Economía

“Nadie entiende los precios del oro”, afirma el presidente de Reserva Federal EEUU

Por Gustavo Olivo Peña


REDACCIÓN.-Ben S. Bernanke, el más poderoso banquero central del mundo, dice que no entiende a los precios del oro, según un análisis de Bloomberg, firmado por Nicholas Larkin y Debarati Roy.

Indica que si otros presidentes de bancos centrales en el mundo hubieran prestado atención a las advertencias de Bernanke, habrían actuado con cautela en el aumento de las reservas, y no se habría perdido US$545 mil millones en valor desde que el metal en lingotes alcanzó su máximo en 2011.

Agrega que Bernanke, con títulos en Economía de la Universidad de Harvard y del Instituto de Tecnología de Massachusetts, y que ha conducido a la Reserva Federal (Fed)) durante la mayor catástrofe financiera desde la Gran Depresión, dijo al Comité Bancario del Senado en julio que “nadie realmente entiende realmente a los precios del oro y yo tampoco pretendo entenderlos”.

Explica que los bancos centrales, que poseen el 18% de todo el oro extraído en la historia, suman tanto como 350 toneladas por un valor este año de alrededor de US$15 mil millones, según los estimados del World Gold Council, con sede en Londres.

“Ellos compraron 535 toneladas en 2012, la mayor cantidad desde 1964. Rusia es el mayor comprador, y ha ampliado las reservas en un 20% desde que los precios alcanzaron un récord de US$1,921.15 la onza troy en septiembre de 2011. El oro ha caído 31% desde entonces”, detalla.

Sostiene que mientras los reguladores estaban comprando, los inversores estaban perdiendo la fe en el metal como un depósito de valor. El valor de los productos negociados en bolsa (EPF) se ​​redujo en US$60.4 mil millones, o el 43%, este año, lo cual le generó pérdidas al gerente de fondos de cobertura John Paulson, según datos compilados por Bloomberg.

Compartir

"Desde que los precios alcanzaron un récord de US$1,921.15 la onza troy en septiembre de 2011, el oro ha caído 31%”

Señala que el inversionista multimillonario George Soros vendió sus participaciones en el mayor ETP respaldados por el oro este año y las empresas mineras restaron valores en sus activos por no menos de US$26 mil millones.

La peor caída

El oro, que entró en un mercado a la baja en abril, cayó 21% a US$1,316.28 en Londres este el 4 de octubre, fijada como la mayor caída desde 1981. Subió en seis múltiplos, cuando se recuperó durante 12 años consecutivos hasta el 2012, superando una ganancia de 17% por ciento en el Índice Mundial MSCI de Todos los Países (MSCI All-Country World Index) de la renta variable cuando el  indicador Standard & Poor´s GSCI de los productos básicos fue más del doble. Es el tercer peor desempeño de una materia prima este año, después del maíz y de la plata. Ayer, el oro se fijó en US$1,323.23 la onza.

Los que trazan la política, que son los responsables de proteger a sus economías de la inflación, a menudo equivocan las decisiones de inversión en oro, compran caro y venden barato. Ellos estaban reduciendo las participaciones cuando el oro alcanzó un mínimo de 20 años en 1999, y cuando los precios casi se cuadruplicaron en los nueve años siguientes. Los bancos centrales se convirtieron en compradores netos justo antes del punto máximo en 2011.

“Los bancos centrales tradicionalmente han comprado cuando probablemente deberían estar vendiendo, y vendiendo cuando quizá deberían comprar”, comentó Michael Strauss, quien ayuda a supervisar cerca de US$25 mil millones de activos como jefe de estrategia de inversión y economista principal de Commonfund Group, en Wilton, Connecticut. “Va a ser un mercado difícil, y a veces el precio del oro está impulsado por las emociones en lugar de por los factores fundamentales. Los bancos centrales han sido malos comerciantes de oro”.

Los responsables de las políticas

Las tenencias cambiaron poco desde el inicio de 2008 hasta principios de 2009. Y los responsables políticos incrementaron las reservas de oro porque los precios se duplicaron, y han comprado una cifra neta de 884 toneladas desde el pico de 2011, según muestran los datos del Fondo Monetario Internacional. Rusia fue el mayor comprador, al añadir aproximadamente 171 toneladas. Kazajstán compró 67.2 toneladas y Corea del Sur compró 65 toneladas. Las reservas de Turquía se hincharon a cerca de 371 toneladas en los últimos dos años, ya que aceptó oro en barras de los encajes de los bancos comerciales.

Además de comprar cuando los precios subieron, los bancos centrales vendieron en los mercados alicaídos, al disponer de cerca de 5,899 toneladas en las dos décadas desde 1988, lo que equivale a cerca de dos años de la oferta minera actual.

El Reino Unido subastó unas 395 toneladas a partir de julio de 1999, un mes antes de que los precios alcanzaran un mínimo de dos décadas, hasta marzo de 2002. El oro promedió aproximadamente US$277 cuando el país estaba vendiendo. La reserva del Banco de Inglaterra en lingotes y monedas, incluyendo una barra fundidas en Nueva York en 1916, ahora asciende a 310.3 toneladas, o 13% de las reservas totales del país.

El patrón oro

Warren Buffett, la cuarta persona más rica en el Índice Bloomberg de Multimillonarios y el inversor de más exitoso del mundo, ha dicho que el metal no tiene ninguna utilidad porque se traslada a las bóvedas, una vez extraído. Si bien países, desde EE.UU. hasta el Reino Unido, adoptaron el patrón oro en el siglo XIX para limitar la inflación, ya ningún banco central o institución gubernamental vincula la moneda directamente con el metal. La Reserva Federal, creada hace un siglo, cortó los lazos del dólar con el oro hace cuatro décadas.

Cuando se le pidió que explicara la volatilidad del oro y el impacto a largo plazo de reducción de estímulo económico, Bernanke dijo al Comité Bancario del Senado el 18 de julio que los inversores están viendo que hay una menor necesidad de “seguros contra desastres”. En una audiencia en el Congreso hace dos años, Bernanke describió al producto básico como un “activo” en lugar de “dinero”, y dijo que de los bancos centrales retienen los lingotes como resultado de una “larga tradición”.

Mantener esa tradición ha demostrado ser una decisión de inversión no muy buena. Kazajstán casi duplicó las reservas de los últimos dos años y Corea del Sur las expandió siete veces desde mediados de 2011.

“Bernanke estaba sugiriendo, a su manera, que al oro se le da demasiada importancia”, dijo Nouriel Roubini, profesor de economía y negocios internacionales en la Universidad de Nueva York. "El oro no es una moneda."

Cobertura contra la inflación

Los lingotes aumentaron 70% entre diciembre de 2008 y junio de 2011, cuando la Fed devaluó el dólar al inyectar más de US$2 mil millones en el sistema financiero, y estimuló la demanda de una cobertura contra la inflación. Esa protección no ha sido necesaria, ya que los precios al consumidor en Estados Unidos han aumentado a un ritmo anual medio del 1.7% en los últimos cinco años, en comparación con un promedio de cuatro décadas de 4.3%, según muestran los datos la Oficina de Estadísticas Laborales.

Después de tomar en cuenta la inflación, el oro vale casi la mitad de lo que valía en 1980. Alcanzó un récord para ese entonces de US$850 ese año, cuando la agitación política y financiera de EE.UU. a finales de los años setenta  provocó un aumento en los precios al consumidor. El metal está valorado en 464 dólares de 1980, de acuerdo con una calculadora en la página web del Banco de la Reserva Federal de Minneapolis.

Pronósticos de precios

Los analistas más exigentes dicen que el mercado bajista se profundizará. Goldman Sachs Group Inc. y Societe Generale SA prevén correctamente esa baja este año. Goldman, con sede en Nueva York, dice que los precios bajarán a US$1,110 en 12 meses y Societé Genérale, en París, lo ve en un promedio de US$1,125 en 2014. Los precios promediarán US$1,300 en el cuarto trimestre, el más bajo en tres años, según la media de estimaciones de 12 analistas compilada por Bloomberg.

Los bancos centrales compraron metal cuando la hoja de balance de la Fed creció cuatro veces desde 2008 y los responsables políticos de todo el mundo bajaron las tasas de interés a niveles sin precedentes. Grecia, Irlanda, Portugal, España y Chipre necesitaron rescates cuando la crisis de la deuda europea estalló hace cuatro años, provocando la preocupación de que las naciones serían obligados a abandonar el euro.

“Había la creencia, muy difundida, de que el euro como moneda dejaría de existir”, dijo Michael Aronstein, presidente de Marketfield Asset Management LLC en Nueva York, cuyo fondo MainStay Marketfield derrotó al 97% de sus pares en los últimos cinco años. “Muchos de los bancos centrales extranjeros pensaban que no podían mantener el euro y no querían aumentar los dólares. Fue la desesperación y el miedo lo que impulsó el aumento de la demanda”.

Poder de compra

Mientras que el oro se cotiza por debajo del alza de US$1,980 sobre una base ajustada por inflación, aún así ha sido mejor que el dólar en la preservación de su poder adquisitivo. Un dólar compraba cerca de tres cuartos de galón de leche en 1970, un año antes de que la paridad con el oro terminara; una onza de oro, 28 galones. A finales de 2011, con un dólar se obtendría alrededor de un cuarto de galón, y con una onza de oro en lingote, 420 galones.

Tener oro es una estrategia razonable y prudente, y los banqueros centrales probablemente construyan reservas con miras a una o dos décadas, en lugar de uno o dos años, dijo Nathan Sheets, el exjefe de la división internacional de la división de financiación de la Fed y ahora jefe global de economía internacional de Citigroup Inc., en una entrevista en agosto. EE.UU., Alemania e Italia, que en conjunto poseen el 44% por ciento de todas las participaciones de los bancos centrales, cambiaron las reservas de oro en menos de un 3% desde el inicio de 1999.

Fort Knox

Las tenencias de EE.UU., 8,133.5 toneladas, por valor de US$344,2 mil millones y que representan el 72% de las reservas totales, son las mayores del mundo. La mayor parte se almacena en el almacén de lingotes de EE.UU. en el Fuerte Knox, Kentucky, y ha sido mantenida en un valor contable de US$42,22 la onza, desde 1973, muestran las páginas web de la Casa de la Moneda de EE.UU. y de la Reserva Federal. El tesoro se contrajo en alrededor de 450 toneladas, o el 5%, desde entonces.

El exrepresentante de Texas, Ron Paul, el republicano que promovió un recuento independiente de las tenencias de oro de EE.UU. para demostrar que sí existen, también instó a que una comisión considere “una base en metálico para la moneda EE.UU.". Utah reconoce a los metales preciosos como moneda de cambio, y los legisladores en por lo menos otros seis estados tienen o están considerando proyectos de ley para aceptar monedas de oro como moneda de curso legal.

“La era del patrón oro, por lo menos desde un punto de vista académico, y creo que de las personas que fueron sus contemporáneos en el siglo XIX, es que no funcionó muy bien”, dijo el presidente de la Fed de San Louis, James Bullard, el 23 de agosto en Jackson Hole, Wyoming. “Me parece que sería muy problemático atar el dólar con el oro en un ambiente donde el oro está fluctuando como un loco”.

Cantidades fijas

El retorno a un patrón oro, un sistema monetario en el que las monedas se convierten en cantidades fijas de metal, no sería viable porque no hay suficiente (oro) disponible y eso impediría que los gobiernos relajaran la política monetaria, dijo Bernanke en la Universidad George Washington, en marzo de 2012.

Las tenencias de oro de los bancos centrales se valoran a US$1,35 billones ahora y totalizaron US$1,9 billones en septiembre de 2011 a los precios de entonces. Las naciones comprarán otras 500 toneladas más en 2018, según Morgan Stanley. Su apetito contrasta con los inversores que reducen el valor de las participaciones en los ETP en un 43% este año a US$81,4 mil millones, según datos compilados por Bloomberg.

La compra más reciente del banco central comenzó hace menos de un año antes de que Soros llamara al oro en barras “la última burbuja de activos”, en enero de 2010. El inversionista de 83 años de edad vendió toda su participación en el SPDR Gold Trust (GLD), el mayor ETP respaldado por el oro, en el segundo trimestre. Paulson recortó la participación de su compañía en un 53% en el período.

Mercados emergentes

Venezuela mantiene 67% de sus reservas en oro, la mayor entre los países de mercados emergentes, comparado con menos de 9% de Rusia. Mientras que el banco central de Rusia continúe comprando, el ritmo pudiera variar, dijo en enero el primer vicepresidente Alexéi Uliukiev. Las fluctuaciones del oro en lingotes no lograron cambiar la visión del papel de las reservas de oro del banco, dijo su expresidentes banco Serguéi Ignatiev en junio.

“Ha existido la percepción de que son un indicador contrario cuando compran y venden, pero ellos no son comerciantes”, dijo Quincy Krosby, estratega de mercado Prudential Financial Inc., de Newark, Nueva Jersey, que supervisa más de US$1 billón de activos. "Algunos bancos centrales han llegado a ver el oro como una moneda alternativa, sin duda, como una defensa ante posibles presiones inflacionarias por el despliegue histórico de la flexibilización cuantitativa y las bajas tasas de los bancos centrales del mundo”.

 

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes