"El Ángel Rubio no extraña a sus padres"

Por BBC News Mundo


María es una niña alegre, locuaz y a pesar de que es centro de un drama social de alcance internacional, hasta ahora no ha preguntado por los padres con los que vivía antes de ser removida de un asentamiento de gitanos en Grecia.

Esa es la descripción que hicieron a BBC Mundo los actuales cuidadores del "Ángel Rubio", la niña de cuatro años que fue hallada en un campamento gitano la semana pasada en la ciudad griega de Farsala, en un caso que ha conmocionado a Europa y que ha repercutido en casi todo el mundo.

"En la mayoría de casos similares a éste, en los que nos entregan niños que son removidos de un entorno, al principio les cuesta mucho adaptarse porque extrañan el lugar donde vivían. Con María eso no ha ocurrido", dijo a BBC Mundo Panayiotis Pardalis, vocero de la organización "La sonrisa de un niño", que quedó a cargo de la menor.

Para Pardalis esa espontaneidad ha sido el rasgo más destacado de María, a quien describe como una niña muy elocuente, que habla algunas palabras de griego además del romaní, la lengua que utilizan las personas de origen gitano.

"Es una niña a la que le gusta jugar, especialmente con los juguetes que le hemos dado. Desde que llegó al hospital y, al que hemos tenido acceso, se ha mostrado sin timidez, siempre dispuesta a conversar".

En "La sonrisa de un niño", donde están albergados unos 310 menores, María permanecerá hasta que el fiscal encargado del caso halle un nuevo hogar.

Por ahora seguirá en el hospital local bajo observación médica.

Según el reporte de las personas encargadas de ella, no presenta hasta ahora ningún signo de abuso emocional o físico, sin embargo señalan que es necesario esperar el resultado de los exámenes médicos oficiales.

"La idea es determinar su real estado de salud. Creo que muy pronto va estar con nosotros", recalcó.

La pareja que mantenía la custodia de María

María vivía en un asentamiento de personas de origen gitano en el centro de Grecia.

 

Los otros niños

Otra situación que preocupa es la de los otros hijos de la pareja.

Ni en "La sonrisa de un niño", ni la policía, ni las autoridades pudieron explicar con claridad el lugar donde está el resto de los menores que figuran en el reporte policial como hijos de la pareja detenida.

En la revisión del caso se supo que la pareja además de falsificar el registro civil de la niña, también había registrado el nacimiento de seis menores en un período de diez meses.

La pareja tiene 14 hijos registrados como suyos, aunque las autoridades investigan si algunos hayan sido usados por los dos detenidos como parte de un fraude al Estado.

Estamos esperando a la verdadera madre

"No fue un procedimiento legal de adopción, pero estamos esperando que en los próximos días aparezca la verdadera madre y pueda explicarle a los jueces que no podía hacerse cargo de la niña"

Kostas Katsavos, abogado de la pareja implicada

"Lo más posible es que los niños estén con los familiares de los padres. Nosotros solo tenemos el caso de María. No sabemos nada de los demás", explicó Pardalis.

Por otra parte, miembros de la comunidad gitana en Farsala, en donde fue hallada la menor, han rechazado las acusaciones de secuestro y han pedido que tanto la pareja como María regresen a su hogar.

Según el corresponsal de la BBC en Grecia, Mark Lowen, la comunidad de origen gitano en Fársala se ha mostrado un poco reacia a hablar con la prensa

"Piensan que este caso puede aumentar la percepción negativa que hay sobre ellos y que no les ha permitido una mayor integración", dijo Lowen.

Prisión preventiva

Este martes Christos Salis y Eleftheria Dimopoulou, la pareja que afirmaba ser los padres de María, fue acusada por el delito de secuestro de menores y se ordenó su detención preventiva, después de que una prueba de ADN demostrara que no eran sus padres biológicos.

Su adaptación ha sido fácil

"Aunque María se mostraba confundida al principio, ha sido muy fácil tratarla y estar con ella. Se ha adaptado de una forma muy rápida"

Panayiotis Pardalis, centro "Smile of the Child"

El fiscal del caso, Efterpi Koutzamani, ordenó una investigación a la pareja después de comprobarse además que el certificado de nacimiento que habían mostrado era falso.

Koutzamani también ordenó que se revisen todos los certificados de nacimiento que han sido expedidos en los últimos seis años en Grecia como una medida para evitar que por falta de control, se presenten más casos como el de María.

Por su parte uno de los abogados de la pareja, Kostas Katsavos, afirmó que Christos y Elefthería esperan poder aclarar la forma en que se quedaron con María.

"No fue un procedimiento legal de adopción, pero estamos esperando que en los próximos días aparezca la verdadera madre y pueda explicarle a los jueces que no podía hacerse cargo de la niña", explicó a los medios Katsavos.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes