Los fastuosos palacios de Sadam Hussein, Muamar Gadafi y otros gobernantes autócratas

Por BBC News Mundo



Image copyright

Getty

Image caption

Nicolás y Elena Ceausescu fueron ejecutados por un pelotón de fusilamiento en 1989.

Este 19 de marzo abre las puertas al público por primera vez en 27 años el "Palacio de Primavera" del exmandatario rumano Nicolás Ceausescu.La residencia, construida en uno de los barrios más exclusivos de Bucarest, es un derroche de lujo y opulencia.BBC Mundo te muestra cómo era este palacio y los de otros gobernantes autócratas.

El "Palacio de Primavera" de Nicolás Ceausescu en Bucarest, Rumanía

Image caption

La casa de Ceausescu reabre sus puertas al público por primera vez, 27 años después de la caída del régimen comunista en Rumania.


La residencia de la familia Ceausescu abre sus puertas al público más de un cuarto de siglo después de la caída del comunismo.Nicolás y Elena Ceausescu vivieron en el "Palacio de Primavera" en Bucarest desde la década de 1960, cuando la mayor parte de los rumanos vivía en la pobreza.La pareja fue derrocada y ejecutada por un pelotón de fusilamiento en 1989.Pese a su nombre, el edificio no es un palacio sino una villa espaciosa decorada con un estilo pomposo, con mucha pintura de oro, un mobiliario con una decoración muy recargada y un papel aterciopelado de colores muy vivos sobre las paredes.Los visitantes podrán recorrer la residencia que cuenta con 80 habitaciones y, según se dice, una sala de cine, una piscina y un impactante vestidor.La vivienda está construida en un terreno de 14.000 metros cuadrados en el apetecido barrio Primavera de Bucarest.Tras la revolución de 1989 en Rumanía, el edificio fue ocupado por el Estado y solo en raras ocasiones sirvió para alojar a delegaciones oficiales.Fue puesto a la venta en 2014, pero no atrajo a compradores.

El complejo de Bab al Aziziya de Muamar Gadafi en Trípoli, Libia

Image caption

Rebeldes libios toman recuerdos del complejo de Bab al Aziziya, tras su captura en 2011.


El complejo de Bab al Aziziya sirvió como la principal base de operaciones para el líder libio Muammar Gadafi hasta que fue capturado y muerto por las fuerzas rebeldes en 2011, durante la guerra civil en ese país.Mientras era ocupado por el coronel Gadafi, el complejo estuvo envuelto en el misterio y era temido por muchos libios. Llegó a ser un símbolo del mandato de Gadafi y fue tomado por las fuerzas rebeldes cuando estas atacaron la capital del país en agosto de ese año.Se hizo famosa la imagen de los rebeldes arrancando y pateando luego la cabeza a una estatua de Gadafi, tras tomar el lugar.Dentro del complejo hallaron una red de túneles y, según algunas informaciones, el lugar disponía también de un teatro y salas de hospitalización.En octubre de 2011, empezaron a demoler los muros exteriores con excavadoras, pero dejaron esa tarea a medias. Ahora hay propuestas de terminar la demolición del complejo y construir un parque en su lugar.

El altar del Santo Niño de Ferdinand e Imelda Marcos en Tacloban, Filipinas

Image caption

El altar del Santo Niño fue construido en Tacoblan, ciudad de residencia de Imelda Marcos.


La construcción de esta mansión se inició a finales de la década de 1970 y fue concluida en 1981, cuando se acercaba el fin del régimen de Ferdinand Marcos.Construida en Tacloban, la ciudad de donde procedía su esposa Imelda y bautizada con el nombre de un ícono religioso, alberga la extensa colección de pinturas de los Marcos, cerámicas antiguas, incluyendo jarrones de la dinastía Ming, elaboradas tallas en marfil y otras piezas de colección que muchos consideran que reflejan los excesos del matrimonio Marcos.El "altar" de unos 2.000 metros cuadrados alberga un espacioso salón de baile en el segundo piso, una piscina olímpica, lujosos salones comedor y 13 habitaciones para invitados, cada una decorada con motivos distintos que representan las diferentes regiones del país.Fue una de las 29 "casas de descanso" que la pareja construyó por todo el país. Ahora funciona como un museo.Ferdinand Marcos fue derrocado en 1986 por una revuelta cívico-militar, tras dos décadas en el poder.

El palacio Mezhyhirya del expresidente Viktor Yanukovych, en Kiev, Ucrania

Image caption

El palacio Mezhyhirya del expresidente Viktor Yanukovych fue abierto al público tras su huida de Ucrania.

La impresionante propiedad del ex presidente de Ucrania Viktor Yanukovych fue abierta al público después de que el Parlamento aprobó destituir al mandatario en febrero de 2014 y restituir la propiedad del palacio Mezhyhirya al Estado.Dentro de los muros del complejo conocido como Mezhyhirya, a las afueras de la capital, Kiev, se levantan lujosas edificaciones en medio de muy cuidados jardines.La propiedad dispone además de la réplica de un galeón que flota en un canal artificial, un zoológico y un campo de golf.Sus parques están llenos de estatuas, estanques con fuentes, una cancha de tenis y un pabellón de columnas.Para muchos de los que protestaron contra el gobierno, la opulencia era un símbolo de la supuesta corrupción existente en las más altas esferas del gobierno de Ucrania.

El palacio Republicano de Sadam Hussein en Bagdad, Irak.

Image caption

Muchos iraquíes vivían en la pobreza, mientras Sadam Hussein tenía uno de los palacios más opulentos del mundo.


En 2003, una coalición liderada por Estados Unidos invadió Irak para sacar del poder a Sadam Hussein. Él fue capturado posteriormente y, en 2006, fue condenado y sentenciado a morir ahorcado.Hussein tenía varios palacios en Bagdad y alrededor de todo el país.En uno de ellos había un centro de comando y un refugio nuclear. También había una estación eléctrica, una planta de filtrado y de tratamiento de agua.Otro palacio en Basora, al sur de Irak, construido en 1990 por Hussein, exhibía 56 ventanas en su fachada y tenía 18 habitaciones gigantes, 12 balcones, ocho salas de baño espaciosas y cinco escaleras. Todo esto es apenas uno de los 15 edificios lujosos construidos en el mismo complejo.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes