Didáctica

Educar sin ruido

¡No se escucha, más fuerte!

A menudo se les dice esto a los niños y jóvenes para que respondan más alto o griten, transmitiendo el mensaje de que si no hay ruido no hay felicidad o no están prestando atención. No pueden ni hablar en las fiestas y celebraciones. Nos vamos acostumbrando y se va normalizando el ruido sin darnos cuenta del daño que el mismo puede causar en nuestra salud. Ponemos la música alta, usamos aparatos y equipos ruidosos, carros y camiones, tocamos bocina sin necesidad, hablamos como si estuviéramos en una llamada de larga distancia en los años 80, dando espacio a la contaminación acústica.

Recientemente estaba visitando a unos amigos en la clínica y era insoportable el ruido por el tono de voz de las personas que estaban ahí. Solicitaron silencio varias veces, pero fue imposible a pesar de ser un lugar que requiere de tranquilidad y respeto. Esto es solo uno de muchos ejemplos del mal manejo que tenemos con nuestro tono de voz y el ruido. Decimos que los dominicanos somos “bullosos” pero no nos detenemos a cambiar la forma como nos comportamos o como educamos a las nuevas generaciones. Lo peor es que nos hemos acostumbrado tanto al uso de un tono de voz alto y al ruido de fondo que a algunos incluso les molesta el silencio y la calma. No sabemos distinguir entre sonidos agradables y apropiados y aquellos que nos afectan negativamente e interfieren con nuestro desempeño.

¿Qué se escucha en la escuela y en el aula?

La mayoría de las veces los niveles sonoros son excesivos. En muchas escuelas se educa a pesar del ruido, el cual puede llegar a ser ensordecedor. Hablan todos al mismo tiempo sin tomar turnos, sin escucharse. Los docentes tienden a subir el tono de voz y a repetir lo mismo varias veces para ser escuchados, quedando roncos, sin voz y agotados. Basta con visitar ciertos centros educativos para darnos cuenta de la labor titánica en que se convierte el poder enseñar, aprender, comunicarse y escucharse debido al ruido exterior e interior.

En la escuela se puede y se debe enseñar a manejar mejor el tono de voz, a distinguir entre sonidos agradables y ruidos no deseados, a escuchar y a hacer silencio. No se trata de tener estudiantes callados y pasivos, sino de lograr un clima positivo y una comunicación adecuada en la que todos participan y colaboran, beneficiando la interacción, la concentración y el desempeño académico.

El tono de voz adecuado nos ayuda a estar tranquilos, a prestar atención y a escuchar. El ruido, por el contrario, puede causar estrés, promover conductas inadecuadas y causar dolor de cabeza y pérdida auditiva. Por esto es necesario abordar este tema en nuestros hogares y escuelas de manera intencional. Hay distintas formas de hacerlo. Un primer paso es prestar atención a los sonidos y ruidos que nos rodean y al tono de voz que usamos.

Un modelo digno de replicar en nuestro contexto es el del programa educativo llamado “Educar para vivir sin ruido” de Madrid que cuenta con guías a ser utilizadas por estudiantes y docentes para actuar a favor de la calidad de vida de su comunidad. Esto lo logran a través de la prevención de la contaminación acústica y el abordaje de la problemática del ruido realizando diversas actividades apropiadas en la escuela.

Lamentablemente el simple hecho de contar con las Leyes de medio ambiente, salud y de  prevención, supresión y limitación de ruidos nocivos y molestos que producen contaminación sonora no garantiza que el problema mejore si no aseguramos que todos y cada uno asuma su responsabilidad para minimizar este problema en cada lugar donde se encuentra y de todas las formas posibles. La escuela es uno de estos lugares.

Eduquemos sin ruido, modelando el uso adecuado de la voz y la escucha activa en nuestros hogares y en nuestras aulas, ayudando a disfrutar del silencio y de los sonidos del ambiente, a identificar aquellos dañinos con decibeles más altos de los recomendados, a ejecutar planes de acción y a hacer cumplir las leyes. El país lo agradecerá.

encuesta

¿Cree usted que la Suprema Corte de Justicia está dirigiendo de manera correcta el juicio del caso Odebrecht?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.