CORONAVIRUS ECONOMÍA PENSIONES

70 % de chilenos y migrantes pidió ya su dinero a las AFP

Largas colas para pedir ese dinero al aprobarse el retiro del 10% que administran las AFP. Se critica, sin embargo, que no surja aún una "nueva AFP".

Por Servicios de Acento.com.do


SANTIAGO DE CHILE.- En Chile los cotizantes han iniciado el camino hacia el retiro del 10% del dinero de sus pensiones, entre críticas por la inexistencia de alguna cooperativa, o algún ente constituido por los propios cotizantes, que ofrezca hacerse cargo "decentemente" de parte de lo que ahora administran las AFP y que puede ser retirado desde este viernes gracias a una reciente reforma constitucional.

Una vez ingresado el trámite de retiro, las AFP tienen un plazo perentorio de diez días para entregar a los trabajadores el dinero solicitado, en hasta dos cuotas, pero el temor es que ese dinero se haga sal y agua.

Más de tres millones de chilenos y emigrante residentes en Chile que cotizan en el país austral solicitaron lo suyo en el primer día que se pudo hacer oficialmente el trámite de retiro parcial de sus fondos de pensiones y esa cifra ya fue doblada esta semana.

Exactamente, solo el primer día sumaron 3 millones 24 mil las solicitudes (27% de los casi 11 millones de chilenos y extranjeros afiliados a las AFP) formalizadas por internet. Al colapsar la vía virtual, la gente fue personalmente a hacer la petición.

Hoy viernes se calcula que más del 70% del total de los afiliados al sistema de AFP ya solicitó el retiro. Si bien dos administradora anunciaron que hoy mismo comenzarán a pagar a sus casi millón y medio de afiliados, el grueso de las casi 8 millones de personas que hicieron la solicitud recibirán su dinero a partir de la próxima semana, casi en su totalidad vía transferencias bancarias.

 SANTIAGO DE CHILE.- Ciudadanos reciben información mientras hacen fila frente a una de las oficinas de las AFP. EFE/ Alberto Valdés
SANTIAGO DE CHILE.- Ciudadanos reciben información mientras hacen fila frente a una de las oficinas de las AFP. EFE/ Alberto Valdés

Destacan las largas colas de cotizantes en las oficinas de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) para tramitar el retiro (también colas para renovar la cédula de identidad que debe ser presentada en el banco), una semana después de que el Congreso aprobara la medida excepcional para ayudar a la gente a hacer frente a la crisis económica derivada de la pandemia.

"Nosotros esperábamos que mucha gente acudiera a (gestionar) esta solicitud de retiro, (...) pero, sin duda, lo que ha acontecido este primer día está en el tope de nuestras expectativas", dijo el superintendente del organismo estatal que vigila a las AFP, Osvaldo Macías.

El trámite se puede realizar completamente en línea, pero ante el colapso de las páginas web y la falta de acceso a internet de algunos miles, especialmente migrantes, estos optaron por concurrir personalmente hasta las oficinas de las administradoras.

¿QUÉ SE HARÁ CON ESE DINERO?

Una encuesta de Data Influye reveló que el 91% de los que aportan a las AFP en Chile retirará esa parte de sus ahorros. De ellos, un 32% de los encuestados ha dicho que lo utilizará para pagar deudas, un 21% para comprar alimentos o productos de primera necesidad y un 18% para ahorro o inversión.

Se esperaba que estos últimos fueran contactados por instancias sociales para crear una organización sin fines de lucro que garantizara una inversión colectiva. Hasta se pensó que de esta forma se le daría un ejemplo práctico a las AFP de cómo se debe y se puede actuar decentemente con el dinero ajeno.

Más bien la principal preocupación está en posibles fraudes de intermediarios que sí han ofrecido administrar el 10%, o una parte de ese porcentaje, pero ocultando sus fines delictivos formales.

La normativa chilena permite retirar a cada afiliado hasta un máximo equivalente en moneda nacional a 5 mil 400 dólares y un mínimo de 1,250 dólares de sus fondos de pensión. Quienes hayan acumulado menos de ese mínimo podrán retirar la totalidad de lo que hasta la fecha han entregado a las AFP.

El retiro de los fondos de pensiones, que puede hacerse en un plazo total de un año, fue promovido por la oposición al presidente derechista y conservador Sebastián Piñera, aunque algunos de sus propios parlamentarios y otros aliados sumaron sus votos a los legisladores del centro e izquierda, independientes y ecologistas, y así se hizo posible la reforma constitucional que permite tal retiro. Y el Gobierno no la vetó, pese a que podía y pese a que inicialmente se dijo que lo haría.

A diferencia de otras naciones que comparten con los cotizantes al menos parte de las ganancias que dejan las inversiones hechas con el dinero acumulado en estos fondos, en Chile las AFP no han actuado con justicia y por ello han concentrado el repudio de buena parte de la ciudadanía, lo que ya se hizo patente con la insurrección social que marcó el año 2019.

 Se espera en Chile que alguna cooperativa o algún ente constituido por los propios cotizantes se haga cargo de parte del 10% de los recursos retirados, pero aún nada de ello se ha gestado o, al menos, informado.

Ello, pese a que se admite el temor a que en Chile suceda lo que se reporta desde el vecino Perú, donde un porcentaje de los fondos de pensiones pudo ser sacado por los trabajadores y cientos de ellos gastaron el dinero recibido en la compra de artículos no esenciales. Se estima que la mayoría, no obstante, lo hizo para atender sus necesidades básicas más apremiantes.

Incluso algunos legisladores chilenos, entre ellos pinochetistas que inicialmente se opusieron al retiro del 10% del dinero que mensualmente los trabajadores entregan obligatoriamente a las arcas de las AFP, terminaron avalándolo al ser convencidos por empresarios de que ese dinero estimulará el consumo y regresará al empresariado.

Uno de ellos fue Iván Moreira, del partido UDI propinochetista, que admitió que su decisión de hacer "algo diferente, algo humano" generó una crisis interna.

Las AFP es una iniciativa de un hermano del presidente Piñera que la puso en marcha durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), cuando las jubilaciones, al igual que casi todo lo que estaba bajo control del Estado, fue privatizado.

Luego el modelo fue replicado en otras naciones, con la diferencia de que en Chile los montos de las pensiones que ya pagan las AFP son de miseria, a decir de los mismos cotizantes.

ALGUNOS ERRORES DE LAS AFP CHILENAS

El sistema de AFP nace en 1980, excluyendo a las Fuerzas Armadas porque Pinochet y sus generales sabían que el sistema de reparto "es una estafa piramidal y no dudaron en forzar a los civiles a incorporarse al sistema de las AFP”, pero no a los uniformados, se lee en el sitio web chileno Felices y Forrados.

Ahí se recuerda que, además, “Pinochet eliminó el derecho a herencia de las viudas, dándole una pensión de apenas el 60% de lo que recibía el marido”, y que uno de sus sucesores, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, traspasó el riesgo de pérdidas de las AFP a los mismos trabajadores, creando el eufemismo de "rentabilidad negativa", además castigado con multas.

"El contraejemplo fue que la AFP Qualitas, del grupo Luksic y la AFP Futuro, vinculada al Partido Comunistade Chile, "quebraron por haber tenido pérdidas” o "rentabilidad negativa" , destacó el texto del mismo sitio web.

Luego, en su primer mandato, el presidente Sebastián Piñera redujo en 2011 las multas a las AFP del 100% a solo 1% (porcentaje sobre el encaje en 5 días).

En Chile se difunde como texto ilustrativo el artículo de prensa “AFP: el poder impotente” que también revela ejemplos de aseguradoras que actúan con justicia y responsabilidad social.

Se nombra principalmente a dos: en Canadá la denominada Ontario Teachers’ Pension Plan Board (OTPP), que asocia a 182 mil profesores y tiene a 129 mil jubilados como beneficiados, y en Dinamarca la Pension Danmark (PD), una organización sin fines de lucro con 660 mil afiliados.

Estas "AFP diferentes" invierten los fondos de reserva "buscando altas rentabilidades", pero con una "minuciosa política ética que le prohíbe poner el dinero de sus miembros en compañías que violen leyes y regulaciones» o que «actúen irresponsablemente o sin consideración con el sentimiento de la opinión pública»,  añade el artículo de prensa. LÉA AQUÍ  “AFP: el poder impotente”..

Las compañías de este tipo también deben aplicar políticas de respeto a los derechos laborales, al medio ambiente y a los derechos humanos”, se afirma en el artículo de Felices y Forrados.

LÉA AQUÍ  En Chile aprueban...

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes