Diario de la ciguapa

¿Amas tu Patria?

Por Sara Pérez

¿Amas a tu patria? No, si tienes cinco siglos o tres cuartos de un siglo -o tres cuartos de un minuto- robando bienes públicos. La patria no es tu bolsillo.

¿Amas a tu patria? No, si has sido un calié con deudas de sangre, que ha incitado a crímenes -o los has ejecutado con mano propia- contra los opuestos a las tiranías. La patria no son los retorcimientos de tu muy bien redituada intolerancia fascistoide.

¿Amas a tu patria? No, si eres un legislador -¡Ladrón!- que conspira contra ella, sin noción de respeto a la gente y sin sentido de sus derechos.

¿Amas a tu patria? No, si eres un legislador -¡Ladrón!- que no ves cómo la traicionas con tus privilegios insultantes, sueldos astronómicos, nominillas, barrilitos, exoneraciones, sobornos, tráficos e impunidades. Los parásitos no tienen patria. Sólo tienen anfitriones secuestrados.

¿Amas a tu patria? No, si eres un juez venal, que vende y trafica sentencias o se presta a que estas respondan a estrategias de politiqueros sin escrúpulos, igual que tú. Los títeres no tienen patria, solo tienen los hilos de su dependencia, que son iguales a los de su codicia.

¿Amas a tu patria? No, si eres un jerarca religioso, que como individuo y como cabeza local de una religión, te has enriquecido con permanentes contratas del gobierno, que de ninguna forma consiguen jartar tu ambición, tu soberbia y tu debilidad por los oropeles y el poder. Los vampiros no tienen patria, solo tienen sed de clavar los colmillos en las aortas de quienes se alimenta.

¿Amas a tu patria? No, si eres un jerarca religioso, que has escondido los crímenes cometidos a la sombra de la autoridad de la iglesia que tú encabezas. La única patria que tienen los pederastas y quienes los protegen es la memoria de sus niños violados y abusados, como utensilios desechables.

¿Amas a tu patria? No, si eres uno de esos militares o un funcionario de migración, traficante de personas, a las que explotas, persigues, hostigas, maltratas y abusas y a quienes miras arrugando tu nariz, sintiéndote muy superior a ellas y mientras recibes los sobornos para su entrada, abogas por que los saquen, para volverles a cobrar. La patria no es tu tragaperras trucada.

¿Amas a tu patria? No, si eres una bocina del gobierno que te ha atutunpontado para que seas su bocina. La patria  es incompatible  con el alquiler de la conciencia.

¿Amas a tu patria? No, si la coges como cuchillo y látigo para herir, lastimar y oprimir a los más vulnerables. Los adictos al abuso del poder, no tienen patria, solo tienen víctimas.

¿Amas a tu patria? No, si eres un síndico o regidor, cuyo nacionalismo patriótico tiene su máxima expresión en los negocios ilegales y la corrupción de un cabildo inoperante, que cuando se decida a recoger la basura, debe empezar a quitarse a sí mismo del medio. La única patria legítima de un deshecho es el zafacón.

¿Amas a tu patria? No, si la construyes de espaldas a ti mismo y eres incapaz de ver su piel, sus raíces, su color, sus lágrimas, sus dolores, sus atrocidades e injusticias.

¿Amas a tu patria? Sí, si al amarla, amas a los seres humanos que la conforman con su diversidad de colores, culturas y orígenes.

¿Amas a tu patria? Sí, si reclamas al gobierno la eliminación de sus prósperas mafias político-militares, traficantes de personas y no le quieras cargar el dado a los infelices que los mafiosos machacan, explotan y transportan.

¿Amas a tu patria? Sí, si prevés que en su condición de emisora y receptora de migrantes, la vas a lesionar, si se mantiene, adopta o amplía la tendencia a la formación de poblaciones apátridas, sin vínculos, ni registros formales con la tierra donde nacen, haciendo esos segmentos más vulnerables ante las agresiones que ya sufren y sembrando segregaciones que estallarán tarde o temprano, con pérdidas para todos, excepto para quienes tienen estas tragedias como su capital.

¿Amas a tu patria, si quieres que se organice el desorden mayúsculo de la migración?¡Sí!

¿Amas a tu patria, si crees que la organización debe empezar por respetar La Constitución que le concede la nacionalidad a quien nace en el territorio de tu país?¡Sí!

¿Amas a tu patria, si crees que esa organización debe incluir una regularización eficiente -que no esté sujeta a caprichos, prejuicios e intereses de mafias- de los inmigrantes a quienes se les concede permiso para entrar al país? ¡Sí!

¿Amas a tu patria, aunque no veas que tú formas parte del universo de los que tienen sus derechos negados?¿Amas a tu patria, aunque no te des cuenta de para negar los derechos de "otros", han tenido que acabar con los derechos tuyos también?¿Amas a tu patria aunque ignores que solo en medio de una falta de derechos que te afecta ti, se le puede pasar un tractor por encima a los derechos de los demás? Sí, la amas, pero la amarías mejor, si pudieras verte donde estás, como parte de la alfombra y no como parte de los pies que la pisan.

¿Amas a tu patria, si te dejas engañar por los mismos que te han engañado una y otra vez, siempre? Sí, pero recuerda a la patria amada no solo se le debe amor, sino también un poco de discernimiento.

 

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes