Cultura

Resaltan aportes de Los Hermanos Guillén a la promoción y conservación de la identidad cultural dominicana

Por Servicios de Acento.com.do


YAMASÁ, Monte Plata. La fiesta cultural que organizan los hermanos Guillén en honor a San Antonio Negro se ha constituido en un acontecimiento nacional e internacional, debido a la importancia que tiene para la promoción de las raíces culturales y la identidad dominicana. Y aquí estuvo Radio Cimarrona, medio que realza el derecho a la comunicación y la cultura de los pueblos como un derecho humano.

La celebración tiene lugar el domingo más próximo al 13 de junio, día del santo. Este año se celebró el 12 de junio. Se trata de una tradición que tiene 112 años, iniciada por Albertina Torres, bisabuela de los hermanos Ramón Antonio, Manuel Antonio, Esteban Antonio y Jesús Antonio Guillén.

Esteban Guillén contó parte de la historia para Radio Cimarrona: “Mi bisabuela Albertina Torres, cuando viene a Yamasá, trae consigo la tradición de su familia, que por generaciones había sido devota de San Antonio. Se instala en esta misma propiedad y comienza a promover la actividad en la familia”.

Dijo que al morir la bisabuela, su tía Juana Antonia continuó la tradición: “Y luego nos corresponde a nosotros. En principio se hacían nueve noches y nosotros hemos tratado de hacer una actividad que se extienda a rescatar otras tradiciones escondidas para que la gente pueda conocerlas”.

Si bien esta festividad en sus orígenes era estrictamente religiosa, hoy conjuga un sinnúmero de expresiones de la cultura dominicana, por lo que es calificada como única en su género. La consideración es del cantautor y sociólogo Roldán Mármol, de la Fundación Cultural Cofradía, quien participa de ella cada año.

“Era una fiesta tradicional, sin embargo, al crearse el taller con el tema taino fueron ampliando sus relaciones y esta fiesta comenzó a ser un referente nacional e internacional. Se fue expandiendo y ya tenemos aquí palos, jera-pega, salve, perico ripiao, bachata, guloyas, gaga. Además de esto, tenemos los grupos de promoción folclórica de la UASD, el grupo de baile folclórico de Santiago, lo que la convierte en una síntesis de la diversidad cultural en República Dominicana, por lo que atrae a artistas, gestores culturales, artesanos…”

A media tarde del domingo, Roldán, portando un fuete, se integró al gagá que recorrió toda el área: “Mi compromiso es hacer como lamé durante el recorrido con el grupo de gaga, que es un trabajo que he hecho como iniciado en esa área con diferentes grupos, especialmente de los bateyes del este. El lamé lleva el fuete, va delante de todo el grupo junto con la bandera, y va con el fuete limpiando el camino”.

Roldán participa en la fiesta con los comunitarios.
Roldán participa en la fiesta con los comunitarios.

Durante el recorrido, el gagá, con su vestimenta colorida, ingresó hasta el altar dedicado a San Antonio, rindiéndole tributo al santo con su música y su baile. El altar estuvo cuidado todo el tiempo por Andrea Polanco, conocida como Dulce, tía de los hermanos Guillén y fiel devota de San Antonio Negro. Ella era la reina del altar.

“Soy devota de San Antonio, tengo 40 años sirviéndole, he recibido muchas bendiciones, él es poderoso, es milagroso. Vengo desde Elías Piña con la celebración… La mamá de ellos (los hermanos Guillén), Lourdes María Polanco, era mi hermana”, cuenta Dulce para Radio Cimarrona. Como reina, era su rol recibir a las personas que visitaban el altar y pasarle el santo cuando alguna persona enferma clamaba ante él por su salud.

El altar tenía una pequeña estatua del santo hecha en barro rodeada con un rosario blanco, y un cuadro del santo, también de barro, en el frente. Otros cuadros en el altar correspondían al Corazón de Jesús y a la Virgen María. Todo estaba decorado con papeles multicolores y decenas de velones encendidos, muchos de los cuales fueron llevados por personas devotas.

Este año la fiesta de San Antonio estuvo dedicada a la ciudad de Santiago, por lo que grupos de baile y comparsas de lechones hicieron sus presentaciones.

Para el músico y promotor de la cultura José Duluc, se trata de una fiesta de la dominicanidad, “porque reúne varias expresiones, porque reúne un santo que viene desde África y se sincretiza con San Antonio. Los hermanos Guillén le dan realce a esta fiesta. Toco con diferentes grupos. Me nutro y enseño. Estas fórmulas musicales son únicas en el mundo, y somos el primer punto de América donde convergieron estas culturas, incluyendo la cultura precolombina”.

Duluc propuso hacer una curaduría de todos estos grupos musicales, y que se enseñen esos ritmos en la escuela. “Deben darse estas músicas tradicionales en la escuela. Anteriormente se educaba con la música. Debemos rescatar esa tradición, el valor de la música y su profundidad. Esta es la dominicanidad, construida en las lomas, a partir de sus propios valores y capacidades... Esta es la dominicanidad, sencillamente”, afirmó durante su conversación para Radio Cimarrona.

Sobre San Antonio Negro

“San Antonio Negro no es el occidental sino el de los africanos. Los españoles obligaban a los negros africanos en la isla a que acogieran las religiones y creencias españolas, entonces los negros camuflan estratégicamente estas creencias con el motivo de hacerles creer a los españoles que ellos creen en sus religiones cuando en realidad no era así”, explica el sociólogo Dagoberto Tejada en una publicación consultada

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes