Actualidad

Palabras de Manuel Corripio Alonso en la despedida de Juan Bolívar Díaz de Uno+Uno

El empresario Manuel Corripio, en nombre del grupo empresarial familiar, dijo de Juan Bolívar Díaz que en el periodismo llevó una vida ejemplar, con valentía, sin dobleces, con honestidad y coherencia, y que rechazó siempre la claudicación y que no negoció sus principios.

Por Servicios de Acento.com.do


SANTO DOMINGO, República Dominicana.- En nombre de la familia Corripio, y de las empresas del grupo empresarial, Manuel Corripio Alonso pronunció las palabras de despedida de Juan Bolívar Díaz como figura estelar del programa Uno+Uno, de Teleantillas, luego de 33 años de labor ininterrumpida.

Corripio expresó que trataron de extender ese tiempo, pero que ya no es posible. Juan Bolívar se marcha a escribir sus memorias y a realizar otras tareas, lleno de vitalidad, como el primer día en que comenzó Uno+Uno.

Las siguientes palabras son un resumen, bastante fiel, de lo dicho por Manuel Corripio Alonso en la televisión nacional, en el acto de despedida de Juan Bolívar Díaz. Aquí van sus palabras, que reflejan el sentimiento de Don Pepín Corripio y toda su familia:

Manuel Corripio Alonso

Dada nuestra naturaleza finita y conscientes de la existencia de los límites, el concepto de la eternidad nos resulta inaprensible y perturbador, pudiendo aproximarnos a él tan solo por medio a las metáforas. Somos capaces de sobrellevar el paso del tiempo dividiéndolo en etapas que nos permitan cierres y reinicios. Cerramos períodos predeterminados, días, semanas, años y temporadas, algunas, que inusualmente alcanzan 33 anos.

En los cierres revisamos lo vivido, lo aprendido y sacamos cuentas. Estas, si son positivas, constituyen esas metáforas que nos permiten vislumbrar la eternidad, la que no siempre se nos está dado experimentar en carne propia, sino por medio de lo que dejamos detrás.

Nuestro Juan Bolívar concluye hoy su ciclo de Uno + Uno, luego de 33 años ininterrumpidos, dejando tras de sí una lista grande de contribuciones, por medio de sus opiniones diarias, el arma con la que incansablemente se debatió frente a las injusticias y los abusos de poder, sin importar de dónde éstos surgieran.

Fue y es un guerrero en esta lucha en pos de una sociedad más justa, inclusiva y de ciudadanos, que somos la gran mayoría del pueblo dominicano, que comulgamos con su mismo propósito.

Fue, como el Hombre Rebelde del que nos habla Albert Camus, el que sabe decir NO. No a los despropósitos del poder y sus errores.

Juan Bolívar no sólo predicó con la palabra. Su vida ejemplar, su valentía sin dobleces, su honestidad y coherencia, la claridad de sus propósitos, su rechazo a la claudicación, la innegociabilidad de sus intereses de justicia y transparencia, ilumina e inspira a toda una generación de comunicadores, de la que fue maestro. Literalmente maestro.

 Juan Bolívar siempre actuó en libertad plena. Tan solo regido por su conciencia. Para los propietarios de un medio, es fácil actuar delegando plena libertad y sin ninguna injerencia, cuando la defensa de esa libertad está en las manos de una persona con sus atributos.

Pero como todo lo que tiene valor, se hace en comunidad, Juan nunca estuvo solo. Conformó un equipo de profesionales, o los atrajo a su proyecto, algunos de los cuales permanecen en este proyecto de Uno + Uno, que comparten sus mismos ideales y fueron sus compañeros en este ciclo. El mérito es también de ellos.

Juan fue generoso con su tiempo y entrega. Este ciclo que hoy concluye, inusual para él, por su premonición, no cumplida en Teleantillas, de que su permanencia en los medios nunca fue larga, se asomó por primera vez hace unos cinco años.

Tuvimos la suerte de persuadirlo año tras año a que lo postergara, en la esperanza que este momento nunca llegara. Juan accedió con agrado durante estos últimos años, pero el plazo indefectiblemente se venció. Hoy se cumple.

A partir de ahora, con la renovada energía de los inicios, emprende Juan un nuevo proyecto. El de dedicarse a escribir sus memorias, entre otros temas que él oportunamente  revelará en los que, siempre fiel a su esencia, servirá al país que tanto ama desde donde esté.

Juan conserva para sí las virtudes de la juventud: ideales de un mundo mejor, nuevos proyectos y la energía de defender y luchar por los primeros y emprender los segundos.

Es poco lo que podemos agregar, más que una sola palabra. Gracias Juan; por tu tiempo, por tu entrega, por encontrar tu grandeza, con la que nos dejas, en el periodismo honesto. Tus amigos del Grupo de Medios Corripio siempre te recordará y seremos fieles custodios de tus ideales.


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes