Actualidad

Ex presidente de empresa contratista decide declarar y citarán a Lula

Por Servicios de Acento.com.do


Traducción Iván Pérez Carrión

El empresario Leo Pinheiro, expresidente y socio de la empresa contratista OAS, condenado a 16 años de prisión en la Operación Lava Jato, decidió hacer un acuerdo de delación retribuida, según el diario brasileño Folha de Sao Paulo con los profesionales e investigadores que acompañan en las negociaciones, en un artículo publicado hoy .

Pinheiro debe reportar los casos que involucran al expresidente Lula, como las reformas del apartamento tríplex en Guarujá (Sao Paulo) y en el local de Atibaia (Sao Paulo), y el pago de sobornos que habrían sido realizados por Odebrecht y para parlamentarios que defendían los

Pinheiro era uno de los contratistas más cercanos de Lula y los políticos en Brasilia. Por involucrar parlamentarios con aforo privilegiado, la negociación se está haciendo con la PGR (Procuraduría General de la República, de Brasilia, y no con el grupo de trabajo de los fiscales federales de Curitiba. La expectativa de los investigadores es que será la denuncia más espectacular de Lava Jato, que ya asciende a 40 empleados.

Otros ejecutivos de la empresa, como Agenor Franklin Magalhães Medeiros, también participarán en el acuerdo, relatando casos de corrupción.

El pasado domingo (28), la columnista Mónica Bérgamo reveló que los ejecutivos de OAS estudiaban hacer la denuncia de irregularidades.

En los borradores de las declaraciones que se están escribiendo esta semana, Pinheiro diría que la empresa preparó el apartamento en Guarujá de Marisa, la esposa de Lula, y más tarde ella no quiso quedarse con la propiedad.

Confirmaría que la OAS financió parte de las reformas en el local de Atibaia –la Folha reveló que la obra fue asumida por una especie de consorcio informal de amigos de Lula, integrado por OAS, Odebrecht y Usina San Fernando, del agricultor José Carlos Bumlai.

Odebrecht ya confirmó que uno de sus empleados, el ingeniero Frederico Barbosa, trabajó en la modificación del local, pero no ha explicado hasta el momento de donde vino el dinero llegó para las obras.

Pinheiro contaría, de acuerdo con la Folha, que pagó deudas de la campaña de Dilma Rousseff del 2010 a la agencia de Pepper. Fueron pagados por la OAS 717,000 reales (R$) para la agencia que cuidaba la imagen de Rousseff en las redes sociales, como en Facebook.

Este martes (1), Folha reveló que Andrade Gutiérrez informó, según el acuerdo pactado, haber pagado cerca de R$ 6 millones a Pepper también en el año 2010 a través una “caja dos”. La empresa afirma que prestó servicios y niega haber recibido pagos ilícitos.

Las empresas OAS y Odebrecht ganaron en consorcio dos de los más grandes contratos de Petrobras, que equivalen a poco más de R$7 mil millones. Consisten en la construcción de la refinería Abreu e Lima, en Pernambuco, y Repar (Refinería Getulio Vargas), en Paraná. Según el exdirector de Petrobras, Paulo Roberto Costa, la compañía pagó R$7,06 millones de dólares en sobornos a la dirección de Suministro ocupada por él entre 2004 y 2012. En el caso de la refinería en Paraná, UTC también fue también parte del consorcio.

Los mensajes

Pinheiro comenzó a negociar la denuncia de irregularidades en diciembre, cuando salieron a la luz miles de mensajes en los que Pinheiro discutía sobre los pagos a los políticos con otros líderes de la empresa OAS, a través de la aplicación WhatsApp. La estimación de PF es que se han intervenido cerca de 80,000 mensajes, muchos de ellos comprometedores para el ejecutivo.

Debido a estos mensajes, el ejecutivo temía ser detenido de nuevo por decisión del juez Sergio Moro.

El empresario, sin embargo, sólo tomó la decisión final después de consultar con el Tribunal Supremo Federal el 17 de febrero, lo que dio lugar al inicio de la condena en la cárcel después de la condena en apelación.

Leo Pinheiro fue detenido en noviembre de 2014, en la etapa en que Lava Jaro encontró la participación de los líderes de las empresas contratistas contratados por Petrobras con el pago de sobornos a funcionarios de Estado y a políticos. Fue puesto en libertad por orden del Tribunal Supremo y prefirió mantener silencio.

En agosto del año pasado, el juez Sergio Moro lo condenó a 16 años de prisión por corrupción, lavado de dinero e integrar una organización delictiva. Está en libertad.

Si la condena es confirmada por el Tribunal Regional Federal de Porto Alegre, que juzga las sentencias de Paraná en segunda instancia, Pinheiro corre el riesgo de ser detenido. Esta vez, no podrá esperar en libertad los recursos ante los tribunales superiores

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes