rememoran lo que ocurrió entre 1998 y 2001, cuando el Nasdaq se convirtió en un bingo planetario en el que hasta las amas de casa apostaban en empresas puntocom”.

http://www.elpais.com/articulo/empresas/sectores/Burbuja/puntocomSALTODELINEA/segunda/parte/elpepueconeg/20110116elpnegemp_3/Tes).

El mundo es una imagen. El mundo dejo de ser sólido. Se volvió líquido. Ya no soy nunca más yo. Soy la imagen que proyecto. Nos volvimos líquidos sin sustancia ni consistencia. Una caricatura, muesca de los seres humanos que una vez fuimos.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes