Actualidad

Negativa de titularidad a la dominicana Lorgia García Peña en Harvard genera amplio debate

Por Servicios de Acento.com.do


Traducción de Iván Pérez Carrion

El periódico The New YorkTimesabordó con total claridad la situación que se ha presentado en la Universidad de Harvard con docentes que tratan temas relacionados con América Latina y el Caribe y la decisión de denegarle el nombramiento a la doctora dominico-estadounidense Lorgia García Peña.

“La noticia se difundió rápidamente, enfureciendo a los estudiantes latinos y a otros en Harvard: a uno de los pocos profesores que se especializan en estudios latinos y caribeños y dedicaron tiempo a asesorar a estudiantes de color se les negó el cargo”, comienza diciendo el artículo publicado el 2 de enero de 2010, escrito por Kayle Taylor.

“Los estudiantes entraron en acción, ocuparon un edificio administrativo el mes pasado y también interrumpieron una reunión de profesores. Presentaron una carta a la administración exigiendo transparencia sobre el proceso de titularidad y la creación de un departamento de estudios étnicos”, continúa. “Y el día de diciembre en que se tomarían las decisiones de admisión anticipadas, los estudiantes negros, latinos y asiáticos protestaron en la oficina de admisiones, acusando a la universidad de usarlos como fichas en su compromiso declarado con la diversidad, al tiempo que no invirtieron en áreas académicas críticas para sus vidas”.

“Es un momento de inestabilidad en Harvard. La universidad todavía está batallando contra una demanda desafiante por el uso de acciones discriminatorias basadas en la raza en las admisiones; un juez de la corte de distrito falló a favor de Harvard en octubre, pero los demandantes están apelando.

“Pero en el momento en que Harvard defiende su utilización de la raza en las admisiones, citando la diversidad como un componente clave de la educación que brinda, los estudiantes de color dicen que una vez que están en el campus, Harvard devalúa su historia y experiencias y no logra retener a los maestros que los apoyan”.

Estudiantes de Harvard en una protesta reclamando el nombramiento de Lorgia García Peña

En este contexto, varios estudiantes que testificaron durante el desafío legal a las políticas de admisión de Harvard, diciendo que era importante que la escuela pudiera considerar la raza en los ingresos, están los que critican la decisión de negarle la titularidad a la profesora dominico-estadounidense Lorgia García Peña.

Lorgia García Peña es autora del libro The Borders of Dominicanidad (Las fronteras de la dominicanidad) y su caso ha sonado mucho.

Una de las alumnas, Catherine Ho, de 20 años, estudiante de tercer año, que participó en la protesta de diciembre en la oficina de admisiones, acusó a Harvard de usarla a ella y a otros estudiantes que testificaron para pulir su imagen en el juicio y después, dijo: "Estoy cansada de que Harvard use mi historia sin darme estudios étnicos para poder entender completamente lo que significa mi historia", ante los vítores de los otros estudiantes. "Harvard, deja de usar nuestras historias cuando no nos escuches".

Otra estudiante, Laura Veira-Ramírez, de 21 años, era una de las varias que trabajaban a tiempo parcial en la oficina de admisiones, haciendo contacto con los solicitantes minoritarios o aquellos que provenían de entornos pobres o que serían los primeros en sus familias en ir a colegio. Últimamente, dijo, ella y otros estudiantes se habían sentido incómodos al asegurarles a los futuros estudiantes que se sentirían bienvenidos en Harvard.

"Necesitamos más que simplemente dejarnos entrar", dijo Veira-Ramírez, quien llegó a los Estados Unidos desde Colombia cuando tenía 3 año y que es indocumentada, tiene protección contra la deportación bajo Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, el programa de la era Obama que protegió a los jóvenes inmigrantes indocumentados. "Necesitamos recursos una vez que lleguemos al campus", dijo, "y parte de esos recursos es un programa de estudios étnicos".

Pero no han sido solamente los estudiantes los que se han expresado contra la decisión de negar la titularidad a la doctora García Peña. Los académicos de todo el país han escrito al presidente de Harvard expresando su consternación con la decisión, y los docentes de Harvard han exigido una revisión del proceso de tenencia, con la intención de socavar el esfuerzo de la universidad para diversificar su facultad.

García Peña declinó hacer comentarios, al igual que una portavoz de Harvard.

“Lawrence S. Bacow, presidente de Harvard, se negó a discutir las razones para negar la titularidad de la doctora García Peña, citando la confidencialidad del proceso. La decana de la Facultad de Artes y Ciencias, Claudine Gay, ha dicho que quiere aumentar las ofertas en estudios étnicos, pero cree que la contratación de más profesores debe ser lo primero, antes de crear una nueva especialidad. En junio pasado, anunció que Harvard contrataría de tres a cuatro nuevos profesores que trabajarán en estudios étnicos; la búsqueda aún continúa. Gay también dijo en respuesta a las inquietudes de la facultad que realizaría una revisión del proceso de tenencia”, dice TNYT.

Solo 81 de los 2,490 miembros de la facultad de Harvard se identifican como hispanos, según el Fact Book de Harvard; la universidad no quiso decir cuántos de ellos son titulares. Según un informe de 2019 sobre la diversidad de los docentes, el 8 por ciento de los aproximadamente 1,000 docentes titulares son minorías subrepresentadas, que incluye a personas negras, latinas y nativas americanas. Del profesorado con seguimiento de la titularidad, el 12 % son minorías subrepresentadas.

“La controversia se hace eco de conflictos recientes en otras escuelas. En Yale, en marzo pasado, 13 docentes se retiraron del programa de Etnia, Raza y Migración de la universidad, citando una falta de apoyo; los profesores luego se reincorporaron al programa luego de que la universidad acordó aumentar sus recursos. En Dartmouth, a un profesor de inglés que se especializó en estudios asiático-estadounidenses se le negó el cargo en 2016, lo que provocó un alboroto entre los estudiantes y la facultad sobre la incapacidad de la universidad para atraer y retener a la facultad de color y el tratamiento de la facultad que se especializó en los estudios de raza, género y sexualidad”.

Una portavoz de Dartmouth, Diana Lawrence, dijo: "Aunque no podemos comentar sobre asuntos confidenciales de tenencia, Dartmouth está comprometida con la inclusión y la diversidad y ha aumentado constantemente su reclutamiento y retención de profesores y personal de color".

Participación de García Peña

Los esfuerzos para crear un programa de estudios étnicos en Harvard se remontan a varias décadas. Los estudiantes de pregrado ahora tienen dos formas de realizar estudios étnicos: los estudiantes que se especializan en historia y literatura pueden enfocarse en el tema, y los estudiantes pueden tener una menor etnia, migración y derechos. La trayectoria de estudios étnicos en historia y literatura se creó en 2017, la menor en 2009. Los estudiantes que protestan ahora quieren un departamento completo y la oportunidad de especializarse en estudios étnicos.

García Peña ha participado en ambos programas existentes, así como en el programa del Departamento de Lenguas y Literaturas Románicas en estudios de Latinx. (Latinx es un término de género neutral para las personas de origen latinoamericano, comúnmente utilizado en la academia).

En un artículo en línea publicado el año pasado, García Peña escribió que los programas de estudios étnicos hacen que las universidades sean "un poco menos racistas, un poco menos blancas".

"Proporcionan a los estudiantes espacios para pensar y escribir sobre cuestiones importantes", escribió. "También brindan apoyo a estudiantes de color a quienes se les hace sentir en cualquier otro curso, como ciudadanos de segunda clase a quienes se les recuerda que no pertenecen".

En diciembre, un grupo de profesores y administradores de Harvard que enseñan en estudios asiático-americanos, latinos y nativos americanos o dirigen los programas existentes que apoyan los estudios étnicos publicaron una carta sobre la negación de la tenencia del Dr. García Peña que se vio empapada con una sensación de frustración con lo que dijeron fue la continua resistencia institucional que enfrentan sus campos.

Dijeron que la negación de la titularidad a la doctoral García Peña tuvo "graves repercusiones" en sus esfuerzos para reclutar y retener a los mejores profesores en sus disciplinas.

"Si bien entendemos que recibir la titularidad en Harvard nunca está asegurado", escribieron, "las preguntas sobre la imparcialidad del proceso de promoción para el profesorado en campos mal entendidos y desestimados en la universidad inevitablemente surgirán, hasta que se les brinde el respeto y los recursos dados a otras áreas de estudio", citó TNYT.

El proceso de titularidad en Harvard está envuelto en secreto, afirma el diario. Los colegas de la doctora García Peña en el Departamento de Lenguas y Literaturas Románicas votaron por unanimidad para recomendarla para el cargo. Bacow luego consultó a un comité de expertos dentro y fuera de Harvard que permanecen en el anonimato, antes de negarle la titularidad a García Peña.

En el año escolar 2018-19, el 69 % de las revisiones de tenencia completadas en la Facultad de Artes y Ciencias tuvieron éxito. El año anterior, la cifra fue del 79 %.

El profesorado y los estudiantes se han preguntado si el proceso que involucró a la Dra. García Peña fue justo, citando sus logros académicos, que incluyen un libro sobre la construcción de la identidad racial y nacional dominicana. Algunos argumentaron que la decisión refleja una falta institucional de respeto por el trabajo en los estudios étnicos, así como una falla en recompensar el trabajo de tutoría y apoyo a los estudiantes.

Robert Reid-Pharr, profesor en los Departamentos de Estudios de Mujeres, Género y Sexualidad y Estudios Africanos y Afroamericanos, dijo: "Tenemos que preguntar, no solo en sus casos, en particular a las personas de color, en particular a las mujeres, se les pide que hagan todo tipo de trabajo extra, pero ese trabajo no necesariamente se juzga o remunera de manera adecuada”.

Los partidarios de la Dra. García Peña también han citado dos incidentes preocupantes desde el año pasado. En septiembre, el Dr. García Peña encontró una nota odiosa dirigida a la puerta de su oficina que atacaba su raza y género. Y en octubre, varios estudiantes de color en una de sus clases fueron interrogados por agentes de policía de la Universidad de Harvard cuando estaban realizando un proyecto de arte en Harvard Yard, una actividad para la cual el Dra. García Peña había recibido permiso.

Cornel R. West, quien tiene un puesto conjunto entre la Harvard Divinity School y el Departamento de Estudios Africanos y Afroamericanos, dijo que muchos estudiantes creían que la decisión de negar la tenencia del Dr. García Peña fue impulsada por el racismo y el sexismo. Dijo que no creía que ese fuera el caso, al menos sin evidencia clara, pero sí creía que la decisión era incorrecta.

Veira-Ramírez, la estudiante de último año que participó en las protestas en la oficina de admisiones, dijo que la Dra. García Peña estaba enfocada en ayudar a estudiantes como ella a sentirse como en casa en una de las universidades más elitistas del país.

"Ella quería que tengamos espacio en Harvard", dijo. Recordó que, el otoño pasado, había asistido a la primera reunión de una de las clases del Dr. García Peña y encontró la sala llena, con gente sentada en el piso y de pie bordeando las paredes.

La respuesta del Dr. García Peña fue reveladora, según Veira-Ramírez. "Dijo: 'Esta sala no es lo suficientemente grande, porque Harvard no cree que podamos llenar una sala para estudios de Latinx'".

En la reunión frente al University Hall del lunes por la tarde, unos 50 estudiantes entregaron una carta abierta. 

"Si bien se busca externamente a los miembros de la facultad que pueden realizar y enseñar investigaciones de Estudios Étnicos, es absolutamente inaceptable negar la titularidad de la profesora García Peña, especialmente como miembro del propio comité de búsqueda", dice la carta en uno de sus párrafos. "Es una hipocresía de los administradores de la Universidad afirmar que están interesados en promover la beca de Estudios Étnicos en Harvard y al mismo tiempo negar la titularidad a un destacado erudito de Estudios Étnicos y Latinos".

Un artículo de Lorgia García Peña, de abril de 2019, sobre el tema de la titularidad en Harvard

https://asterixjournal.com/microeditorial-a-meditation-on-possibility-in-academia/

Asterix Journal

MICROEDITORIAL:Una meditación sobre la posibilidad en el ámbito académico

Por Lorgia García Peña

20 de abril de 2019

No hay ningún secreto sobre la forma en que el nacionalismo blanco y la supremacía blanca impregnan todos los niveles de nuestra sociedad. La última década nos ha demostrado que aún no hemos ganado, y que la violencia y la destrucción basadas en el fanatismo y el odio todavía están aquí. Es triste y aterrador pensar en todas las vidas que se han perdido, desde Trayvon Martin en Florida (2012) hasta Joane Florvil en Chile (2017) y Carolina Payano en Milán (2011), y los peligros que enfrentamos por vivir en estos órganos no blancos.

Y, sin embargo, nos instaría a que hablemos más allá de estas terribles violencias, más allá del duelo y la ira, para profundizar en las formas "perfectas" en que la supremacía blanca da forma a nuestras instituciones y todos los aspectos de nuestras vidas. Esto es más evidente en mi ubicación de trabajo, en mi posición de sujeto como estudioso de Latinx Studies. Los colegios y universidades, particularmente los de élite, no fueron creados para personas como yo: una inmigrante latina dominicana de Trenton, NJ. La "ciencia" fabricada por Harvard negó la ciudadanía puertorriqueña y produjo una retórica que consideraba a los negros como inferiores.

La supremacía blanca en estas instituciones sangra a través de las fotos de hombres blancos que cuelgan en los pasillos de la universidad, en el programa de estudios que privilegia al canon blanco y carecen de todo tipo de representación para las personas de color, y en la incapacidad de la universidad para contratar o retener una facultad negra y parda, en la negativa de la Universidad de Estudios Étnicos como un campo legítimo de conocimiento.

Al escribir a principios del siglo XX, Arthur Schomburg, el erudito y bibliófilo puertorriqueño negro, abogó por la creación de departamentos de Historia Negra y por la formación de historiadores negros como una forma de contrastar las mentiras, los silencios y la absoluta violencia producida sobre las personas negras y pardas en la universidad. Su propuesta reintrodujo lo que "la esclavitud eliminó": la posibilidad de humanidad y pertenencia.

Los estudios étnicos (negros, latinos, indígenas, asiáticos, árabes) se encargan de la inconmensurable tarea de llenar los vacíos que dejan todos los demás campos del conocimiento, con la creación de un entorno de aprendizaje que contrasta la supremacía de la blancura, la desigualdad, el racismo y la exclusión que domina nuestros cánones, bibliotecas y archivos. ¿Qué podría ser más importante para nuestra humanidad? ¿Qué podría ser más importante para nuestras universidades?

Las conversaciones repetitivas con nuestras instituciones para justificar la necesidad de Estudios Étnicos es una confirmación de la supremacía estructural de la blancura en nuestros colegios y universidades. La reciente negación atroz de la tenencia de una de nuestras joyas en los estudios de Latinx, el Dr. Albert Laguna, refuerza la violencia contra los académicos que intentan volver a lo que, como sugirió Schomburg, "la esclavitud se llevó". Es irritante la forma en que Yale y otras instituciones continúan negando su apoyo a los estudiosos de Estudios Étnicos. Los mismos académicos que producen trabajos importantes que salvan vidas todo el tiempo mientras asesoran y apoyan a los estudiantes. La renuncia de 13 académicos mayores afiliados a los Estudios Étnicos de Etnia, Raza y Migración de Yale como un acto de protesta me da esperanza.

Los departamentos y programas de estudios étnicos hacen que nuestras universidades sean un poco menos sesgadas, un poco menos racistas, un poco menos blancas. Proporcionan a los estudiantes espacios para pensar y escribir sobre preguntas importantes; También brindan apoyo a estudiantes de color que se sienten en cualquier otro curso, como ciudadanos de segunda clase a quienes se les recuerda que no pertenecen ahí. La acción de los 13 profesores de Yale en medio del rechazo de los estudios étnicos de su universidad es un acto de esperanza radical por la posibilidad de otra forma de aprendizaje y por la posibilidad de devolver lo que la esclavitud se llevó. Sus acciones son un recordatorio de que, en medio de la violencia, siempre hemos logrado prevalecer al esperar radicalmente que la unidad y la solidaridad finalmente nos permitan cambiar las cosas como siempre sucedieron, luchando. Estoy con Albert Laguna y el Yale 13.

Lorgia Garcia Peña, Harvard.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes