Actualidad

Según expertos, caso de corrupción senador Bob Menéndez está dañado, pero no muerto

Por Servicios de Acento.com.do

FuenteNorthjersey.com/Nicholas Pugliese, State House Bureau y Herb Jackson  

Versión libre en español de Iván Pérez Carrión

REDACCIÓN INTERNACIONAL.-La decisión de un juez federal el miércoles de absolver al senador estadounidense Bob Menéndez y su codemandado de siete de los 18 cargos que enfrentan fue un gran revés para el caso de corrupción del gobierno, pero no un golpe fatal, según varios expertos legales.

 "Envía una señal clara de que hubo problemas con el caso del gobierno y sigue habiendo problemas con el caso del gobierno", dijo Adam Lurie, un ex fiscal federal que ahora dirige la práctica de investigaciones del gobierno en la firma de abogados Linklaters en Washington, DC "Dicho eso, el caso sobrevivió".

La decisión del miércoles fue la segunda desde que Menéndez fue acusado en abril de 2015 de que el juez de la Corte de Distrito de Estados Unidos William H. Walls desestimó algunos de los cargos contra él y su codemandado Salomón Melgen, un oftalmólogo de la Florida y su amigo de toda la vida.

El último fallo se produjo pocos días después de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos anunciara que tomaría otra oportunidad para condenar a la pareja después de un juicio nulo en el otoño causado por un jurado sin salida. El departamento ha dicho que está revisando el fallo de Walls y "considerando los próximos pasos".

“¿Cómo demuestras más allá de una duda razonable, que es la prueba requerida en un juicio penal, que los beneficios otorgados al senador fueron el resultado de un plan de soborno, contra el resultado de una amistad a largo plazo?", dijo Ricigliano, que es ahora es socio de Crowell & Moring LLP en Nueva York

Compartir

Pero ambos aún enfrentan acusaciones de que tuvieron un trato corrupto bajo el cual Melgen le propició a Menéndez viajes y alojamiento de lujo a cambio de que el senador usara su oficina para ayudar al oftalmólogo en lo personal y financiero. Menéndez, un demócrata de Paramus que se postula para la reelección este año, también permanece acusado de mentir en sus formularios de divulgación financiera del Congreso con el fin de ocultar los regalos.

"Desde el punto de vista del gobierno, la parte central de su caso se ha mantenido intacta y es casi seguro que seguirán adelante con el nuevo juicio", dijo Robert Mintz, un ex fiscal federal y ahora el jefe de la práctica de defensa criminal de cuello blanco en la firma de abogados McCarter & English.

"Es significativo que las declaraciones falsas que cuentan contra el senador Menéndez, que muchos observadores ven como el más difícil de defender, no fueran desestimadas", agregó.

Rebecca Monck Ricigliano, ex primera fiscal general adjunta de Nueva Jersey y fiscal federal, dijo que el fallo del juez podría ayudar a los fiscales al obligarlos a racionalizar su caso al hacer que ciertas pruebas vinculadas a los cargos rechazados ya no sean admisibles.

De cualquier manera, dijo, como en el primer juicio, el gobierno luchará para superar la llamada "defensa de la amistad".

“¿Cómo demuestras más allá de una duda razonable, que es la prueba requerida en un juicio penal, que los beneficios otorgados al senador fueron el resultado de un plan de soborno, contra el resultado de una amistad a largo plazo?", dijo Ricigliano, que es ahora es socio de Crowell & Moring LLP en Nueva York.

Los cargos de los cuales Menéndez y Melgen fueron absueltos el miércoles se relacionaron con más de US$600,000 en contribuciones políticas que el médico entregó a los comités políticos que apoyaron la campaña de reelección de Menéndez en 2012. Durante el primer juicio, los fiscales intentaron vincular el momento de las contribuciones a los favores oficiales que Menéndez realizó por Melgen como prueba de un acuerdo corrupto.

Los cargos restantes, según Mintz, se establecen bajo la teoría del llamado “flujo de beneficios” del soborno, que sostiene que Melgen le facilitó a Menéndez vuelos gratuitos y otras cosas de valor para tener al senador en posición disponible para cuando necesitara un favor en el futuro.

Esa teoría "le da al gobierno más libertad para conectar los obsequios con los actos oficiales", dijo Mintz. "Pero la incapacidad de los fiscales de vincular estrechamente a tiempo cada supuesto acto oficial con cada elemento de valor probablemente hará más difícil convencer a un jurado de que la conducta fue parte de un plan de soborno quid pro quo".

Un miembro del jurado dijo a los periodistas después del primer juicio, que duró casi tres meses, que el jurado estaba dividido 10-2 a favor de la absolución del senador.

"Si los informes de un voto de 10 a 2 para absolver son verdaderos, y después de 11 semanas de un juicio el gobierno no pudo obtener una condena, y el juez ahora descartó varios cargos, eso cuestiona la lógica de seguir adelante con este caso", Dijo Michael Koenig, un ex fiscal federal especializado en delitos de cuello blanco y ahora socio de la firma de abogados Hinckley Allen de Albany, Nueva York.

El nuevo juicio pudiera ponerse feo

Menéndez, de 64 años, ha mantenido a gritos su inocencia a lo largo del caso. El jueves, dijo que estaba "eufórico" por las absoluciones.

"Creemos que el caso desde el principio fue político y no tenía ningún mérito y estamos contentos de ver que [el juez] eliminó casi la mitad de todo y dijo que no había ningún mérito", dijo.

Menéndez agregó que vio una oportunidad tanto en el fallo en sí mismo como en la decisión de Walls de retirarse de una participación futura en el caso.

"Quizás el Departamento de Justicia comprenda que su caso ha sido socavado en gran medida, a lo grande", dijo. Y con un nuevo juez, dijo, "obtendríamos un resquicio en las mociones sobre algo de lo que queda y un juez diferente podría verlo de manera diferente".

El senador junior de EE. UU., Cory Booker, calificó la decisión del juez como "un paso muy sólido en la dirección correcta".

"Espero que esto le dé (a los fiscales) una pausa y reflexionarán un poco sobre el futuro de este juicio", dijo Booker, D-Newark, el jueves.

El segundo juicio pudiera ponerse más feo que el primero.

El mismo día en que anunciaron su intención de volver a intentar el caso, los fiscales se quejaron en una presentación por separado de que los miembros del jurado en el primer juicio debían pasar junto a Menéndez y sus partidarios que ocasionalmente rezaban en el pasillo fuera del tribunal. También acusaron a los abogados defensores de intentar "politizar y segregar" el juicio haciendo referencia al patrimonio hispánico y la afiliación política compartidos de Menéndez y Melgen.

"Hicieron acusaciones infundadas de animosidad racial por parte del gobierno", escribieron los fiscales. "Pero este caso no es sobre raza y no es un referéndum sobre la administración actual, ni el último. Los comentarios de los acusados raciales y políticos no tienen lugar en la sala del tribunal y solo sirven para confundir los temas e invitar al jurado a anular la ley al llegar a un veredicto en violación de su juramento".

Los partidarios de Menéndez respondieron el jueves realizando una manifestación en Newark en protesta por el "ataque contra la expresión religiosa" del Departamento de Justicia, según un comunicado de prensa. Decenas de líderes hispanos de Nueva Jersey asistirían hoy a un evento similar en Elizabeth.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes