Cultura y sociedad

Salva a tus hijos de la epidemia: adicción a los videojuegos

Me detectaron gastritis y colon irritado por el stress. Mi mayor stress, en los últimos 5 años,  ha sido ver a mi hijo como un zombi 8 y 10 horas jugando, madrugadas sin dormir, jugando. Decirle que estaba perdiendo el tiempo que pintara (su pasión de una vida había quedado olvidada), traté varias técnicas pero quitarle los equipos y peliarle, lo ponía furioso y me hablaba en mala forma, y como era un adulto en edad, poco podía yo hacer, más en este país que desde que tienen 18 se autoproclaman independientes.
 Sí, yo tengo la culpa, lo sé, pero no tuve otra alternativa.
Cuando vivía en Santo Domingo, sola sin familia tenía que ser maga para mantener  dos niños adolescentes, y pagar todo incluyendo la mensualidad de 300 dólares de colegio privado, y los carísimos libros, transporte escolar y hasta doméstica que me les hiciera comida, pues yo trabajaba de 8:00 am a 3:30 pm en el Ministerio de Cultura y de 4:00 pm a -10:00 pm como profesora en la universidad (PUCMM). Prefería comprarle juegos y que estuviera en casa, a que me lo matara una bala perdida o me lo metieran en droga en la calle.
Pero como estudiosa de la conducta humana y sociocultural, hoy más que sugerirles, les imploro  a todos los padres que puedan: no permitas tu hijo se convierta en un adicto a los vídeos juegos. He sufrido demasiado por esa causa. Sigo aquí, a su lado, y gracias a Dios, el ejemplo y lecciones de vida de su luchadora hermana menor, la universidad y los amigos de carne y hueso (no virtuales) mi paciencia y mi cambio de método, han ayudado: en vez de peliadera,  le suspendí el pago de sus billes que hice todo el 2018. Le dije: Ahh ¿quieres ser independiente y que no me meta en tu vida? Pues asume el pago de tu renta, de tu seguro de carro, paga tu internet. Yo te garantizo desayuno y comida, paga tu almuerzo. Si hay gastos extras de tu universidad, cuenta conmigo pero me traes factura. Entiende que este es el país de las oportunidades para los responsables y emprendedores. La vida ni es juego ni es peliculita infantil. Tienes 21 años y  a tu edad mi abuelo ya mantenía a mi abuela y a mi madre recién nacida. Si viniste  a perder el tiempo a este país, agarra y vete pa’ Cuba, allá ni tienes que pagar renta, ni seguro de carro, ni hay internet para poder jugar.
Varios factores han hecho que vaya, lentamente, asumiendo responsabilidad y empezando a priorizar el estudio y la producción de dinero por encima del juego aunque no lo ha dejado.
Esta es una adicción, psicológica pero una muy dañina adicción que no solo involucra al individuo, sino a los seres más cercanos. Acaban con el individuo, su estabilidad psíquica e incluso su nutrición. Genera serios conflictos intrafamiliares, hace sufrir a madre, esposa, y los que los aman. Se deterioran sus relaciones con el medio que le rodea y se convierte en un abusador agresivo y en un inadaptado social. Horrible esta adicción! Padres, regulen el tiempo de juego a sus hijos. Impulsen las actividades físicas y creativas como el arte, y la interacción físico-emotiva con la familia.
==
«La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado este fin de semana su nueva Clasificación Internacional de Enfermedades(CIE-11), en la que ha recogido por primera vez la adicción a los videojuegos. El llamado «gaming disorder» se encuentra dentro de la sección sobre «trastornos mentales, del comportamiento o del desarrollo neurológico» y va justo después del «gambling disorder», es decir, la ludopatía, con la que comparte definición y vocabulario, solo que sustituyendo la palabra «gambling» (apostar) por «gaming».»

encuesta

¿Considera usted que se jusfifican las críticas del abogado de Octavio Dotel al Procurador Jean Alain Rodríguez?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.