Economía

Se intensifica Guerra comercial entre EE.UU. y China

Por Servicios de Acento.com.do

Traducción Iván Pérez Carrión

El gobierno chino planea imponer aranceles de forma inmediata a 128 productos estadounidenses, incluyendo carne de cerdo y ciertas frutas, una respuesta directa a las recientes medidas del presidente Trump para perseguir numerosas restricciones comerciales contra Pekín.

La perspectiva de una guerra comercial se intensificó después de que China instó a las conversaciones comerciales con Estados Unidos, mientras dijo que las medidas de represalia previamente anunciadas sobre las importaciones estadounidenses entraron en vigor el lunes. EE. UU. no respondió a la solicitud de consulta de China del 26 de marzo sobre los aranceles de acero y aluminio de Washington, según el Ministerio de Comercio de China.

Más allá de las acciones sobre los metales, la administración de Trump está preparando una propuesta de otros productos chinos que serán objeto de tarifas y tiene hasta el 6 de abril para presentar la lista.

Si los bienes de EE. UU. se vuelven más caros en China, los compradores chinos podrían optar por comprar productos de Europa, América del Sur o cualquier otro lugar, aunque los funcionarios de la Casa Blanca han descartado frecuentemente la posibilidad de estas acciones.

La medida de Pekín podría obligar a Trump a decidir si cumplir con las restricciones comerciales expansivas que esperaba que acabarían con China, incluso si Pekín ahora amenaza con afectar a las empresas estadounidenses que dependen de los mercados asiáticos para los compradores.

Una publicación en Twitter del People's Daily, una organización noticiosa en inglés controlada por el gobierno chino, dijo el domingo que "China aplica aranceles sobre 128 artículos de importaciones desde los EE. UU. incluyendo carne de cerdo y productos de fruta a partir del lunes como contramedida en respuesta a un movimiento previo de Estados Unidos para imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio”, firmado por el Ministerio de Finanzas.

El gobierno chino dijo que las tarifas servirían como represalia por las restricciones anunciadas por Trump el mes pasado.

A principios de marzo, Trump dijo que planeaba aplicar fuertes aranceles a las importaciones de acero y aluminio. Desde entonces, ha eximido a numerosos países, pero no ha renunciado al impacto en China.

Y a finales de marzo, Trump tomó medidas adicionales para imponer aranceles sobre US$60 mil millones en bienes chinos y limitar la capacidad de China para invertir en la industria de la tecnología de EE. UU. El Presidente ha alegado que el gobierno de Estados Unidos había sido demasiado complaciente al permitir que las firmas chinas robaran la propiedad intelectual de los EE. UU. y abusen de las reglas comerciales. También acusó a China de prácticas comerciales que llevaron al cierre de 60,000 fábricas y la pérdida de 6 millones de empleos.

Sin embargo, sus nuevos pasos comerciales unilaterales sorprendieron a muchos líderes de negocios y extranjeros de EE. UU., particularmente, porque Trump había adoptado un enfoque más prudente en su primer año, lo que parece marcar parte de la retórica populista comercial que hizo durante la campaña de 2016. Beijing prometió responder rápidamente, sin embargo, dice The Washington Post.

En un comunicado del Ministerio de Finanzas chino, el gobierno dijo que las nuevas tarifas "causaron daños graves a nuestros intereses".

Trump ha acusado durante años al gobierno chino de llevar prácticas de comercio desleal, que dice que colocan a las empresas de EE. UU. en desventaja. Muchos otros líderes extranjeros han acordado que China subsidia injustamente sus negocios y en ocasiones ha devaluado su moneda para impulsar las exportaciones, pero la mayoría ha favorecido un enfoque multinacional para ejercer presión sobre Pekín.

Los asesores

Durante su primer año en el cargo, varios asesores clave, incluidos el director del Consejo Económico Nacional Gary Cohn y el Secretario de Estado Rex Tillerson, trataron de persuadir a Trump de que tuviera cuidado antes de seguir adelante con algunas de sus amenazas comerciales, pero ambos partieron, y ahora Trump está rodeado de asesores que apoyan algunas de estas decisiones proteccionistas.

El líder mayoritario del Senado, Mitch McConnell, advirtió que las amplias tarifas de aluminio y acero del presidente Trump podrían "enviar a la economía en la dirección equivocada".

Varios grupos empresariales estadounidenses advirtieron que estos aranceles podrían ser contraproducentes porque podrían dificultar que las empresas estadounidenses vendan productos en el extranjero si otras naciones toman represalias, pero Trump y el secretario de Comercio, Wilbur Ross, han expresado su escepticismo de que el impacto de estos movimientos sea sustancial.

China exportó US$505 mil millones en bienes a EE. UU., y las empresas estadounidenses exportaron US$135 mil millones en bienes a China en 2017. Trump dice que la diferencia entre estas cifras es demasiado grande y debería eliminarse o al menos disminuir en gran medida. Su enfoque preciso con Pekín es difícil de precisar porque en ocasiones elogió al líder chino Xi Jinping, al tiempo que sugiere que la administración de Xi no ofrecerá concesiones que él cree que son necesarias.

Varias firmas agrícolas de Estados Unidos han advertido que podrían verse atrapadas en medio de una guerra comercial, en particular si Trump cumple con las amenazas contra China y México.

El Consejo Nacional de Productores de Cerdo dijo a fines de marzo que sus empresas exportaron US$1,100 millones en carne de cerdo a China el año pasado, convirtiéndose en el tercer mercado más grande.

Además de la carne de cerdo, las nuevas tarifas del gobierno chino incluirán las exportaciones estadounidenses de manzanas, naranjas, almendras, piñas, uvas, sandías, arándanos, fresas, frambuesas, cerezas y una serie de otros artículos.

La inconsistencia del Presidente

El enfoque comercial de Trump ha sido inconsistente, lo que dificulta que los aliados y los líderes extranjeros sepan lo que planea hacer. Trump ha dicho que sus amenazas comerciales son una forma de negociar. El domingo, en Twitter, amenazó con retirarse del Tratado de Libre Comercio de América del Norte si México no hace más para impedir que los inmigrantes entren a Estados Unidos.

Esos comentarios sorprendieron a muchos porque el representante de Comercio de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, ha pasado meses tratando de renegociar el TLCAN con Canadá y México, y esperan progresar más adelante este año.

Sin embargo, China siempre ha sido el principal objetivo comercial de Trump. También parece ser el primer país en tomar represalias contra sus amenazas comerciales, lo cual presiona a los líderes en Washington y Pekín para anticiparse rápidamente a las jugadas del otro

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes