Editorial

Incongruencias que fuñen la autoridad moral de RD


Fiordaliza Pichardo de Veloz, también identificada como Fiordaliza Veloz o "Maritza Zeballoz", es una funcionaria pública por elección popular, en Bonao, municipio cabecera de la provincia Monseñor Nouel.

No es la primera regidora, ni la primera funcionaria detenida por drogas en un aeropuerto de los Estados Unidos. Pero ella acaba de ser detenida y está en proceso de ser acusada.

Es la presidenta de la sala capitular de Bonao, es dirigente del Partido Reformista Social Cristiano, y lamentablemente, está enlodando a sus electores, a sus compañeros en el municipalismo y al país completo, además de sus aliados del PRSC.

Ya las autoridades americanas tienen el dato de que en 1998 fue identificada y acusada de la misma ilegalidad. Y desde Miami ahora planean enviarla a ser investigada y juzgada en una corte federal de Nueva York.

Lo grave es que 12 años después de la comisión de un delito, se haya instalado en Bonao y haya sido electa, y aparezca incluso en actividades con autoridades locales y con líderes políticos nacionales, como si borrada en forma completa sus actividades ilegales.

Estos casos, como otros recientemente conocidos por la opinión pública, plantean un serio desafío a los organismos responsables de la limpieza y pulcritud de los funcionarios públicos. Hay un serio problema ético en la sociedad dominicana, y queda la impresión de que nadie se siente aludido por estas incongruencias.

Un comentario:

 

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes