La columna de Miguel Guerrero

El temor que nos paraliza

En el fondo, lo que impide los acuerdos para avanzar en los temas sustanciales,  no son solo los intereses de grupos, por mucho que estos sean y traben los esfuerzos. Es el miedo a la concertación el que detiene las manecillas del reloj. El temor a conciliar las diferencias bajo la creencia de que ceder en aras de una buena negociación es claudicar ante el adversario. El terror que les inspira al liderazgo político ir a la casa del contrario y pactar acuerdos, por más que esos tratos sean de urgencia capital para la nación. El horror que les produce un tuit crítico en las redes.

A veces suelo preguntarme  la razón por la que  los verdaderos líderes de oposición  eluden el trato directo con sus pares en el gobierno. A algunos les he inquirido, por simple curiosidad y sin lograr respuesta, porqué en lugar de perder el tiempo en reuniones improductivas con gente sin real poder de decisión no se acercan al de arriba. Por qué no toman el teléfono y le dicen al que tiene la llave en sus manos: “Vamos a resolver esto de la mejor  manera para el país, como demócratas, buenos patriotas y amigos  que somos”. Es lo que comúnmente se hace en los países que miran hacia adelante y dejan un poco atrás el pasado. Y es como proceden aquellos que entienden que el presente es la única oportunidad que tenemos de construir el futuro.

Esa y no otra es la razón de que las iniciativas vitales que requieren de consenso se llenen de moho y al final pierdan todo su valor. La causa de que no se apoye un programa de enorme valor social sobre el que se está de acuerdo, por creer que se le daría así  un triunfo al contrario. Es esa la razón por la que no crecemos espiritualmente, a despecho de nuestro  enorme crecimiento material. Lo que explica nuestra pequeñez y la falsa creencia de que el fracaso de un gobierno es el camino más directo al poder.

encuesta

¿Considera correcto que Leonel Fernández lidere protesta frente al Congreso contra la reforma constitucional?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.