BBC News Mundo

El tío Joe: quién es Biden, el veterano y afable heredero de Obama que se convirtió en la opción menos arriesgada para derrotar a Trump

Es uno de los políticos con más experiencia en el mundo, conocido por sus posturas moderadas y por su cercanía y capacidad de conectar con la gente común, pero también por algunas meteduras de pata. ¿Será capaz de sacar a Trump de la Casa Blanca?

Por BBC Mundo



Primer plano de Joe Biden

Getty Images

Los valores que más se destacan de Joe Biden son su cercanía y capacidad de conectar con la gente común.

Joe Biden es la persona que se interpone en el camino de Donald Trump para permanecer cuatro años más en la Casa Blanca.

Biden, quien fuera vicepresidente con Barack Obama, ya es oficialmente el candidato demócrata a las elecciones del próximo 3 de noviembre tras la Convención Nacional de su partido, que este año se celebró virtualmente por la crisis del coronavirus.

Para sus seguidores, "el tío Joe" es un experto en política exterior con décadas de experiencia en Washington, unhombre cercano,de clase trabajadora, cuyo encanto llega con facilidad a la gente común.

Es además un hombre que ha superado con valor terribles tragedias personales.

Para sus detractores, es un desfasado miembro del establishmentcon tendencia a meter la pata y demasiado mayor para el cargo.

Joe Biden.

Reuters

Biden aceptó este jueves formalmente la nominación demócrata a la presidencia.

En su discurso de aceptación de la nominación demócrata, Biden trató de despejar las dudas que todavía se ciernen sobre él.

"Si me confían la presidencia, me apoyaré en lo mejor de nosotros, no en lo peor. Seré un aliado de la luz, no de la oscuridad. Es la hora de que nosotros (...) nos unamos y, no se equivoquen, unidos podemos superar y superaremos esta etapa de oscuridad", aseguró.

¿Tiene Biden lo que se necesita para sacar a Trump de la Casa Blanca (con la ayuda de la senadora Kamala Harris como candidata a la vicepresidencia)?

Un controvertido don de palabra

Biden tiene una larga trayectoria haciendo campañas electorales. Su carrera en Washington empezó en el Senado en 1973 y su primer intento de llegar a la presidencia data de 1987.

Como orador tiene un talento natural para conquistar a los electores, pero es también una bomba de tiempo, siempre a una frase de distancia del desastre.

Joe Biden en la década de 1970.

Getty

Joe Biden se inició en la política cuando muchos de los votantes actuales ni siquiera habían nacido.

Esa tendencia a dejarse llevar mientras habla frente a una multitud puso fin a su primera campaña presidencial (esta es la tercera) antes incluso de que arrancara.

En los mítines empezó a decir "Mis antepasados trabajaban en minas en carbón en el noreste de Pensilvania" y aseguraba que estaba molesto porque ellos nunca tuvieron en la vida las oportunidades que merecían.

Pero ninguno de sus antepasados había sido minero. Había tomado esa frase (y muchas otras) de un discurso del político británico Neil Kinnock, cuyos familiares realmente habían trabajado en las minas.

Esa fue apenas la primera de muchas frases que han terminado por ser conocidas como las "bombas de Joe".

Presumiendo de su experiencia política en 2012 le dijo a una multitud confundida: "Amigos, les puedo decir que he conocido a ocho presidentes, tres de ellos de forma íntima", sugiriendo accidentalmente que había tenido sexo con los mandatarios y no simplemente que había sido un amigo cercano.

Barack Obama y Joe Biden.

AFP

Biden fue el vicepresidente de Barack Obama de 2009 a 2017.

Como vicepresidente de Obama en 2009 causó alarma entre los ciudadanos al decir que había un "30% de probabilidades deerror" en su gestión de la economía.

Y es que quizá Biden fue afortunado de haber sido escogido como el compañero de fórmula del primer presidente negro, tras describirlo como "el primer afroestadounidense corriente que sabe expresarse, es brillante, limpio y bien parecido".

Pese a ese comentario, el apoyo a Biden entre los afroestadounidenses ha sido muy alto durante la actual campaña presidencial.

Sin embargo, una aparición reciente en un programa de radio conducido por el presentador negro Charlamagne Tha God rápidamente derivó en un desastre, tras decir: "Si tienes problemas para decidir si me apoyas a mí o a Trump, entonces no eres negro".

Videochat entre Charlamagne Tha God y Joe Biden.

THE BREAKFAST CLUB ON POWER 105.1/Via Reuters

Biden generó polémica al decir a los afroestadounidenses que si no se pueden decidir entre él y Trump "entonces, no eres negro".

Esa frase desató una tormenta en los medios que puso a su equipo de campaña a trabajar desesperadamente para intentar mitigar la impresión de que Biden daba por asegurados los votos de los afroestadounidenses.

Es fácil ver por qué un periodista de NY Magazine escribió el año pasado que la posibilidad de que "Biden improvise un discurso es algo que todo su equipo de campaña parece estar concentrado en evitar a toda costa".

Es por eso que este jueves sus simpatizantes respiraron aliviados tras escuchar el poderoso discurso, libre de errores, que pronunució el candidato.

Veterano de campaña

La otra cara de sus habilidades (y deficiencias) oratorias es que en un mundo de políticos autómatas que escupen discursos cuidadosamente armados, Biden luce como una personaauténtica.

Dice que el recuerdo de su tartamudez infantil hace que no le guste leer los discursos de un apuntador electrónico y, en lugar de ello, habla de memoria.

Joe Biden

Reuters

A diferencia de otros políticos, Biden se siente muy cómodo cuando se encuentra con los votantes.

Joe Biden

Getty Images

Biden fue electo como senador en siete ocasiones.

Biden es capaz de llevar hasta la histeria un mitin con obreros estadounidenses con un discurso improvisado y luego unirse a la multitud, dando apretones de mano, palmadas en las espaldas y posando para selfies como una estrella de rock canosa.

"Él los junta y los abraza verbalmente y, a veces, físicamente", le dijo John Kerry, exsecretario de Estado y excandidato presidencial, a la revista New Yorker.

"Es un político muy de contacto. Y lo es de verdad. Nada de esto es fingido", agregó.

Todo esto, obviamente, antes de la expansión del coronavirus y las consabidas medidas de distanciamiento social.

Pero, justamente, lo "sobón" que se pone también se ha vuelto una fuente de problemas.

Acusaciones

El año pasado, ocho mujeres acusaron a Biden por toques, abrazos y besos inapropiados, mientras que la televisión estadounidense mostraba videos en los que se le veía saludando a mujeres en eventos públicos con gestos de mucha proximidad física, lo que -en ocasiones- incluía oler sus cabellos.

En respuesta, Biden se comprometió a "tener más cuidado" en sus interacciones.

No obstante, el pasado marzo, Tara Reade denunció que él lapuso contra una pared y laagrediósexualmente hace 30 años, cuando ella trabajaba como asistente de su oficina en Washington.

Protesta de mujeres víctimas de agresión sexual.

Getty Images

La acusación por agresión sexual contra Biden pone presión sobre su candidatura.

Biden rechazó la acusación y su equipo de campaña emitió una declaración negando lo ocurrido.

En defensa de su candidato presidencial, los demócratas señalarán que más de una decena de mujeres han acusado al presidente Trump de varios actos de agresión sexual pero ¿se puede reducir este tipo de asunto a una cuestión meramente numérica?

Desde la aparición del movimiento #MeToo, los demócratas -incluyendo a Biden- han insistido en que la sociedad debería creer a las mujeres. Cualquier intento de minimizar las acusaciones en su contra dejará a muchos activistas en una posición muy incómoda.

En una entrevista emitida este año en televisión, Reade acusó a miembros del equipo de Biden de "decir cosas realmente horribles" sobre ella y hacia ella "en redes sociales".

Reconoció que Biden directamente no había hecho estas cosas, pero acusó a su equipo de campaña de hipocresía.

Evitar repetir los mismos errores

Pese a lo problemático que ha sido en el pasado, sus partidarios esperan que el estilo de Biden -menos lejano y distante, más cálido con la gente común- evite que caiga en la misma trampa que muchos candidatos demócratas anteriores.

Donald Trump y Hillary Clinton.

Reuters

Hillary Clinton fue derrotada por Trump, pese a que ella tenía mucha más experiencia política.

Tiene una enorme experiencia en Washington, con unas tres décadas en el Senado y ocho años como vicepresidente de Obama. El problema es que este tipo de currículo largo no siempre ayuda.

Al Gore (ocho años en la Cámara de Representantes, ocho años en el Senado y ocho años como vicepresidente), John Kerry (28 años en el Senado) y Hillary Clinton (ocho años como primera dama y ocho años en el Senado) fracasaron cuando intentaron derrotar a candidatos presidenciales republicanos con menos experiencia.

Los seguidores de Biden esperan que su carácter más centrado sirva para que él no corra la misma suerte.

Barack Obama y Joe Biden.

EPA

Obama basó su campaña de 2008 en la promesa del cambio pero es difícil que Biden pueda hacer lo mismo.

En más de una ocasión, los estadounidenses han demostrado que votarán por el candidato que afirma no ser alguien con experiencia en Washington sino más bien por quien se postula a la Casa Blanca prometiendo sacudir elestablishment político.

Y eso es algo casi imposible de prometer para Biden, después de pasar casi medio siglo en la política de alto nivel.

De hecho, su dilatada experiencia podría ser usada en su contra.

Una historia larga

Biden ha estado implicado o ha fijado posición acerca de cada gran evento ocurrido en las últimas décadas y algunas de esas decisiones podrían no lucir bien en el actual clima político.

Biden en 1987

Getty Images

La primera campaña presidencial de Biden data de 1987.

En la década de 1970, se puso al lado de los segregacionistas del sur al oponerse a la práctica de enviar a los niños en buses a escuelas en otros barrios con el fin de integrar racialmente las escuelas públicas. Esto ha sido el motivo de repetidos ataques en su contra durante esta campaña.

A los republicanos les encanta señalar que Robert Gates, el exsecretario de Defensa de Obama, dijo que "es imposible que a alguien no le guste" Biden pero que ha estado "equivocado en casi todos los grandes temas de seguridad nacionaly de política exterior ocurridos en las últimas cuatro décadas".

El aspirante presidencial demócrata puede esperar tener que hacer frente a muchas más cosas de este estilo a lo largo de la campaña.

Tragedia familiar

Tristemente para Biden una de las razones por las cuales parece menos distante que muchos políticos es debido a que él ha sido tocado por algo que nos afecta a todos: la muerte.

Mientras se preparaba para juramentarse, poco después de ganar su primera elección al Senado, su esposa Neilia y su hija Naomi murieron en un accidente de auto, en el que también resultaron heridos sus dos hijos, Beau y Hunter.

Joe Biden junto a su primera esposa y sus hijos.

Getty Images

La primera esposa de Biden, Neilia, murió junto a su hija en un accidente de auto.

Joe Biden y Beau Biden.

AFP

Biden junto a su hijo Beau.

Beau murió en 2015, a los 46 años de edad, a causa de un cáncer cerebral.

Perder a tantas personas jóvenes cercanas a él ha hecho de Biden alguien con quien muchos estadounidenses pueden simpatizar al ver que él -pese a su poder político y riqueza- es alguien que ha sido tocado por algunos de los mismos horrores de la vida que ellos enfrentan.

Pero hay una parte de su historia familiar que es muy distinta: la de su otro hijo, Hunter.

¿Poder, corrupción y mentiras?

Hunter se convirtió en un abogado y en un cabildero antes de que su vida personal se saliera de control.

Joe Biden y Hunter Biden

Reuters

Hunter Biden ha causado problemas a la carrera política de su padre.

En sus documentos de divorcio, su primera esposa mencionó uso de drogas y alcohol, así como locales destriptease.

Además, Hunter fue expulsado de la reserva de la Fuerza Naval de EE.UU. luego de dar positivo en una prueba de uso de cocaína.

En una entrevista con la revistaNew Yorker, admitió que una vez recibió un diamante de un multimillonario chino del sector energético que, posteriormente, fue investigado por las autoridades en Pekín bajo acusaciones de corrupción.

La forma cada vez más pública en la que Hunter ha combinado su vida privada (el año pasado se casó por segunda vez, una semana después de conocer a su nueva esposa) mientras gana grandes cantidades de dinero ha generado muchos titulares negativos para su padre.

Joe Biden

Getty Images

Joe Biden ganó oficialmente la nominación demócrata el martes en la Convención Nacional del partido.

Muchos estadounidenses pueden sentir empatía por alguien que ha estado luchando con problemas de adicción, pero el hecho de que él ha mantenido al mismo tiempo empleos tremendamente lucrativos subraya cuán distinta puede ser la vida para miembros de la élite política como los Biden.

Impeachment

Parte de ese trabajo bien remunerado tuvo lugar en Ucrania, lo que llevó al presidente Trump a supuestamente intentar presionar al mandatario de ese país para que investigara a Hunter por unas acusaciones de corrupción.

Donald Trump

Reuters

El impeachment contra Trump terminó en fracaso.

Joe Biden y Xi Jingping.

Getty Images

Biden tiene una amplia experiencia internacional.

Esa llamada telefónica llevó al reciente y fallido intento de hacer un impeachmentcontra Trump para destituirlo de su cargo. Un enredo político en el que Biden probablemente no habría querido verse inmerso.

Relaciones exteriores

Un escándalo en el extranjero es particularmente dañino para Biden, dado que una de sus fortalezas es su experiencia diplomática.

Él estuvo al frente del comité de Relaciones Exteriores del Senado y presume de que ha "conocido a todos los líderes importantes del mundo en los últimos 45 años".

Mientras esto garantiza a los votantes que él tiene experiencia para ser presidente, es difícil saber qué efecto tendrá sobre los votantes su desempeño en esa área.

Como muchas de sus políticas, este podría ser descrito como moderado.

Biden votó en contra de laGuerra del Golfo en 1991, luego a favor de la invasión de Irak en 2003, aunque después se convirtió en un crítico de la implicación de Estados Unidos allí.

Naturalmente cauteloso, recomendó a Obama no realizar la operación de las fuerzas especiales que culminó con la muerte de Osama Bin Laden.

Irónicamente, parece que el líder de Al Qaeda no tenía en gran valía a Biden.

Documentos obtenidos y divulgados por la CIA revelan que Bin Laden ordenó matar a Obama pero no a su entonces vicepresidente, dado que creía que "Biden carece totalmente de la preparación para el cargo (la presidencia), lo que llevará a Estados Unidos a una crisis".

Tropas sauditas y estadounidenses en Kuwait.

Getty Images

Biden votó en contra de la Guerra del Golfo en 1991.

Las posturas de Biden tampoco encajan muy bien con las de muchos activistas jóvenes del Partido Demócrata, que prefieren a políticos con posturas antibélicas más fuertes como Bernie Sanders o Elizabeth Warren.

Al mismo tiempo, resulta demasiado moderado para los muchos estadounidenses que celebraron la decisión de Trump de matar en enero en un ataque con drones al general iraní Qasem Soleimani.

Gran parte de su programa político tiene una cariz similar: difícilmente animará a muchos activistas de su partido pero, según él espera, será suficientemente moderado para lograr el respaldo de los electores indecisos.

Según estos cálculos, él no necesita que los electores voten con entusiasmo. Simplemente necesita que lo hagan por él.

Todo o nada

De forma constante las encuestas han estado dando a Biden una ventaja de entre 5 y 10 puntos por encima de Trumpen la carrera por la Casa Blanca.

Sin embargo, como las elecciones están previstas para noviembre, aún queda un largo camino que recorrer, en el que seguramente habrá más de una dura batalla.

Joe Biden

Getty Images

Gane o pierda, probablemente este sea el capítulo final de la carrera política de Biden.

Ambos candidatos ya han chocado por sus posturas ante la ola de protestas por la violencia policial en contra de los afroestadounidenses, así como por el manejo que ha hecho el gobierno de la pandemia del coronavirus.

Incluso el uso de mascarillas se ha convertido en un tema político, en el que Biden parece hacer un esfuerzo para ser fotografiado usándolas mientras Trump ha asumido la postura contraria.

Pero, más allá de las pequeñas peleas y del manejo de imagen propio de las campañas electorales, en esta competencia hay muchas cosas importantes en juego.

Si Biden gana, será el momento de coronación para una larga y ajetreada carrera política; si pierde, le dará cuatro años más en la Casa Blanca a un hombre de quien él piensa que "carece totalmente de las condiciones para ser presidente de Estados Unidos", alguien en quien simplemente "no se puede confiar".

Hace unos pocos años, al evaluar sobre si participaba o no en la carrera presidencial de 2016, Biden dijo: "Puede morir como un hombre feliz sin ser presidente".

Ese ya no es el caso.

Section divider

BBC

Recuerda quepuedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=4hw6wlscdUk

https://www.youtube.com/watch?v=QkzsUZOK6-0

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes