En algún lugar

Cinco hipótesis sobre las críticas de la Iglesia Católica al gobierno de Danilo Medina

El liderazgo formal (*) de la Iglesia Católica dominicana ha tomado distancia del gobierno del presidente Danilo Medina. Las expresiones más claras de esta postura crítica se han producido al comenzar y concluir la Semana Santa, tradicional celebración de especial importancia para el catolicismo.

Después del Domingo de Ramos, el arzobispo metropolitano de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria, advirtió en una entrevista en el programa El Día, de Huchi Lora, Amelia Deschamps y Javier Cabreja:

“Lo que está pasando en la justicia es preocupante, es lamentable. Tenemos una estructura, unos poderes que no se respetan. Se ve claro que no hay una independencia de los poderes del Estado, entonces caemos en algo tan fuerte como en una dictadura; si no despertamos, si no cambiamos, vamos hacia ahí”.

Lo «oficial» de esta advertencia de monseñor Ozoria quedó sellado este Viernes Santo, en el Sermón de las 7 Palabras. Las críticas fueron reiteradas y reforzadas. Sobre todo de parte de los sacerdotes José Alberto Vargas, que tuvo a cargo la primera palabra «Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen», y José Pastor Ramírez, quien comentó la segunda palabra, “De cierto te digo, hoy estarás conmigo en el Paraíso”, y reiteró que el país se dirige hacia una dictadura, como había denunciado el arzobispo de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria, en el Sermón del Domingo de Ramos.

Por si quedaba duda, el arzobispo Ozoria, en una entrevista en el programa De Agenda, de Héctor Herrera, dijo: «la verdadera política, la buena política es la de buscar el bien común, el bien para todos, no es buena política el buscar el bienestar para mí solo, de buscar el bienestar para mi partido, o para mi familia, no es buena política esa» (reseña del periódico El Día).

Monseñor Francisco Ozoria también reiteró que la Iglesia Católica no ha cambiado su oposición a la despenalización del aborto en cualquier circunstancia, y no acepta la propuesta de incluir en el Código Penal las tres causales para permitir que la mujer pueda decidir si continúa o interrumpe un embarazo.

Lo que ha venido ocurriendo es materia prima abundante para el análisis político.

Veamos algunas hipótesis:

Hipótesis 1. Las críticas de la Iglesia Católica al gobierno de Danilo Medina obedecen a la preocupación sincera por el rumbo que pueda tomar el país.

Supongamos que a los obispos y al más alto liderazgo de la Iglesia Católica hayan actuado motivados por una sincera preocupación por el país,  por lo que pueda pasar, por las cosas que afectan a la población.

Podría argumentarse, para sustentar esta primera hipótesis, que entre los sacerdotes elegidos para pronunciar el Sermón de las 7 Palabras hubo representantes de las parroquias de barrios populares, de los más pobres de la capital. Estos pastores, que viven con y entre los pobres, tradicionalmente han sido los más coherentes cuando se trata de denunciar las injusticias y de reclamar que el Estado no desampare a la gente con menos recursos y oportunidades. A esos sacerdotes no se les puede acusar de populistas o demagogos.

Habría que preguntarse si el Arzobispado de Santo Domingo o la Conferencia del Episcopado hicieron algún ejercicio de consulta a los sacerdotes que están acompañando a la gente común, día tras día, desde barrios y comunidades rurales.

Pero tampoco se puede descartar que, en el caso específico del Arzobispado de Santo Domingo, con el liderazgo de monseñor Francisco Ozoria, se asumiera la visión del papa Francisco, que ha tratado de que la Iglesia Católica se concentre más en el servicio a la gente, sobre todo a los más humildes.

Hipótesis 2. Pacto, entendimiento, coincidencia o acercamiento con el proyecto de Leonel Fernández

Aunque el segmento más conservador del catolicismo dominicano históricamente no vio con buenos ojos al fundador del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Juan Bosch, y mantuvo cierta distancia con el presidente Leonel Fernández, en su primera administración (1996-2000), en la medida en que el primer presidente peledeísta mudó sus posiciones políticas desde la centroizquierda hacia el conservadurismo y se rodeó de reconocidos derechistas amigos del catolicismo más anclado en el pasado, se pasó del roce a una armoniosa relación, sobre todo con el mediático arzobispo metropolitano de Santo Domingo, monseñor Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez.

Fueron evidentes las coincidencia del presidente Fernández con el Cardenal López Rodríguez en asuntos como el nacionalismo, el antihaitianismo,  la comunidad LGTBI y el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo. Si bien el gobernante de entonces no expresó posiciones de extremo rechazo, tampoco auspició políticas, leyes ni disposiciones para ayudar a la inclusión de las personas más vulnerables, las que sufren denegación o violación de derechos. La doctora Rosario Espinal ha establecido que la llamada Constitución de Leonel Fernández (2010) es más atrasada que la de Joaquín Balaguer (1966). (Cfr: Rosario Espinal, entrevista en A Partir de Ahora, Acento TV )

Hay que recordar, además, que después que salió del gobierno en 2012 el presidente Leonel Fernández nunca asumió una posición definida sobre las tres causales o situaciones de excepción para permitir que las mujeres decidan si mantienen o suspenden un embarazo. Leonel Fernández, en el momento más tenso del debate, se mantuvo del lado conservador. Su más relevante esfuerzo fue sugerir un diálogo entre las partes para llegar a un punto intermedio, algo improbable debido a la intransigencia de los autollamados «provida», que llegan al colmo de pretender que se obligue a una mujer o niña violada a cargar hasta el final con el embarazo fruto de esa agresión.

Por ejemplo, el 18 enero de 2017 se reunieron en la ONG de Leonel Fernández, la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE) el exgobernante y presidente del PLD; el presidente del Senado, Reinaldo Pared Pérez; la entonces presidenta de la Cámara de Diputados, Lucía Medina; el Consultor Jurídico del Poder Ejecutivo, Flavio Darío Espinal; Monseñor Víctor Masalles y el presidente de la Fuerza Nacional Progresista (FNP), Marino Vinicio Castillo (Vincho), aliado incondicional del leonelismo, ferviente católico y ultraderechista de convicciones profundas.

De entrada, ese diálogo no produjo ningún fruto, puesto que los conservadores se mostraron inflexibles.

A la Iglesia Católica no se le puede ver como un todo, sin tomar en cuenta las diferencias de criterios entre la cúpula episcopal y los líderes de las bases eclesiales, e incluso la diversidad de puntos de vista entre los propios obispos. Cada diócesis tiene la impronta de su obispo, aunque existan asuntos sobre los cuales la Conferencia del Episcopado Dominicano traza el camino a seguir

Hipótesis 3. La Iglesia Católica ejerce vendetta contra Danilo Medina

Otra posible causa del desencuentro de la cúpula del catolicismo con el danilismo sería una especie de vendetta contra el gobernante.

Al presidente Danilo Medina no se le perdona que devolviera al Congreso Nacional, al final de 2014, el Código Penal, y que propusiera que se incluyeran las tres situaciones excepcionales en las cuales una mujer pudiera decidir interrumpir o continuar con un embarazo sin temor a consecuencias legales contra ella y contra el médico que la asista. Estas son: feto inviable para la vida (con certificación médica), riesgo para la vida de la mujer o que el embarazo sea fruto de violación o incesto.

Si bien el proyecto de nuevo código penal ha quedado olvidado, el Gobierno dominicano mantiene su posición oficial. La ministra de la Mujer, Janet Camilo, ratificó ante las Naciones Unidas, en una reunión celebrada en Ginebra, Suiza, que el compromiso de las autoridades dominicanas es lograr que el Congreso Nacional apruebe las tres causales y así validar el derecho a la salud sexual y reproductiva de las mujeres.

La Iglesia Católica también mantiene su postura de se mantenga la penalización del aborto en todas las circunstancias. Y pese a sus cambios históricos y a la apertura del liderazgo del papa Francisco, a nivel internacional, y el cambio de obispos en República Dominicana, continúa con su viejo proceder de mostrarse intransigente cuando de sus puntos de vista se trata.

Y de igual manera sigue siendo la vieja organización más presta al castigo, a la imposición de penitencia y a cobrar venganza a quienes se le oponen, nada que ver con el rostro de la madre amorosa, acogedora y dispuesta a pedir perdón y a perdonar.

A Juan Bosch nunca le perdonaron su laicismo y su admiración por Hostos. La cúpula eclesial fue determinante en la conspiración contra Juan Bosch, hasta que lo derrocaron con apenas 7 meses de administración, el 25 de septiembre de 1963.

Incluso, cuando el padre Láutico García (quien debatió con Bosch antes de los comicios de 1962) cambió de opinión y para las elecciones de 1990 emitió palabras de respeto y apoyo al escritor y expresidente, hubo de sufrir maltratos injustificados dentro de su propia iglesia. Es verdad que no estamos en los tiempos de Galileo, pero el rencor eclesial no debe ser subestimado, menos por los políticos de un país de fuerte arraigo católico.

Hipótesis 4. La Iglesia Católica presiona a Danilo Medina para obligarlo a que cambie de posición sobre las tres causales

Una posible razón del distanciamiento del episcopado católico con la administración del presidente Danilo Medina podría hallarse en el propósito de presionar al gobernante, en medio de los vientos de la reelección, para llevarlo a un cambio de posición respecto a las tres causales.

(Ver las declaraciones del arzobispo Ozoria, citadas en la introducción de este escrito)

Sin embargo, de ser este el motivo, tendría el gobernante que analizar con sumo cuidado el paso a dar, porque si bien aplacaría los ataques desde al altar, se vería enfrentado a las mujeres, es decir a las que son por lo menos la mitad de la población dominicana, con todo el apoyo político y académico que concitan, incluso fuera del territorio nacional.

Hipótesis 5. No es contra Danilo Medina, es contra el PLD, porque la Iglesia Católica estaría apostando al cambio de gobierno

Cuando desde el altar católico se advierte contra el riesgo de una dictadura ¿solo se refiere al gobierno del presidente Danilo Medina o esto incluye a todo el PLD que en 2020 completará 16 años corridos en el poder y aspira a otros 4 con o sin reelección?

Si la cúpula eclesial ha tenido algún acercamiento con Leonel Fernández y los suyos, entonces los dardos están dirigidos exclusivamente hacia el presidente Danilo Medina, a sus seguidores y a sus aliados.

Si en realidad el Episcopado considera un riesgo para la República Dominicana la permanencia del PLD en el poder por tanto tiempo, entonces habría que descartar algún entendimiento con Fernández, y más bien pensar en que la apuesta está en el litoral opositor.

Sin embargo, necesariamente se debe de considerar el inconveniente de que el Partido Revolucionario Moderno (PRM), el más grande la oposición y posible núcleo de una alianza electoral, ha fijado posición en apoyo a las tres causales en el Código Penal, lo que choca con la cerrazón eclesial en este asunto.

De igual manera, partidos que quizás participen de una alianza opositora, con o sin el PRM, como el Frente Amplio, el Partido Comunista del Trabajo, Alianza País, Opción Democrática y Alianza por la Democracia están a favor de la despenalización del aborto en las tres causales excepcionales, además de apoyar los derechos de la comunidad LGTBI y otros segmentos que sufren violación y denegación de derechos.

De todas maneras, no sería la primera ocasión en que la Iglesia Católica dominicana decide estimular un cambio de gobierno. Lo hizo cuando rompió con su amigo y protector el dictador Trujillo, lo hizo cuando participó del golpe de Estado contra Bosch, lo hizo cuando le dio la espalda a Joaquín Balaguer al final de los 12 años, lo hizo contra el PRD después de 8 años. Ahora no sería una excepción. El disgusto con Danilo Medina, y acaso con el PLD, es evidente.

Puestas estas hipótesis sobre la mesa, los próximos pasos, pronunciamientos, acciones y reacciones de la cúpula eclesial podrían dar pistas de la posición que fijaría en las próximas elecciones.

Por su lado, el Gobierno cometería un grave error si se precipita y azuza a los suyos a lanzar ataques hacia la Iglesia Católica desde las redes sociales o por otros medios.

De hecho, estos ataques, obviamente no planificados, comenzaron desde los pronunciamientos de Ozoria, y se reforzaron tras el Sermón de las 7 Palabras.

Costoso error. Una situación tan delicada debe ser materia de trabajo para los mejores estrategas del gobierno, antes de adelantar respuestas no oficiales, pero que hacen mucho ruido, y del peor.

A la Iglesia Católica no se le puede ver como un todo, sin tomar en cuenta las diferencias de criterios entre la cúpula episcopal y los líderes de las bases eclesiales, e incluso la diversidad de puntos de vista entre los propios obispos. Cada diócesis tiene la impronta de su obispo, aunque existan asuntos sobre los cuales la Conferencia del Episcopado Dominicano traza el camino a seguir.

Y entre los sacerdotes se observan desde diferentes prismas lo social y lo político. Incluso hay sacerdotes que se han pronunciado abiertamente alentando al presidente Danilo Medina a buscar la reelección (¿Acaso lo olvidaron?).

Un ataque indiscriminado contra la Iglesia Católica como cuerpo, podría resultar más perjudicial para el Gobierno que las propias críticas que hacia la administración danilista se han venido expresando desde el altar.

—————————————————————————————————————————————————

(*)

Le he llamado liderazgo formal porque existe otro liderazgo de sacerdotes católicos, obispos, órdenes religiosas, diáconos y laicos consagrados, que no necesariamente opinan igual que la Conferencia del Episcopado Dominicano, ni siguen al unísono las directrices de la cúpula eclesial. Este liderazgo no formal, suele influir directamente en la grey católica, acaso más que la Conferencia del Episcopado.

encuesta

¿Cree usted que la Suprema Corte de Justicia está dirigiendo de manera correcta el juicio del caso Odebrecht?

Cargando ... Cargando ...

Participa en el debate

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.

© 2011 - 2019 Editora Acento SAS. Todos los derechos reservados.
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

Se un periodista ciudadano - Comparte las incidencias de tu comunidad.