Actualidad

Nuria revela más detalles sobre los delitos sexuales del nuncio Wesolowski

Por Gustavo Olivo Peña


SANTO DOMINGO, República Dominicana.-“Me dijo que me masturbara, y yo me masturbé. Él se puso a grabarme, después me estaba sobando y me dio mil pesos”.

El anterior es uno de los testimonios dados por niños y adolescentes a la periodista Nuria Piera, los cuales aseguran que en varias ocasiones el embajador del Vaticano, Joséf Wesolowski, les pagó para que se dejaran tocar sus órganos sexuales o para que se masturbaran y tuvieran relaciones sexuales en su presencia.

La periodista Nuria Piera reveló en su programa que Jósef Wesolowski, hasta el 21 de agosto embajador del Vaticano en Santo Domingo, tenía como hábito explotar sexualmente a niños y adolescentes pobres que merodean en los alrededores del abandonado monumento a Fray Antón de Montesinos, en el malecón.

Según una reseña del periódico El Caribe, firmada por la periodista Natalí Faxas, el representante del papa en República Dominicana era conocido entre los jóvenes que frecuentaban en la zona de la Plaza de Montesinos como “Jusepe”.

Compartir

“Sobaba a todos los muchachos y empezaba a masturbar a uno, a todos nosotros… A mí me llevó una sola vez, pero a otros varias veces… Nos tenía allí como dos o tres horas y para traernos nos dejaba siempre en Villa Duarte”

Explica que, según los testimonios dados por los propios niños que tenían sexo a cambio del dinero que les pagaba Wesolowski, el Malecón de Santo Domingo era usado por el religioso para contratar a menores, a los que pedía practicar actos sexuales.

Explica que así lo identificó un adolescente de 13 años que aparentemente fue víctima del ex embajador del Vaticano en el país, cuando en una entrevista concedida a Nuria Piera no titubeó para identificar a Wesolowski en una de varias fotos que le presentaron, sin saber que se trataba de un cura el hombre que le pedía, a cambio de dinero, masturbarse en su presencia.

“Un día me vio bañándome (en la playa), me llamó, me preguntó mi nombre y me dio 100 pesos… Otro día, nos montamos en una yipetica gris, Suzuki, y por el lado de Güibia él se paró, sacó un celularcito, me dijo que me masturbara y yo me masturbé. Él se puso a grabarme, después me estaba sobando y me dio mil pesos”, dijo el menor que trabaja como limpiabotas en la zona, según el reportaje de Nuria-Investigación periodística, reseñado por el periódico El Caribe.

El joven contó en el programa de investigación periodística Nuria, transmitido el pasado sábado por Color Visión y que hoy lunes será reproducido por CDN 37, que esto ocurrió hace unos siete meses y desde ese momento vivió la experiencia “como dos o tres veces más”. De “Jusepe”, dijo que se veía una persona discreta, que hablaba directamente pero no saludaba, ni hacía señas.

“Las declaraciones del muchacho sustentan que al destituido representante de la Santa Sede, el pasado 26 de agosto, le gustaba frecuentar la zona buscando menores de edad que trabajaban en las calles, y les pagaba entre 500 y mil pesos para grabarlos con su teléfono, mientras él les tocaba sus partes íntimas y ellos se masturbaban”, indica la información.

“¿Sabes que eso está mal o lo ves como algo normal?”, le preguntó Nuria Piera al joven, a lo que él exclamó: “Uno lo hace por necesidad”.

Al preguntarle cómo sabía que el nuncio también recurría a otros menores, contestó que veía a sus compañeros montarse en esa yipeta, y que a veces se llevaba tres, cuatro y hasta cinco de ellos a un lugar próximo a Boca Chica, que parecía ser una casa alquilada.

“Sobaba a todos los muchachos y empezaba a masturbar a uno, a todos nosotros… A mí me llevó una sola vez, pero a otros varias veces… Nos tenía allí como dos o tres horas y para traernos nos dejaba siempre en Villa Duarte”, comentó el muchacho.

Asimismo, negó que el religioso en esos momentos tomara alcohol o le brindara a ellos. Detalló que las peticiones de Wesolowski (“Jusepe”, para los niños) las cumplían todos al mismo tiempo, mientras el embajador católico grababa un vídeo con su teléfono móvil.

El joven que dio su testimonio ahora está bajo custodia de la Fiscalía del Distrito Nacional, para fines de investigación, explica El Caribe.

Agrega que los gustos del nuncio a la hora de tener tratos sexuales con los muchachos variaba.

En el programa de televisión reseñado por El Caribe, el joven entrevistado testimonió que uno de sus compañeros, de unos 15 años, le contó  que con Wesolowski adquirió RD$1,500 para comprarse un par de tenis.

“Al otro muchacho, que es un moreno, él (Wesolowski) le pagaba y hasta lo besaba en la boca”, detalló.

En el programa de investigación periodística de Nuria Piera se presentaron otras dos versiones recogidas también en la Plaza de Montesinos, que  coinciden en que el recientemente destituido embajador del Vaticano era un habitual merodeador del malecón, en la zona del monumento a Fray Antón de Montesinos.

La entrevista con una de las víctimas:

El programa completo:

 

Arzobispado dice destitución de nuncio es rutinaria; desautoriza a Agripino Núñez Collado...

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes