MAR DEL PLATA (ARGENTINA), 4 Dic.La Comunidad Iberoamericana de Naciones se ha fijado la meta de erradicar el analfabetismo “antes de 2015″ así como otros objetivos en educación para conseguir que la generación de 2021 sea la mejor formada de todos los tiempos, según han acordado los líderes de la región en la declaración política y el plan de acción suscritos al término de la cumbre.
Para conseguirlo, los países deberán invertir en educación, en conjunto, el 5,5 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB), o lo que es lo mismo unos 100.000 millones de dólares (76.000 millones de euros), ha explicado en rueda de prensa el ministro de Educación de España, Angel Gabilondo. La media actual se sitúa en el 5,1 por ciento, que es el porcentaje que invierte España, mientras que Argentina llega al 6 por ciento.
En la declaración, los líderes se han comprometido a “continuar fortaleciendo los programas existentes” y desarrollar otros de “emergencia en aquellos países con mayores tasas de adultos analfabetos” como Guatemala, Nicaragua y El Salvador. Según la UNESCO, en América Latina existen 39 millones de analfabetos mientras que 110 millones de adolescentes no terminan la escuela primaria.
También se ha dado el pistoletazo de salida para crear un fondo solidario que ayudará a los países más pobres a alcanzar esas metas de educación para el horizonte de 2021 y que empezará a operar a primeros de 2011.
El fondo se nutrirá fundamentalmente de donaciones que hagan empresas e instituciones y hasta ahora ha conseguido recabar casi 3.000 millones de dólares, ha indicado el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias.
Por lo pronto, la Organización de Estados Iberoamericanos, uno de los cinco organismos de la Comunidad Iberoamericana, ha suscrito varios acuerdos con entidades privadas para este fin. Entre ellos figura el programa de becas firmado con el BBVA por valor de 400 millones de dólares, otro con UNICEF por 500 millones y otro con Telefónica por el mismo montante.
Las metas 2021 incluyen, entre otros objetivos, asegurar la escolarización de todos los niños en la educación primaria y en la educación secundaria básica en condiciones satisfactorias; aumentar el número de jóvenes que finalizan la educación secundaria superior; potenciar la educación en valores para una ciudadanía democrática activa y lograr que al menos en cada escuela haya un ordenador por cada 10 niños.
(de la enviada especial de EUROPA PRESS, Beatriz Fernández) –