Editorial

Prejuicio y absurdo: Nadie asesina porque vista de negro o escuche rock

Por Acento.com.do

Víctor Alexander Portorreal Mendoza (a) La Greña y/o Chaman Chacra ha sido apresado y señalado como el principal sospechoso de la muerte de su esposa Reina Isabel Encarnación Morales, y de sus hijastros Daniela Encarnación, de 10 años; Rahamín Encarnación, de 9 y Ángela Encarnación, de 6.

Se trata de  una dolorosa tragedia ocurrida en un barrio de la carretera Francisco del Rosario Sánchez, en el Distrito Nacional.

La sociedad anhela que este y cualquier caso de asesinato o violencia sea debidamente investigado, juzgado y condenado.

Sin embargo, una entidad como  la Policía Nacional debía de cuidarse de no echar manos de prejuicios y sesgos sociales, que en nada ayudan a la concienciación y la orientación de la ciudadanía sobre la buena convivencia con sus vecinos y con cualquier semejante.

Estamos en el siglo XXI, pero parece que en muchas instituciones no se han enterado.

Compartir

Los dos párrafos siguientes fueron extraídos de una nota de prensa oficial de la Policía Nacional, en la cual habla del trabajo del departamento llamado Policía Científica. Los prejuicios contenidos en estos párrafos está muy lejos de ser científicos o algo parecido:

"La Policía Nacional informó que de acuerdo a un análisis del perfil del detenido en la red social de Facebook, éste tiene un comportamiento de metálico, rockero y satanista, y aparece asociado a dos organizaciones denominadas “Luchando por el Rock”  y “El Heavy Metal Dominicano”.

"El cuerpo del orden explica además que Portorreal Mendoza conducía una motocicleta negra de alto cilindraje, vestía de negro, con chaqueta del mismo color, botas negras altas con hebillas, el pelo largo, uñas pintadas de negro, varias pulseras en las muñecas y varios piercing en las orejas".

¿Quién le dijo a la Policía Nacional que la preferencia por cierta forma de vestir, que incluyen el color de la ropa, definen el "perfil" de un asesino?

¿Quién ha establecido de manera científica y sin lugar a dudas que el hecho de que una persona, hombre o mujer, se perfore cualquier parte de su cuerpo para colgarse una argolla o arete le induce o le define como delincuente, violento o criminal?

¿Quién ha podido probar y con cuáles estudios que la preferencia por cualquier tipo de música está ligada a la proclividad al mal, a la violencia, al delito, al asesinato o la sangre?

En fin, ¿conducir una moto, llevar el pelo largo o corto, pintarse un tatuaje, hablar o no hablar mucho con los demás convierte en sospechosa a una persona?

La Policía Nacional debía de recibir asesoramiento e instrucción de verdaderos científicos de la conducta, de la sociología y de la antropología, para evitar afirmaciones tan absurdas, que sólo ayudan a reforzar prejuicios y a generar odio hacia las personas solo por su apariencia y sus gustos por cierta ropa o cierto género musical.

Los dictadores Hitler, Trujillo, Pinochet, Stalin, Musolini no vestían "raro" ni usaban aretes, pero fueron asesinos fríos y despiadados. Los historiadores atribuyen a Hitler una predilección por Wagner, nada que ver con rock.

Ojalá que ahora no comiencen a perseguir a quienes gustan del rock duro o de cualquier tipo de música, que usan argollas o que visten de cuero negro y manejan grandes motocicletas.

¡Avancemos! Dejemos atrás tantas tonterías que a nada bueno conducen. Estamos en el siglo XXI, pero parece que en muchas instituciones no se han enterado.

 

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes