Actualidad

Tragedia del tren en España: Lista oficial de víctimas se reduce a 78

Por Gustavo Olivo Peña


Santiago de Compostela (España), 26 jul (EFE).- La Policía española ha rebajado a 78 el número de muertos en el accidente de tren de Santiago de Compostela, en lugar de la cifra de 80 mantenida hasta ahora, y ha informado de que seis de ellos aún no han sido identificados.

El comisario de la Policía Científica Antonio del Amo explicó hoy a la prensa los trabajos que se llevan a cabo en la identificación de los cadáveres.SALTODELINEASALTODELINEADel Amo precisó que, aunque ayer se informó de 80 fallecidos, por ahora son 78, ya que se trata de una labor compleja en la que se pueden considerar algunos restos humanos como de diferentes personas para finalmente determinarse que pertenecen a una sola.SALTODELINEASALTODELINEADe esa cifra total, hay seis que todavía están sin identificar y de los 72 reconocidos hay 69 españoles y tres extranjeros.SALTODELINEASALTODELINEAPor otra parte, el maquinista del tren siniestrado está oficialmente detenido y se le han leído los derechos judiciales que le asisten.SALTODELINEASALTODELINEAEl conductor permanece en un hospital de Santiago de Compostela y ha sido imputado por "imprudencia" con resultado de muerte, dijo el jefe superior de la Policía de la región de Galicia, Jaime Iglesias.SALTODELINEASALTODELINEAIglesias ha indicado en rueda de prensa que el maquinista está "imputado por un hecho delictivo vinculado a la autoría del siniestro" y que la declaración policial se puede producir "en cualquier momento". EFE

Los "rescatadores" de las víctimas del tren vuelven a la rutina entre dudas

Santiago de Compostela (España/Evaristo Amado), 26 jul (EFE).- Los vecinos de Angrois, la pequeña localidad de Galicia en la que el descarrilamiento de un trencausó 78 muertos, vuelven a su rutina intentando superar los momentos dramáticos en los que muchos de ellos han hecho gala de generosidad y solidaridad.SALTODELINEASALTODELINEAAngrois es una zona residencial a escasos kilómetros de Santiago de Compostela, partida por la vía del tren, y cuyos vecinos fueron los primeros en acudir a socorrer a las víctimas en la noche del miércoles, sobresaltados por el enorme estruendo que produjo el accidente.SALTODELINEASALTODELINEA"Aquí tuvo que haber pasado algo, porque ese tren pasa todos los días lentito, como la seda", gesticula con el brazo Manuel, un vecino de mediana edad que no logra entender, como explica a Efe, la velocidad con la que el Alvia acometió la curva que precede a la entrada de los convoyes en la capital gallega.SALTODELINEASALTODELINEAManuel es de los pocos que en la mañana de hoy acudió a ver los trabajos de recuperación de la zona, donde todavía puede verse una de las máquinas del tren siniestrado.SALTODELINEASALTODELINEAA diferencia de la jornada de ayer, vecinos y curiosos son minoría respecto a los periodistas -europeos, estadounidenses y algún que otro asiático- que todavía pululan por las inmediaciones.SALTODELINEASALTODELINEAMuchos de ellos, incluso, rechazan hablar con la prensa tras la sobreexposición mediática de la jornada precedente.SALTODELINEASALTODELINEAEntre los que acudió hoy al lugar del accidente estaba Ricardo, un panadero de 47 años que el miércoles dormía, pasadas las 20.40 horas, para afrontar el madrugón diario.SALTODELINEASALTODELINEAAl saber lo que había ocurrido, Ricardo cogió una maza para romper los cristales de los vagones y bajó a la vía; fue uno de los primeros, según explica, en un suceso que califica de "tremendo" para un pueblo tan pequeño.SALTODELINEASALTODELINEAEste vecino de Angrois apunta que ayudó a sacar supervivientes de los trenes, y a otros que no tuvieron tanta suerte.SALTODELINEASALTODELINEAPaula, una treintañera madre de dos niños, y la abuela Josefa también acudieron a las vías momentos después de producirse la catástrofe.SALTODELINEASALTODELINEANinguna de las dos entiende lo que ha pasado y consideran que lo ocurrido es "un poco difícil" de entender.SALTODELINEASALTODELINEA"Llegamos de los primeros, los del bar y nosotros. Ves personas en el suelo, los vagones ardiendo, las personas pidiendo auxilio", rememora con lágrimas asomando a los ojos.SALTODELINEASALTODELINEAPaula recuerda que la Policía no les dejaba bajar. "¿Cómo no vamos a bajar?, ¿que podía arder el otro vagón? Vale, por seguridad, pero qué vas a hacer, ¿dejar a la gente?... En cuanto el policía se dio la vuelta, bajamos".SALTODELINEASALTODELINEAElla acompañó a una señora a la que, casualmente y debido a que trabaja en un hospital, buscó más tarde cuando se enteró de que estaba en el centro médico. Se llevó la alegría de verla con la cabeza llena de puntos de sutura, pero "bien".SALTODELINEASALTODELINEAPaula recuerda un accidente de hace quince años, cuando una niña pequeña fue atropellada por un tren -entonces no había vallas como la actual, coronada de una malla de espinas y hoy adornada con un lazo negro improvisado-, y Angrois se quedó sin una zona de columpios, retirada y nunca repuesta.SALTODELINEASALTODELINEAPor ello, ahora los niños juegan a diario en otro lugar, cercano a donde cayó el vagón que salió despedido por los aires en el accidente.SALTODELINEASALTODELINEA"Lo primero en que pensamos fue en la gente que estaba en los bancos y en los niños", rememora antes de apostillar que, en Angrois, la vida tardará en volver a ser igual, si alguna vez vuelve a serlo. EFE

 

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes