BBC News Mundo

Beckham y James buscan fórmula para resucitar el fútbol en Miami

Por BBC Mundo


¿Será posible que la fanaticada local se interese por el fútbol de Estados Unidos, el de la Major League Soccer (MLS), de la misma manera que lo hace por las ligas internacionales?

El futbolista inglés David Beckham comenzó a coquetear con la idea de crear un equipo de fútbol en Miami poco después de despedirse de las canchas, en junio de 2013. El contrato que firmó con el LA Galaxy de California en 2007, le ofrecía la oportunidad de comenzar una nueva franquicia de la MLS a un precio de descuento (US$25 millones) tras su retiro.

En ese momento, el excentrocampista recorrió la ciudad, buscó posibles inversores -se reunió con el magnate boliviano Marcelo Claure, por ejemplo- y acudió a varios juegos de la NBA, donde estrechó manos con la estrella de los Miami Heat, LeBron James, quien recientemente anunció su interés de unirse a la aventura.

Beckham y LeBron

"David y yo nos hemos vuelto buenos amigos", dijo LeBron recientemente.

"Creo que puede ser algo grande, pero nunca se sabe. La investigación está en marcha. Este es un lugar estupendo para el fútbol", aseguró James, quien ya es socio minoritario del inglés Liverpool FC. "David y yo nos hemos vuelto buenos amigos en los últimos años. Hay interés en ambas partes, pero aún son conversaciones preliminares".

Pero para que la idea concluya en éxito, dicen los expertos en el tema, hay todavía mucho por concretar.

"Contraten a Lionel Messi"

No sería la primera vez que la ciudad tiene su propio equipo de fútbol. En 1998 nació el Miami Fusion, que en principio iba a estar basado en el antiguo Orange Bowl de la Pequeña Habana, demolido en 2008 para construir el nuevo estadio de los Marlins. Pero luego el club decidió mudarse al estadio Lockhart de Fort Lauderdale, a una hora por carretera, en una zona de galpones que no tenía ni restaurantes, ni tiendas, ni vecindarios.

"Era un equipo emocionante en el campo, con buenos jugadores -el Pibe Valderrama entre ellos- y también un buen entrenador, pero la locación no era la ideal. El club terminó desapareciendo debido a la poca asistencia a los partidos", explicó a BBC Mundo la especialista en fútbol del diario Miami Herald, Michelle Kaufman.

Major League Soccer

La MLS cuenta con 19 equipos (16 en Estados Unidos, tres en Canadá) y otros dos que esperan comenzar a jugar en 2015: el New York City FC y el Orlando City Soccer. En 2020, la liga espera tener 24 equipos.

Ese sería entonces, el primer requerimiento: conseguir un estadio que esté en el lugar apropiado, en una zona urbana, en el corazón de la ciudad.

El próximo paso, dice el periodista Joseph Goodman -quien ha cubierto para el diario Miami Herald el ascenso del equipo deportivo local más popular, los Miami Heat- será convencer a la gente para que asista a los juegos. "Y eso sólo puede lograrse con un buen producto", dice.

"Cuando Dwayne Wade llegó a los Heat todo cambió. El equipo comenzó a volverse popular. Ahora con LeBron James -el mejor atleta del mundo, desde mi punto de vista- el interés ha aumentado exponencialmente. Ahora todos los habitantes de la ciudad son fans de los Heat porque ganan juegos. Comparar a una franquicia de la MLS con los Heat no va a ser posible, a menos de que contraten a Lionel Messi", dice Goodman.

Niños fútbol

Las academias de fútbol en Miami se han multiplicado en los últimos años.

Los Miami Marlins son un ejemplo de la importancia capital de contar con deportistas estrellas que estimulen a los seguidores: en los últimos años, el equipo local de béisbol ha tenido un rendimiento por debajo del promedio y ha fracasado en el intento de atraer fanáticos a sus juegos. Al estadio construido especialmente para ellos en el viejo enclave del Orange Bowl y a un costo de US$64 millones, apenas asisten unos pocos fanáticos cada temporada.

Cultura futbolística

Daniele Fortunato, gerente general del único equipo profesional en la ciudad, el Miami United FC (perteneciente a la National Premier Soccer League), es de los que piensa que este es el momento idóneo para crear un gran equipo de fútbol en Miami.

Fortunato también jugó al fútbol y trabajó como entrenador del AlbinoLeffe de la serie B italiana. Su opinión es que el fracaso del Miami Fusion no puede ser tomado como punto de referencia porque, durante los 12 años transcurridos desde su desaparición hasta ahora, el deporte ha ido calando en el ADN de los jóvenes de la ciudad.

"Ese equipo no funcionó porque estaba en Fort Lauderdale. Además se trata de un asunto de tiempos, el fútbol soccer aquí es mucho más de lo que era hace 10 años. Aquí ya hay academias con 2.500 niños, se les está enseñando a amar al deporte desde pequeños y eso ya puede verse en clubes como el nuestro".

Fanáticos Haití

En la ciudad suelen llevarse a cabo partidos amistosos. En junio, la selección haitiana se enfrentó a la española.

En efecto, quienes viven ahora en el sur de Florida, sostiene Goodman, aprecian el buen fútbol. Son brasileños, argentinos, colombianos, mexicanos, que continúan siguiendo las ligas de sus países y también la Champions, la Premier inglesa, etc.

De hecho, Miami es el mercado número uno en Estados Unidos para las transmisiones televisivas de fútbol; no sólo del Mundial, sino también de las ligas europeas. Y no sólo las selecciones de Brasil y Honduras llenan el estadio, el Sun Life también estuvo repleto el pasado mes de agosto cuando el Real Madrid jugó contra el Chelsea o cuando el Barcelona se enfrentó a las Chivas de Guadalajara, entre muchos otros partidos.

"A los miamenses no se les puede vender la idea de que deben apoyar a un equipo sólo porque pertenece al lugar donde viven. Ya todos tienen sus equipos de toda la vida. Van a tener que firmar estrellas, latinoamericanas o europeas. Y para eso va a hacer falta presupuesto", dice Goodman.

Para Kauffman, tener a Beckham y posiblemente a Lebron detrás de esta iniciativa es una ayuda muy grande. "La gente en Miami ama las celebridades y querrá ir a donde sea que ellos estén", dice. Pero luego advierte: "Hay que tener claro que ellos van a ser los dueños, que no van a jugar. A lo mejor irán a algún partido y saludarán y se despedirán y lo que importará será lo que dejen en la cancha. El equipo tendrá que ser de primera clase para que despierte la pasión de los fans".

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes