Opinión

Agricultura de precisión

Por Carlos M. García Cartagena

A mediados de los años 80, investigadores de la Universidad de Minnesota realizaron un ensayo para la corrección del pH del suelo aplicando diferentes concentraciones de productos cálcicos en una red de puntos fijos por hectárea (grid sampling). Los resultados de este trabajo arrojaron los primeros mapas de pronósticos para las aplicaciones de nutrientes y minerales en una parcela.

El diseño de grid sampling pronto pasó del ámbito investigativo al de la producción pues este método permitía una gestión más eficiente de la variabilidad presente en el suelo.  Esta aplicación derivó en lo que hoy se conoce como agricultura de precisión; una estrategia de administración que utiliza las tecnologías de la información y comunicación (TIC) y los sistemas de información geográficos (SIG) para una gestión agronómica más eficaz.

La tecnología proporciona la capacidad de transformar la información en conocimiento y rentabilidad.  La idea es recolectar y evaluar datos con el fin de apoyar la toma decisiones relacionada con la producción de cultivos.

La agricultura de precisión permite el manejo óptimo de grandes extensiones, la elaboración de mapas de rendimiento por sector dentro de una misma parcela y puede ayudar a mejorar los márgenes a través de un aumento del rendimiento (cantidad o calidad); una reducción en la cantidad de insumos o una combinación de ambos.

Puede ser utilizada para estimar con mayor exactitud la densidad óptima de siembra, conocer los requerimientos de fertilizantes e incluso predecir el rendimiento de los cultivos.  Otra ventaja agronómica es que las labores culturales se ajustan a las necesidades de la planta mejorando así la fertilización y la gestión de plagas y enfermedades.

Desde el punto de vista económico, reduce los costos de producción y aumenta la competitividad pues utiliza los insumos y la energía de modo más eficiente y eficaz.  Al aplicar los fertilizantes, los pesticidas y el riego según las necesidades específicas de un área determinada, reduce el la polución por el uso de agroquímicos.

Sin embargo, la agricultura de precisión no es una opción para cualquier agricultor, existen limitantes que dificultan su adopción como el elevado costo de inversión en hardware y software.

En promedio, el sector agrícola tiene un bajo nivel de formación e información; este modelo exige un alto nivel de educación, habilidades informáticas así como un entrenamiento específico para recolectar datos útiles y georeferenciados con los cuales poder realizar análisis específicos.

Los proveedores de tecnología no son muchos y finalmente, los ajustes de gestión y la identificación de los factores limitantes del rendimiento pueden ser lentos.

La agricultura de precisión es una alternativa relativamente nueva que puede ayudar a reducir el impacto ambiental de la producción agrícola y paralelamente, apoyar al productor en la toma de decisiones razonadas.  No obstante, aprovechar estas ventajas puede no ser sencillo debido a la falta de recursos y el cambio de paradigma que supone la adopción de esta tecnología.  Es mucho lo que nos queda por hacer.

Bibliografía

García E. y Flego F. (n/d) Tecnología agropecuaria.  Agricultura de precisión. Recuperado el 27 de enero de 2013 de http://www.palermo.edu/ingenieria/downloads/pdfwebc&T8/8CyT12.pdf

WWF Agricultura de precisión. Recuperado el  27 de enero de 2013 de http://www.wwfca.org/nuestro_trabajo/agricultura_ambiente/_agricultura_de_precision/

Agricultura de precisión (n/d) Wikipedia. Recuperado el 27 de enero de 2013 de http://es.wikipedia.org/wiki/Agricultura_de_precisi%C3%B3n

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes