Actualidad

Aníbal de Castro: la norma es que la nacionalidad se obtiene por el origen


SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El embajador dominicano en Washington, el periodista Aníbal de Castro, sigue respondiendo a los medios de los Estados Unidos que publican reportajes sobre la sentencia del Tribunal Constitucional de la República Dominicana, que despoja de la nacionalidad a los llamados ciudadanos en tránsito

La siguiente publicación, del periódico PRI's The World, escriba por Bruce Wallace, fue respondida por Aníbal de Castro, con explicaciones sobre la naturaleza de la decisión legal dominicana, que de acuerdo al embajador es parte de un ordenamiento jurídico diferente al de los Estados Unidos.

A continuación el reportaje de Bruce Wallace y la carta de Aníbal de Castro:

Aumentan las protestas mientras RD trata de despojar a descendientes de haitianos de la ciudadana

El embajador de RD en Estados Unidos, Anibal de Castro, responde a los medios

PRI's The World

Reporta Bruce Wallace

14 de noviembre de 2013

Église de Dieu (Iglesia de Dios), una iglesia en Harlem, tiene una congregación de alrededor de 200 personas, la mayoría de las cuales tienen sus raíces en Haití. Alternan las canciones en inglés y criollo haitiano, mientras las letras son proyectadas en este último.

En una tarde reciente en el barrio de East Flatbush, de Brooklyn, cerca de una docena de pastores haitianos se reunieron. Su plan, organizar una respuesta a una reciente sentencia del Tribunal Constitucional de la República Dominicana.

La sentencia refuerza una ley de 2010 que niega la ciudadanía a los nacidos de padres que no son dominicanos. Se aplica la ley con carácter retroactivo a cualquier persona nacida después de 1929. Y esto afecta a unas 250,000 personas, la mayoría de las cuales tienen raíces en Haití.

La medida forma parte de un largo debate que se está intensificando en República Dominicana sobre los trabajadores indocumentados y sus hijos.

Ahora, el fallo resuena en la Ciudad de Nueva York, sede de grandes comunidades de inmigrantes haitianos y dominicanos.

Una de las personas que dirige las protestas contra la decisión en Nueva York es el obispo Emanuel Denis. Él dice que tan pronto como se enteró de la decisión de la corte, comenzó a hacer llamadas.

“Empecé a decir, 'Bueno, como ministros, pastores, ya saben, tenemos que hacer algo. No podemos permanecer pasivos. Tenemos que actuar, tenemos que expresarnos en contra de eso'”, dice.

Los grupos de derechos internacionales llaman racista a la sentencia. En la República Dominicana la población está dividida de manera uniforme al respecto.

Y en Nueva York, los inmigrantes haitianos y dominicanos ya se están uniendo contra el fallo.

Recientemente, una multitud protestó por la decisión de la corte en Times Square, cerca del Consulado Dominicano. Los carteles en créole, español e inglés decían: “República Dominicana, detenga el apartheid” y “No a la limpieza étnica”.

Activistas de mucho tiempo haitianos están ayudando aquí a organizar las protestas ‒personas como Lord Divers. Y él dice que no es común ver a los haitianos tan unidos alrededor de un tema. Los políticos suelen dividir a la comunidad aquí ‒por ejemplo, con la gente a favor o en contra del expresidente Jean-Bertrand Aristide, o el actual presidente, Michel Martelly.

“La diferencia es que nuestro grupo tiene a todas esas personas en un mismo grupo, y toda esa gente está luchando por una misma causa: los derechos humanos y la dignidad humana”, dice.

También se están incorporando nuevos activistas. Un estudiante graduado blanco de la Universidad de Columbia, que pasó un tiempo en la República Dominicana, publicó un mensaje en YouTube argumentando en contra de la ley. El video cierra con una serie de jóvenes dominicanos que dicen “Eso no se hace”, en español.

El video generó una página en Facebook y una conferencia reciente en Columbia que atrajo a personas diferentes, incluyendo a muchos estadounidenses dominico-americanos. Raquel Batista, abogada y activista de derechos de los inmigrantes aquí, dice que ella y otros dominico-americanos se han mantenido activos sobre este tema.

“Realmente ha habido un grupo creciente de seguidores aquí en la comunidad dominicana durante mucho, mucho, mucho tiempo”, dice.

Ese apoyo no sorprende a Edward Paulino, profesor de John Jay College, que se centra en asuntos haitiano-dominicanos. Él dice que los dominicanos, en especial los inmigrantes indocumentados, se vinculan con los haitianos que ahora se encuentran en este limbo legal sobre la ciudadanía.

Paulino también sabe que estas conexiones entre la República Dominicana y Haití son profundas en la isla. Recientemente, él estuvo en la frontera que divide a los dos países de la isla La Española. Y dice que la gente le pidió que enviara un mensaje al resto del mundo.

“Dile a la gente dondequiera que vayas que tenemos un historial de trabajo juntos. Que no nos gusta la decisión, pero que aquí la vida real es la coexistencia”, dice Paulino que le dijeron allá. “Es lo único que han conocido desde hace más de 300 años, y eso es comerciar unos con otros, y conocerse unos a otros".

El Tribunal Constitucional dominicano le ha dado a la Junta Electoral del país un año para revisar los registros civiles e identificar a quién se le podría revocar la ciudadanía bajo el nuevo reglamento. Las viejas relaciones a lo largo de toda la frontera, y los activistas recién motivados en EE.UU. serán puestos a prueba.

“Eso no se hace”.

Vínculo: There's a long story behind 'anti-Haitianismo' in the Dominican Republic

----

Respuesta oficial a la campaña en los medios (Del embajador dominicano Aníbal de Castro)SALTODELINEA

“A diferencia de Estados Unidos, la República Dominicana no otorga la ciudadanía a todos los nacidos en su territorio. De hecho, Estados Unidos es uno de los pocos países que mantienen esta práctica. En la mayoría de los países, la norma es que la ciudadanía se obtiene por origen o conferida en ciertas condiciones.

Desde 1929, la Constitución de la República Dominicana establece que los hijos de personas en tránsito, un estatus legal temporal, no son elegibles para la ciudadanía dominicana. El artículo que usted ha publicado no menciona que este principio fue confirmado en 2005 por el Tribunal Supremo y posteriormente ratificado en una reforma constitucional en 2010.

El Tribunal Constitucional confirma interpretaciones anteriores de otros tribunales y busca su implementación con las autoridades competentes, con el fin de establecer una política de inmigración coherente. Al igual que otras naciones con una población significativa de inmigrantes, la República Dominicana tiene un interés legítimo en la regulación de la inmigración y en tener reglas claras para la adquisición de la ciudadanía. Esto no sólo asegura la estabilidad interna del país, sino que también garantiza una protección adecuada de sus inmigrantes.

La República Dominicana no debe ser presionada por agentes externos y otros países para que aplique medidas contrarias a su propia Constitución, que sería inaceptable para la mayoría de los países se enfrentan a presiones migratorias similares. El gobierno dominicano reconoce sus obligaciones ante la comunidad internacional y la difícil situación de los hijos de inmigrantes ilegales haitianos nacidos en el país que carecen de documentos de identidad.

Esto no significa, sin embargo, convertirlos en apátridas. Como dice su artículo, la Constitución de Haití otorga la ciudadanía a toda persona nacida de padres haitianos en cualquier parte del mundo. Esto significa que una persona nacida de padres extranjeros en Haití no es elegible para la ciudadanía haitiana. Además, el Estado de Haití tiene la obligación de documentar a sus nacionales, independientemente de su lugar de nacimiento.

Nuestro país no puede asumir la responsabilidad por las consecuencias debidas a la dificultad que Haití tiene para documentar a sus ciudadanos. Sin embargo, la República Dominicana ha realizado esfuerzos para apoyar a las autoridades haitianas en la regulación del registro civil, incluyendo el acceso gratuito a las instituciones dominicanas para facilitar su trabajo.

Su artículo sostiene que ha habido discriminación contra los inmigrantes haitianos en lo que se refiere a la concesión de la nacionalidad. Si en realidad hay medidas que resultan incompatibles, estas son resultado de la lucha que la República Dominicana ha enfrentado durante décadas para implementar con éxito su política de inmigración, las mismas que han afectado a vuestras propias políticas de inmigración.

Cabe señalar, además, que los nacidos de al menos un padre que sea un residente legal en República Dominicana, es en realidad un ciudadano dominicano. Por lo tanto, el número de personas que no reúnen los requisitos para obtener la nacionalidad dominicana ha sido demasiado exagerado. Un componente clave de la resolución del Tribunal Constitucional es el mandato de proporcionar a las personas afectadas el permiso de residencia temporal, hasta que se establezca un plan de regularización.

Esto les permitirá permanecer y trabajar en el país y les proporcionará los medios para obtener la nacionalidad o residencia, de acuerdo con los factores individuales. Cada caso se examinará cuidadosamente y con sujeción al debido proceso judicial. Por lo tanto, las especulaciones sobre las deportaciones masivas que he escuchado son infundadas.

La República Dominicana y Haití puede que hayan tenido una historia enmarañada. Acontecimientos recientes, como la solidaridad mostrada por la sociedad dominicana tras el terremoto de 2010, han mostrado, sin embargo, que mayormente ambos países están mirando hacia el futuro, participando en la ardua tarea de encontrar soluciones conjuntas a los problemas comunes”.

Aníbal de Castro Embajador de la República Dominicana, Washington D.C.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes