San Salvador, 1 ene (EFE).- La Iglesia católica salvadoreña afirmó hoy que destruyeron el mural que decoraba desde 1997 la parte frontal de la Catedral Metropolitana de San Salvador porque estaba deteriorado y "no era viable" una "restauración".

Asimismo pidió perdón al autor de la obra, el artista salvadoreño Fernando Llort, por no haberle comunicado antes sobre la decisión de destruir su mural de azulejos, que era un homenaje a la firma de la paz en el país tras 12 años de guerra civil (1980-1992).

"Previo a la decisión (de destruirla) nosotros hicimos un estudio, nosotros sí pensamos hacer la restauración, en ese caso pensábamos hablar con el artista, para ver de que manera, pero cuando vimos que no era viable (…), entonces tomamos la decisión de retirarla", dijo el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, durante su la tradicional conferencia de prensa dominical.

Agregó que "un mosaico como el que estaba (allí) no soporta las inclemencias del tiempo" y, por eso, quieren tenerlo "adentro" de la catedral, aunque reconoció que todavía no han hablado con Llort.

"Ojalá él esté de acuerdo y podamos hacerlo de nuevo a una escala menor en una pared interior (de la catedral)", resaltó el prelado.

"También pedimos una disculpa" al artista por no haberle informado "nada" antes de destruirlo, "nosotros obramos pensando en que lo más viable era eso, porque si después de 15 años ya presenta todos estos daños, entonces constantemente íbamos a tener que estar (restaurándolo)", enfatizó.

La Secretaría de Cultura de la Presidencia (Secultura) lamentó y condenó la destrucción del mural el viernes pasado y afirmó que solo ella, a través de la Dirección Nacional de Patrimonio Cultural, puede ordenar una remodelación de este tipo y que la Dirección "no recibió ninguna solicitud de intervención en el inmueble".

Añadió, en un comunicado, que la obra de catedral todavía "no había sido declarado como bien patrimonial", pero que "ya contaba con un proceso de declaratoria, proceso que, una vez iniciado, le da la salvaguarda para que no sea intervenido bajo ningún criterio".

Por su parte, Escobar Alas reconoció hoy que nunca solicitaron a la Secultura un permiso para la destrucción, pero que tampoco han sido notificados de que la obra era "patrimonio nacional; con esto no quiero quitarle méritos a la obra", resaltó.

Además descartó que se haya quitado el mosaico por poner una imagen del Divino Salvador del Mundo, como afirmaron recientemente algunos medios locales.

El mosaico de Llort, quien nació en El Salvador en 1949, en La Palma, departamento de Chalatenango (norte), decoró la parte frontal de la catedral salvadoreña desde agosto de 1997.

"Para él -Fernando Llort- era la obra más importante de su vida, son palabras de su boca", dijo recientemente María José, hija del artista salvadoreño, a medios electrónicos locales. EFE