Actualidad

Debate sobre las demandas por difamación en Inglaterra y Rusia


REDACCIÓN CENTRAL.- ¿Puede una persona que no sea conocida ni tenga arraigo en la Florida, por ejemplo, demandar por difamación e injuria? De acuerdo con la decisión de los tribunales de Inglaterra eso no es posible. Lo acaba de decidir un tribunal, a propósito de una demanda de un ruso contra un ciudadano de Inglaterra.

Vea a continuación el artículo de The Wall Street Journal del pasado 18 de octubre

Eliminando el frío sobre los medios ingleses

El turismo de difamación sufre un golpe en los tribunales británicos

Los turistas siempre acuden a Londres para ir de compras y ver el Big Ben. Pero son menos propensos a seguir viniendo para ajustar cuentas legales después de dos sentencias del Tribunal Superior el lunes, para establecer límites claros contra el turismo de la difamación en Inglaterra y Gales. Junto con la nueva legislación del Parlamento, las sentencias podrían finalmente levantar el frío sobre la libertad de expresión y la libertad de prensa bajo las leyes de difamación de Inglaterra favorables al demandante.

La disputa que está en el centro del caso Karpov contra Browder comenzó con la muerte en prisión del abogado Serguéi Magnitsky en Moscú en 2009. Magnitsky había estado investigando un fraude fiscal de varios millones de dólares por las autoridades rusas contra su cliente, Hermitage Capital . Pavel Karpov, un policía retirado de Moscú, afirmó que el director general de Hermitage, William Browder, lo difamó en una entrevista de la BBC en 2011, un artículo de 2012 en la revista Foreign Policy, y en videos en línea sobre el caso de Magnitsky.

Los tribunales rusos desestimaron las demandas civiles y penales del Sr. Karpov, por lo que él llevó su caso a Londres. Browder vive en Gran Bretaña y es un ciudadano del Reino Unido, pero argumentó ante el Tribunal Supremo que Karpov no tiene ninguna reputación en Inglaterra y Gales para que Browder lo hubiera mancillado. Karpov lo refutó al decir que él tiene excompañeros y una exnovia que viven en Inglaterra, y que él había viajado a allí antes “en cinco ocasiones o más”.

El magistrado Peregrine Simon desestimó el caso. “La conexión (de Karpov) con este país es exigua”, concluyó el juez Simon, "y, a pesar de que puede apuntar a la continua publicación [de los vídeos] en este país, hay ‘un grado de artificialidad’ en cuanto a su búsqueda de proteger su reputación en este país".

La intención real de Karpov ‒como lo admitió en su libelo de demanda‒ es luchar contra las sanciones impuestas en su contra por la Ley Magnitsky de Estados Unidos, por lo que Browder hizo una vigorosa campaña. La ley de 2012 impide que el Karpov entre y haga transacciones financieras en EE.UU. El juez Simon declaró que el sistema de justicia inglés era apenas un foro apropiado para proseguir con esa lucha, especialmente teniendo en cuenta que los tribunales rusos ya habían rechazado las denuncias del Sr. Karpov.

La segunda sentencia por difamación implicaba la denuncia de un hombre de negocios serbio con sede en Ginebra, contra un hombre de negocios de Montenegro radicado en Croacia. En 2010, cinco periódicos y blogs de los Balcanes publicaron citas de Ratko Knezevic alegando que Stanko Subotic es un genio del crimen. El juez James Dingemans dictaminó que el Sr. Subotic no tiene ninguna reputación sustancial en Inglaterra que defender y desestimó el caso.

Ambas decisiones tienen lugar antes de la entrada en vigor, a finales de este año, de la Ley de Difamación de Gran Bretaña de 2013, que establece un umbral de “daño grave” a demandas por difamación. Si el demandante es una empresa con fines de lucro, sólo califican "graves pérdidas económicas", matiza. La ley también extiende inmunidad limitada a las declaraciones de información neutral y opinión honesta, así como las realizadas en el interés público. Esta norma entró en la jurisprudencia de la Cámara de los Lores con la sentencia hito de 2006 en una demanda contra este periódico (Jameel contra The Wall Street Journal Europe).

La “regla de publicación única” de la Ley de Difamación también impide casos múltiples de difamación contra una sola declaración pública: Un artículo de noticias en la Red, por ejemplo, no puede ser la base para dos demandas, si es reenviada por Twitter. La ley limita la jurisdicción de los tribunales ingleses en los casos de difamación en que el demandado no es de la UE, aunque los demandantes no europeos tendrán todavía un amarre más amplio para demandar.

Todo esto inclina ligeramente la balanza legal hacia la libertad de expresión y la aleja de un amorfo “derecho a la reputación", y hará que sea más difícil para las celebridades, oligarcas y bandidos contratar a los tribunales ingleses en las campañas de extorsión en el futuro. Que los turistas vengan por la Corte de St. James, en lugar de por victorias espurias en los Tribunales Reales de Justicia.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes