Editorial

El caso del asesinato de Yuniol Ramírez

Por Acento.com.do

El caso del asesinato del abogado y profesor universitario Yuniol Ramírez, al parecer, ha tomado un nuevo rumbo luego de los apresamientos del imputado Argenis Contreras y sus familiares, incluyendo a su señora esposa Heidy Peña.

Este asesinato puso al descubierto la situación interna de la Oficina Metropolitana de Servicio de Autobuses (OMSA), dirigida hasta ese momento por Manuel Rivas, con serios indicios de corrupción y carencia de una sana administración financiera.

Según la versión oficial de las autoridades del Ministerio Publico y de la Policía Nacional, el abogado Yuniol Ramírez, estaría condicionando el retiro de un expediente de corrupción de la OMSA a cambio de dinero. Se habla de millones de pesos.

Compartir

Ese nuevo relato culpa prácticamente de todo a dos supuestos agentes policiales.

Como era de esperarse, todos los imputados han negado participación en el plan y en la ejecución del asesinato de Ramírez. Todos tienen el  derecho a declararse inocentes y a contratar abogados que los defiendan en los tribunales. Esto no está en discusión.

Lo que debe de llamar la atención de las autoridades es que ha aparecido una nueva versión que, de entrada, prácticamente exonera de toda responsabilidad a las personas que supuestamente fueron afectadas por las indagaciones sobre corrupción en la OMSA que encabezaba Yuniol Ramírez, funcionarios que habrían convenido con el abogado y profesor un "arreglo" económico. Ese nuevo relato culpa prácticamente de todo a dos supuestos agentes policiales.

¿En serio? ¿Dos policías mataron a Yuniol Ramírez? ¿Quiénes son esos supuestos agentes? ¿Trabajaban para la OMSA o para el director ahora imputado? ¿Les afectaban a esos policías las investigaciones de corrupción que el abogado llevaba a cabo? ¿Dos policías tienen tanto dinero como para pagar un supuesto soborno millonario?

Es difícil que esta versión se pueda sostener en un tribunal. Sin embargo, como sabemos que en nuestro sistema de justicia cualquier cosa es posible, sobre todo cuando se trata de personas con influencias económicas o políticas, habrá que estar con los ojos bien abiertos para evitar que, como dice el pueblo, este caso sea resuelto armando un "muñeco"

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes