Editorial

Cuidado con esas amenazas de los nacionalistas

Por Gustavo Olivo Peña


Tal como responsablemente publicó el periódico digital www. 7dias.com.do, en el mitin celebrado  en el parque Independencia, el pasado lunes, por la Red Nacional por la Defensa de la Soberanía, una ONG constituida por nacionalistas a ultranza, se distribuyó un pasquín en el cual se identifica a varios ciudadanos como los supuestos “traidores” y “enemigos de la patria”.

Si sólo se tratara de acusar y denostar, no habría inconvenientes, porque finalmente ofende quien puede y no quien quiere.

Sin embargo, el asunto es de cuidado porque en ese mitin se pidió a gritos que se diera muerte a los supuestos traidores.

Y como en el pasquín distribuido se mencionan varios nombres, en estos momentos esas personas son potenciales víctimas de las amenazas de muerte vociferadas por los nacionalistas.

El libelo señala a los periodistas Juan Bolívar Díaz, director de noticias de Teleantillas; Fausto Rosario Adames, director de Acento.com.do; a Ramón Emilio Colombo, al abogado Cristóbal Rodríguez, la diputada Guadalupe Valdez, el presidente de Alianza País, Guillermo Moremo, y a Javier Cabreja, comentarista del programa El Día y ex director ejecutivo de Participación Ciudadana.

Aunque en el pasquín no se menciona a las magistradas Katia Miguelina Jiménez e Isabel Bonilla, del Tribunal Constitucional, deben ser incluidas entre las posibles víctimas porque ayer, miércoles, se hizo referencia a ellas como “traidoras de la obra de Duarte” en una nota de prensa de la citada Red Nacional por la Defensa de la Soberanía.

La nota se divulgó con motivo de un reconocimiento que los nacionalistas entregaron a alta corte, en agradecimiento por la sentencia 168.

El encono contra las magistradas Bonilla y Jiménez se origina en que ambas votaron en contra de la sentencia 168.

Hasta ahí llega el extremismo nacionalista, tan peligroso como irreflexivo. Y quien quiera una prueba, deténgase a leer los mensajes cargados de odio, amenazas, injurias, difamaciones -y cuanta carga de baldón sea posible- que los nacionalistas vuelcan en sus comentarios contra todo aquel que ejerza el derecho a decir que no está de acuerdo con la sentencia TC-168.

A continuación, nuestro comentario.

 

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes