Desarrollo e institucionalidad

Cultura, tinta invisible e indeleble del ser dominicano

Para un país generar desarrollo nacional, regional y local, debe tener muy claro y sus ciudadanos estar comprometidos con el aprovechamiento de sus recursos naturales de manera sostenible, su biodiversidad, biotecnología y posición geoestratégica, formulando, promoviendo y fomentando el desarrollo cultural, turístico y emprendedor.

La República Dominicana debe, pues, buscar el posicionamiento de cada municipio en el ámbito nacional e internacional, para lo cual son necesarios programas y subprogramas que eleven la competitividad turística, la formación y creación artísticas y la difusión de la oferta cultural, turística y de emprendimiento, pilares fundamentales de la identidad de cada municipio.

Hemos perdido nuestros ríos y cuencas y esto concurriendo con una tímida política pública y, lo peor, con solo asomos de preocupación ciudadana. Para impulsar una nueva etapa del desarrollo local integral y recuperar nuestra memoria histórica debemos tirar nuestras miradas al rio y sus cuencas como una oportunidad para garantizar nuestra vida futura, ya comprometida, por falta de una política de agua, el bien más preciado y que estamos perdiendo.

El Estado dominicano es laico y sus políticas públicas no deben privilegiar ninguna religión; pero en modo alguno puede ignorar nuestra carga religiosa y cultural como parte de nuestro ser dominicano y las bases principistas que sirven a los propósitos éticos para buscar un desarrollo sostenible y de respeto a nuestras tradiciones.

El turismo religioso debe ser atendido por el Ministerio de Turismo. La Semana Santa, nuestras fiestas patronales son un marco muy apropiado para promoverlo. Nuestra catedral primada, el Santo Cerro, la Virgen de Las Mercedes, La Altagracia, la Iglesia Corazón de Jesús, la Iglesia de Santa Bárbara y tantas otras que de seguro alientan la asistencia del turismo en nuestro país.

El turismo cultural no puede ser mejor para la repitencia y atracción turística, sin descuidar obviamente nuestro turismo de playa y sol. Nuestras muestras culturales, folclórica, gastronómica, literaria y musical son esenciales para garantizar el turismo sostenible, pues la cultura es la fuente nutricia de lo que somos. No solo somos cuerpo. Es la tinta invisible de nuestro ser. Sin ella no es posible tener educación, sanidad mental y física, ni conocimiento, puestos al servicio de nuestro desarrollo. 

encuesta

¿Cree usted que el mensaje de Margarita Cedeño conducirá a la unidad de Danilo Medina y Leonel Fernández?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.