Cultura

El debate de dos libros arrastra también a varios intelectuales de RD


SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Naya Despradel publicó un artículo sobre las muertes de Pilar y Jean, y puso en duda el crimen que siempre se había alegado en contra de esa familia. Angelita Trujillo, supuesta amiga de los dos esposos muertos, estaba de por medio.

La respuesta de Pilar Awad Báez, la niña que sobrevivió al parto de su madre, fue contundente. Rechazó la investigación de Naya Despradel, directora de OGM Central de Datos, y quedó plantado un desafío. Naya emprendió una investigación de amplio alcance, que se convirtió en un libro titulado “Pilar y Jean, Investigación de dos muertes en la Era de Trujillo”. Se publicó en el 2012.

Frank Moya Pons, historiador, dijo que el libro de Naya iniciaba “una nueva rama en la historiografía dominicana: la historia forense”. El libro de Naya fue un éxito editorial, pues la obra se encargó de recoger con minuciosidad todas las fuentes posibles, testimoniales y documentales, sobre los hechos en que murieron los esposos Pilar y Jean Awad. Pilar murió en el parto de su hija y Jean en un accidente automovilístico.

La respuesta al libro de Naya no se hizo esperar. Pilar Awad Báez, auxiliada por un investigadora y criminóloga, Eva Álvarez, este año dio a conocer su obra “La Verdad de la sangre: Jean Awad y Pilar Báez, dos trágicas muertes durante la tiranía de Trujillo”.

Juan Daniel Balcácer, historiador y presidente de la Comisión de Efemérides Patrias, hizo un prólogo de encomios al libro de Pilar y Eva. “En mi opinión es tal el peso de las huellas, evidencias o indicios que contiene La Verdad de la Sangre, que refutar sus conclusiones no resultará tarea fácil a menos que se disponga de nuevas fuentes verosímiles que permitan sostener un punto de vista contrario al que defienden Pilar Awad y Eva Alvarez….Se trata de un novedoso aporte que viene a enriquecer la bibliografía dominicana sobre aspectos intrahistóricos de las postrimerías de la tiranía trujillista”.

Pero Frank Moya Pons, hasta hace dos semanas presidente de la Academia Dominicana de la Historia, “Despradel remueve el velo que ocultaba las causas reales de la muerte de dos jóvenes esposos al final de la Era de Trujillo. Sus hallazgos y sus conclusiones borran definitivamente las leyendas que fueron construidas para asignar a esas muertes una motivación política que no tuvieron. Esta obra es un modelo de pesquisa que sólo encontraremos en el ejercicio honrado de algunos detectives profesionales. El que la lea con imparcialidad y sin intenciones ulteriores tendrá que reconocer que la autora hace justicia a todas las partes envueltas, independientemente del papel que jugaron en la sociedad dominicana de entonces”.

Pero Juan Daniel Balcácer elogia el libro de Pilar y Eva diciendo de él que trata de “huellas, rastros o indicios nuevos que constituyen el hilo conductor de la investigación realizada por Pilar Awad Báez y Eva Álvarez, quienes han logrado reunir documentos y testimonios de otros testigos directamente vinculados a los hechos objeto de su investigación, y como quien arma un rompecabezas, concluyen que las muertes de Pilar Báez y de Jean Awad fueron obras de manos criminales. Todo cuanto las autoras plantean y exponen en La Verdad de la sangre contribuirá considerablemente a cambiar parte de la percepción que hasta ahora han tenido muchas personas respecto de ese trágico episodio, pues es evidente que el conjunto de testimonios aportados proporcionan nuevas perspectivas epistemológicas de aproximación al caso Awad-Báez”.

Pilar Awad Báez dice en su prólogo del libro LaVerdad de la sangre que lo escribe en reclamo de justicia, y para que otras víctimas se animen a relatar su verdad, “a fin de que les aporte sanación y libertad para poder vivir en paz consigo y con los demás, contribuyendo así a forjar un mejor país”.

Naya Despradel dice que escribió el libro con la intención de descubrir una verdad. Nada que ver, dice con ninguna simpatía o defensa de la tiranía de Trujillo. “Ojalá que este libro sirva para librarnos de temores que no tienen sentido, para animarnos a investigar, para analizar los datos y situaciones que se nos presentan como verdaderas pero que se dirigen a conseguir provecho, sea pecuniario, de prestigio o de cualquier otro tipo”.

El tema es apasionante, en especial para la investigadora en que se ha convertido Naya Despradel, y para Pilar Awad Báez, escritora y traductora, hija de la pareja fallecida en hechos separados.

La cuestión seguirá en debate. Los dos libros están disponibles en las librerías. Pilar Awad Báez acusa a Angelita Trujillo y a su esposo, Luis José León Estévez (Pechito) de las muertes de sus padres, porque supuestamente la hija del dictador estaba enamorada de Jean Awad. En 1962 se publicó un conflicto de pareja, entre Pechito y Angelita, en que supuestamente León Estévez amenazaba con acuchillar a la hija del dictador porque esta confesó que sus hijos eran de Jean Awad y no de su esposo.

La historia se encuentra reseñada en el libro de Pilar Báez Awad, como elemento que refuerza su hipótesis del interés de Angelita en asesinar a su madre, por el capricho de vivir con su padre.

Noticia relacionada:

www.acento.com.do/.../Muertes-matrimonio-Awad--Baez-que-tuvo-que-ver- Angelita-Trujillo.html

hace 3 horas ... Angelita se habría encaprichado de una manera desesperada por Jean Awad, por lo que hizo todo lo posible para separarlo de Pilar.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes