Editorial

Proteger la vida del periodista Salvador Holguín


“Dar un susto” en el lenguaje de los autores intelectuales de crímenes es exactamente terminar con la vida de un ciudadano.

Es exactamente la orden que recibieron los confesos asesinos de Orlando Martínez, en 1975, y cuando intentaron “dar el susto” al periodista, las circunstancias normales conllevaron que él intentara defenderse y los sicarios terminaron dándole un disparo en el rostro y otro en el antebrazo.

Es exactamente la misma orden que ha brotado de un grupo de personeros, con vínculos con los organismos de seguridad del Estado y con agentes reconocidos de la Policía Nacional, precisamente “dar un susto” al periodista Salvador Holguín, quien puso al descubierto la trama para asesinar al periodista Fausto Rosario Adames, y se ha visto compelido a enfrentar numerosas situaciones de agresividad en su contra, incluyendo campañas permanentes de denuestos e injurias contra él y su familia, sin excluir a su propia madre.

El periodista Salvador Holguín está siendo hostilizado con agresividad, porque en su programa Hilando Fino, que se transmite por el canal 33, ha insistido en reclamar transparencia y lo que ha recibido son respuestas desconsideradas y agresiones injustificadas.

El miércoles 21 de agosto, de acuerdo con fuentes en las que tenemos plena confianza, se realizó una reunión de varios sujetos para determinar las acciones que se tomarían contra el periodista Salvador Holguín.

Uno de los participantes en la reunión sugirió utilizar los mecanismos de “meter miedo”, para en las inmediaciones de una pequeña finca que tiene Salvador Holguin en las proximidades del Aeropuerto Joaquín Balaguer, simular un atraco y darle el susto de su vida al periodista.

Un comentario:


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes