Cultura

Villa Mella le cantó un último son a Bartolito

Por Teresa Guerrero /Acento.com.do


SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El son dominicano está de luto, ha partido uno de sus mayores exponentes, un artista de mirada limpia, de sonrisa tierna e inocente, un intérprete de mucho valor musical.

Desde ayer domingo Villa Mella le llora, toca y canta a ritmo de son. Hoy lunes 28 de enero, su cuerpo será llevado al cementerio de Villa Mella a ritmo de son. "Sólo queda Bartolito, seguir bailando tu música, seguir escuchando tus maribeles…conservarte tan vivo como siempre".

Guadalupe Heredia, Nenito, compositor, cantante, guitarista “con “Bartolito y Los Bravos del Son” participaba como segundo cantante de la agrupación y güirero, cuando en ocasiones él no podía ir hacía las veces de Bartolito. Con más de 20 años compartiendo en la música y más de 30 años compartiendo como personas, la partida de Bartolito significa un profundo hueco en la música, principalmente en el son, sin temor a equivocarme creo que era uno de los soneros más sobresalientes del país y que más llevó el son a países extranjeros a representar la República.

Creo que hay un son con sabor a Villa Mella. Yo he tenido la oportunidad de viajar a Cuba, y allá son muy buenos, no hay desperdicios, pero el de nosotros tampoco. Considero que ellos son buenos allá y nosotros buenos acá.

Me parece que hay un son del país y a su vez un son Villa Mella, con sabor a Bartolito. Hubo una época que el son no tenía salida, después que el son fue una música de opción, se apagó. Entonces estaba Pablo Mendoza, que por problemas de salud ya no estaba en el medio; Los Compadres que a veces venían; Cuco Valoy en esa época comenzó a grabar merengue, entonces sale Bartolito, sale sólo con un grupo de son que se llamaba “Bartolito y Nenito” y el sexteto juvenil.

Comenzamos cinco músicos nada más y de ahí caímos a la radio en un programita que teníamos en Radio Recuerdo, se integró una trompeta, después se le cambió el nombre hasta el momento: “Bartolito y Los Bravos del Son”.

De ahí se siguen integrando más grupos soneros en Haina, aquí mismo en Villa Mella, pero sigue siendo Bartolito como la línea a seguir en el son,  todos los demás soneros habido y por haber, llámese Sonia Cabral, Los Científicos, Los hermanos Heredia, todos salen, de alguna manera pasan por la escuelita, porque Bartolito ha sido como un maestro,  todos esos muchachos que han subido a tarima.

Yo no subí porque soy muy melancólico y para dañar, yo me quedé tranquilito aquí en esta esquinita, pero todos los que han subido ahí, de alguna manera lo que hacen ha tenido que ver con Bartolito, tienen de alguna manera que agradecer el trabajo que pueden musicalmente hacer a Bartolito que hay un son de Villa Mella y un son del país y el de Villa Mella tiene el toque de Bartolito.

Ese es el hombre que ha ido a Guadalupe, el que ha llevado el son a  Nueva York, es el hombre que ha llevado el son a Cuba, entonces no es que es sólo el sonero de aquí, sino que también lo ha expandido a las demás ciudades.

Opino que eso tiene un, mérito un don, para mí que Bartolito es resuelto y de otras músicas como la que tocaba la orquesta “Anacruce”, que para esa época fue la mejor de Villa Mella, que tenía un tema pegado que se llamaba “Señor policía”.

Para esa época nos invitan a amenizar una fiesta en Baní, y en Baní son medios racistas, y como Bartolito estaba tan pegado en la radio, pensaban que Bartolito tenía otra figura, que era mejor de asimilar, sí, que era así como unos “kelis” que se dejaban para la época.

Una muchacha pregunta ¿y cuándo es que va a llegar Bartolito?, y le dicen: es aquel, ella respondió: “y eso eh”. De eso me acuerdo como ahora, estábamos super pegados, tocábamos 7 fiestas por semana, íbamos a programas de televisión.

A pesar de estar pegados Bartolito nunca tuvo ese aceite, como decimos en argot popular, Bartolito siempre fue humilde.

Aparte de lo de Baní no sentimos más racismo, debimos llamarnos “Los bravos del son”, cuando subíamos a tarima y comenzábamos a hacer nuestro trabajo, la gente se olvidaba del físico de nosotros, porque el trabajo era bueno y salíamos por la puerta grande.

Bartolito como arte no recibió ayuda del Estado, no recibió un amplificador, ni un vehículo para mover el grupo que tanto soñó y gestionó, todo se quedaba en promesas, ya al final de la campaña pasada el Estado lo pensionó.

Bartolito era dos Bartolito en uno, un Bartolito que es de la misma clase de los que estamos aquí, y un Bartolito amigo de los funcionarios, que es el amigo del reformista, del PRD, de empresario, toda esa gente cuando el quería grabar algo le decía “mira yo quiero que me ayuden a grabar esto…”

 

Tony, del grupo “Sabor a son”, perteneció a “Los Bravos del Son”, formula: “con esta despedida a Bartolito, se perdió una prenda pero muy valiosa del son, pero nosotros los que quedamos tocando son no vamos a dejar morir el son, ahora es que el son va a vivir, porque eso es lo que él quiere.

Bartolito fue una escuelita, fue la escuelita de Sonia, mía, de todos los que estamos aquí, Bartolo le gustaba el son, los boleros de ayer y para revivirlo a él, nosotros le vamos a cantar, le vamos a tocar todo lo que era de Bartolito para mantener la tradición. Bartolo quiso cultivar el son montuno, a él le gustaba.”

Sonia Cabral, líder del grupo “Los científicos del son”, nos expresa: “Ay Dios mío, la partida de Bartolito nos ha consternado a todos los músicos de Villa Mella, a todos los músicos de Santo Domingo, a todos los soneros".

Bartolito fue el pionero de la música sonera en Villa Mella, fue el sonero que llevo la música al mundo y fue el maestro, el que enseñó, en que nos enseñó, el que tuvo la coraza de sentarse a decirnos esto está mal, háganlo así que así está bien.

Hemos perdido la persona más intelectual del son, la persona que dio vida al son en Villa Mella y la persona que hizo son donde la mayoría de sus éxitos eran inéditos, eran autoría de él, él escribía y le ponía su música a sus temas. Él con su guitarra buscaba los tonos, hacia las letras, buscaba los tonos, le daba la tonalidad al disco, al tema, al son, hacía un son como nadie.

Su estilo era propio. Tocó son montuno, bolero-son, guaracha, tenía de todo en su repertorio. Nos deja una tarea fuerte, seguir haciendo son, tratar de que el son concurra no sólo en República Dominicana sino en el mundo, hacer que el son crezca y que hayan personas que se interese por el buen son que nosotros hagamos, esa es la tarea ahora, la tarea es fuerte.

Bartolito no recibió atención del  Estado, al final fue pensionado, pero el luchó mucho por esa pensión. El Estado nunca se ha preocupado por si se toca el son, por la cultura de Villa Mella que es el pri-pri, los congos, los palos, que estaba en todo Bartolito, hacía palo, pri-pri, hacia Congo, hacia velación y hacía son, o sea la cultura de Villa Mella. No hemos tenido, no hemos encontrado un apoyo para que el son pueda crecer.”

 

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes